PREMIUM  PAMPLONA

Pamplona estudia implantar un programa de acompañamiento para personas mayores en un barrio de la ciudad

Se trata de una iniciativa que se ha implantado ya en ocho ciudades españolas y que busca combatir la soledad no deseada en este sector de la población.

Varias personas mayores sentadas en un banco. ARCHIVO
Varias personas mayores sentadas en un banco. ARCHIVO  

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, junto con la concejala delegada de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte, María Caballero, y la directora del área de Acción Comunitaria, Cooperación al Desarrollo y Deporte, Conchi Mateo, se ha reunido esta semana con Marc Simón, subdirector general de la Fundación La Caixa, Cristina Segura, directora del departamento de Personas Mayores de la fundación, y Javier Solana, patrono de la fundación.

El objetivo del encuentro ha sido explorar un posible convenio entre la institución y la entidad para poner en marcha en la ciudad el programa Siempre acompañados de la Fundación La Caixa.

Esta iniciativa es un programa de apoyo a las personas mayores que busca minimizar la soledad no deseada entre la franja de personas de mayor edad de la ciudad. Concretamente, la experiencia piloto se implementaría en el barrio de San Juan, un vecindario en el que, desde el 2018, existe un Pacto por la Persona Mayor que muestra sinergias significativas con este planteamiento.

En ese marco, 18 colectivos trabajan para diseñar propuestas conjuntas de salud, participación y seguridad que repercutan en esa franja de población. Este foro aúna a agrupaciones y asociaciones deportivas y culturales, que comparten espacio con comercios, farmacias y servicios sociales y sanitarios con presencia en la zona, además de Policía Municipal y la concejalía de barrio. San Juan, a día de hoy, es el barrio con el índice más alto de envejecimiento de toda la ciudad.

Siempre acompañados busca impulsar las relaciones de apoyo y bienestar entre las personas mayores a través de una intervención para generar y reforzar vínculos y redes de apoyo interpersonales, con tres líneas de trabajo: empoderar a las personas, comprometer a la comunidad y sensibilizar al conjunto de la ciudadanía para reducir las situaciones de soledad no deseada.

Pamplona se sumaría a Tarrasa, Tortosa, Gerona, localidades en las que se comenzó a implantar en el 2013 y a las que en el 2018 se unieron Tárrega, Santa Coloma de Gramenet, Palma, Logroño y Jerez de la Frontera.

ESTADO DE VULNERABILIDAD

La soledad no deseada tiene muchos vectores, desde la emocional, relacionada con la falta de relaciones significativas en las que confiar, la social (escasa de red de relaciones) o la familiar, vinculada al sentimiento de abandono por parte de hijos. También la vinculada con un proceso de duelo por una pérdida, o la sentimental, que se define por la falta de una relación con la que compartir sentimientos, pensamientos e intimidad.

Según los estudios, la soledad negativa sitúa a la persona en un estado de vulnerabilidad emocional que puede afectar a su salud física y psicológica. Es un factor de riesgo para la salud física similar a los riesgos conocidos (tabaco, colesterol...), ya que empeora el funcionamiento vascular, la nutrición, amplifica el declive motor y aumenta las alteraciones en el sistema inmune.

Reunión entre miembros del Ayuntamiento de Pamplona y representantes de la Fundación La Caixa. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA

Pero también supone un factor de riesgo para la salud mental: incrementa los problemas de sueño, empeora el funcionamiento cognitivo, predice síntomas depresivos o, aumenta el riesgo de sufrir alzhéimer.

La firma del futuro convenio sería el primer paso en un proceso de intervención que se realizaría de forma gradual. El texto generaría un compromiso y un espacio institucional que daría paso a un estudio del territorio de intervención, realizando una encuesta sobre percepción del envejecimiento y situaciones de soledad.

GRUPO DE ACCIÓN SOCIAL

Lo siguiente en el cronograma de Siempre acompañados sería la configuración de un grupo de acción social para construir un diagnóstico compartido, creando comisiones de trabajo para idear las medidas a tomar. En este caso, el grupo está ya está configurado, es el Pacto por la Persona Mayor de San Juan, que tiene elaborado un diagnóstico de las necesidades de las personas mayores del barrio de San Juan y que ha diseñado un programa de voluntariado, coordinado por DYA Navarra y Cáritas.

A partir de ahí, desde el programa se planificaría una estrategia previa de sensibilización a agentes clave, para que la soledad se perciba como una cuestión relevante y nuclear en el barrio, y se iniciaría la detección y acogida, además de la intervención de casos ya detectados, tanto a través de los servicios sociales, como de los agentes formales, los vecinos, voluntarios o la propia solicitud de mayores afectados. Asimismo, se definiría una estrategia de captación de personas mayores en situaciones de soledad no detectadas.

Desde al pasado año, el citado pacto también trabaja en la sensibilización del vecindario de San Juan a través de charlas sobre aspectos que preocupan a las personas de más edad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona estudia implantar un programa de acompañamiento para personas mayores en un barrio de la ciudad