PAMPLONA

Pamplona contacta durante el confinamiento con más de 2.800 personas mayores que viven solas

El 92% de las personas agradecieron el contacto sin precisar apoyo, el 3,2% recibieron apoyo psicológico.

Una persona pasea por la Plaza del Castillo de Pamplona durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
Una persona pasea por la Plaza del Castillo de Pamplona durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA  

El Ayuntamiento de Pamplona ha contactado entre el 16 de marzo y el 15 de mayo, los dos meses de confinamiento en casa durante el estado de alarma, con más de 2.800 personas mayores de 65 años que viven solas en la ciudad.

Durante la crisis sanitaria causada por la Covid-19 los Servicios Sociales municipales han realizado un trabajo extra acercándose a todas las personas mayores que viven solas para realizar una atención primaria de carácter universal y especial durante estas semanas.

El objetivo ha sido evitar situaciones de aislamiento y soledad que pudieran provocar una desatención a esta parte de la población, en principio no atendida por ningún sistema de cobertura social. Así, se ha querido cuidar de ellas interesándose por su salud, detectando sus necesidades e informando de los recursos que se habían activado.

De las 2.848 personas con las que se contactó, el 92% (2.577 personas) eran autónomas o recibían apoyo familiar, por lo que agradecieron las llamadas pero no precisaron ningún apoyo.

El 3,2% (92 personas) manifestó la dificultad que le suponía el aislamiento en estado de alarma y recibió apoyo psicológico en esas mismas llamadas sin ser derivadas a otros recursos.

Un 2,7% sí que requirió de ayuda. De esas 77 personas, a la mayoría, 34, se les puso en contacto con las redes de apoyo vecinales que se han creado durante el estado de alarma.

Además, fueron derivadas 21 personas a sus unidades de barrio para realizar consultas sobre diversos recursos y otras 15 a servicios de atención psicológica como, por ejemplo, los ofrecidos por el Colegio de Psicólogos o por el Teléfono de la Esperanza.

Por último, a 7 personas se les puso en contacto con DYA para que les ayudaran realizándoles la compra o llevándoles medicamentos y a 1 persona se le gestionó su entrada en un comedor para la tercera edad. El resto de personas, 1,6% (47 personas), estaba siendo atendida por personal contratado o por sus propios vecinos.

LA MAYORÍA ENTRE 80 Y 89 AÑOS

De las 2.848 personas contactadas, la mayoría, 1.209, tenía entre 80 y 89 años. A continuación, se situaban las de más de 90 años que fueron 603, de 70 a 79 años se sumaron 541 llamadas y hubo 495 contactos con personas de 65 a 69.

Por unidades de barrio, desde las de Rochapea con 626 y Casco Antiguo con 499 fueron desde la que más llamadas se realizaron. Le siguieron San Juan con 362, Iturrama con 278, Ensanche con 263 y Ermitagaña con 254. A distancia se situaron Txantrea con 184 personas contactadas, Etxabakoitz con 74, Mendillorri con 58 y Milagrosa con 25 llamadas.

RECURSOS DISPONIBLES

Desde que se inició el estado de alarma, el Área de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte ha realizado un importante trabajo preventivo para detectar las necesidades que pudieran presentar las personas mayores de 65 años de la ciudad que residen solas en sus domicilios.

Para ello distintos técnicos municipales realizaron llamadas telefónicas en las se trataba de comprobar la situación en la que se encontraban estas personas.

En ellas se les informaba de los diferentes recursos que se ponían a su disposición, desde comedores para mayores de 65 años hasta apoyo de las redes vecinales para distintas tareas pasando por ayuda de la DYA para la realización de compra además de servicios de acompañamiento y apoyo psicológico específico prestado por diferentes instituciones o derivaciones a las unidades de barrio para recibir o aumentar el Servicio de Atención a Domicilio municipal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona contacta durante el confinamiento con más de 2.800 personas mayores que viven solas