• domingo, 25 de julio de 2021
  • Actualizado 12:41

 

 
 

PAMPLONA

Los baños públicos más antiguos de Pamplona: un siglo después, cierran sus puertas

El proyecto de reforma que prepara el Ayuntamiento para esta zona de Pamplona tiene previsto hacer desaparecer los aseos públicos centenarios del paseo de Sarasate.

Baños del Paseo Sarasate de Pamplona, que serán cerrados. PABLO LASAOSA
Una persona entra a los baños públicos subterráneos del paseo de Sarasate en Pamplona. PABLO LASAOSA

Los primeros aseos públicos subterráneos que se construyeron en Pamplona son los que se encuentran en el paseo de Sarasate, delante del monumento a los Fueros. En 1920, el arquitecto municipal, Serapio Esparza, fue el encargado de llevar a cabo el proyecto que contaba con un presupuesto de más de 20.000 pesetas.

Durante estos últimos años, de acuerdo con las estimaciones realizadas por el Consistorio pamplonés, los aseos públicos del paseo de Sarasate son los terceros más frecuentados con 236.340 usuarios anuales. Sin embargo, el proyecto de reforma que prepara el Ayuntamiento para esta zona de Pamplona tiene previsto hacerlos desaparecer.

El 5 de julio de 1921 los baños del paseo de Sarasate se inauguraron y fueron bien acogidos por los pamploneses. Pero, tres días después, todas las manillas de las puertas fueron arrancadas. Después de las fiestas de San Fermín los destrozos de los baños fueron evidentes: una puerta rota y suciedad en puertas y tuberías. Tres años más tarde tuvieron que ser reformados por primera vez.

Anteriormente, entre el paseo de Sarasate y la actual plaza del Vínculo se situaba la Casa de Baños que había sido edificada con piedras de la demolición de la iglesia de San Lorenzo dañada durante las guerras Carlistas.

El lugar fue inaugurado en 1854 y tenía una gran planta cuadrada y recibían el aporte de aguas del manantial de Arteta desde al menos 1922. Contaba con 10 cuartos de baños, 6 duchas, retretes y, desde 1933, una máquina 'lavadora de ropas'.

Durante la década de los años 30, la lavandera era María Zunzarren, que cobraba 4 pesetas diarias. Más tarde, le sustituyó Clementa Sánchez, con un salario de 5 pesetas diarias.

La documentación conservada por el Ayuntamiento de Pamplona registra una media de 370 baños y 160 duchas en los meses de invierno, que ascendían hasta los 860 baños y 240 duchas en los meses más calurosos. El baño costaba 0,75 pesetas y la ducha 0,30 pesetas.

Ahora, parece ser que los baños públicos subterráneos del paseo de Sarasate celebrarán su 100 aniversario este año. Sin embargo, el Consistorio pamplonés, no tardará en sustituirlos por baños exteriores en una reforma que convertirá al paseo en "un lugar de estancia para la ciudadanía que combine la tradición histórica de ese espacio con las mejoras de una reurbanización del siglo XXI".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los baños públicos más antiguos de Pamplona: un siglo después, cierran sus puertas