PAMPLONA

Azpilagaña acogerá la construcción de un edificio de apartamentos para el alquiler de personas mayores

El Ayuntamiento de Pamplona, que cede la parcela a la sociedad pública Nasuvinsa, se encargará de admitir a los inquilinos en los pisos de una y dos habitaciones.

Imagen del solar de la calle Rio Alzania, en el barrio pamplonés de Azpilagaña, donde se va a construir un bloque de apartamentos para personas mayores. ARCHIVO / AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Imagen del solar de la calle Rio Alzania, en el barrio pamplonés de Azpilagaña, donde se va a construir un bloque de apartamentos para personas mayores. ARCHIVO / AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA  

Un edificio, ubicado en el pamplonés barrio de Azpilagaña, acogerá 32 apartamentos de alquiler para mayores de 65 años, además de un centro comunitario y una jubiloteca.

El Ayuntamiento de Pamplona y Nasuvinsa colaboran en la puesta en marcha de este proyecto de vivienda colaborativa, denominado “Zure-tokia”, en una parcela ubicada cerca de la confluencia de la calle Río Alzania 18 con la plaza Manuel Turrillas, que el Consistorio cede para que la sociedad pública diseñe el proyecto, realice la inversión para la edificación y gestione después el alquiler.

La iniciativa ha sido detallada este viernes en rueda de prensa por el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, y el gerente de la empresa pública Nasuvinsa, José María Aierdi.

Una de las principales características de esta edificación, según han apuntado, es que se integra en la ciudad consolidada, lo que favorece que las personas mayores que los habiten queden integradas en la vida del barrio compartiendo espacios comunes y servicios.

Lo que se pretende con este proyecto, según han destacado tanto el alcalde como el vicepresidente, es seguir generando en Pamplona recursos sociales, servicios y espacios abiertos a la ciudadanía para la participación, la convivencia y el empoderamiento, al tiempo que se oferta a las personas mayores una vía para seguir integrados en la vida y el entorno social de la ciudad. 

Los apartamentos serán viviendas totalmente accesibles, versátiles y se podrán adaptar a una o dos habitaciones en función de las necesidades y circunstancias de cada inquilino.

El edificio contará también con zonas comunes y asistenciales como un 'txoko' que funcione como espacio de convivencia, una sala de psicomotricidad y talleres de actividades. 

En cuanto a la construcción, han apuntado que se plantea un edificio de consumo casi nulo bajo los estándares Passivhaus y pionero en el uso de la madera en su estructura y cerramientos.

Será la primera promoción pública que aplique la metodología BIM (Building Information Modeling) tanto en su diseño y en la dirección de la obra como en su mantenimiento posterior. 

Sobre el uso de energías renovables, incorpora la biomasa para la alimentación de calor (con una combinación de energía eléctrica y térmica) y un techo voltaico Plug&Play, todo acompañado de un novedoso sistema de almacenamiento de energía, una solución industrializada que forma parte del proyecto europeo Stardust en el que colabora Pamplona.

En cuanto a la gestión del alquiler, el personal técnico de Nasuvinsa trabajará con los servicios sociales municipales y con recursos como la Unidad de Barrio o el tejido asociativo vecinal o sociocultural. 

El área de Acción Social del Ayuntamiento aportará el criterio social en cuanto al funcionamiento de los apartamentos y asesorará en el tema de los criterios de adjudicación de las viviendas. Está previsto un grupo de seguimiento del proyecto que incluya a Nasuvinsa y a las áreas municipales de Acción Social, Desarrollo Comunitario y Ciudad Habitable y Vivienda.

CONSTRUCCIÓN EN AÑO Y MEDIO

Aierdi, quien ha considerado "razonable" un plazo de 18 meses de construcción, ha comentado que el proyecto inicialmente se había planteado para otra parcela fuera del barrio y fue en las conversaciones con el Ayuntamiento cuando surgió la posibilidad de intervenir en "un barrio más maduro buscando esa integración real".

Al respecto, el alcalde ha apuntado que Azpilagaña es el tercer barrio más envejecido detrás de Iturrama y San Juan, por cada cien menores de 19 años hay 160 mayores de 65, por lo que su elección no es casual, sino que busca "favorecer el envejecimiento activo de la gente del barrio en el barrio".

Este proyecto ha tenido en cuenta las aportaciones de los grupos de trabajo del Campus Ultzama, una escuela de verano de arquitectura para estudiantes de fin de carrera y posgrados impulsada por Nasuvinsa y la Fundación Arquitectura y Sociedad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Azpilagaña acogerá la construcción de un edificio de apartamentos para el alquiler de personas mayores