PAMPLONA

La ola de frío disparara las pernoctaciones en el Centro de Atención a Personas sin Hogar de Pamplona

Las dos últimas noches se ha hecho un sobreesfuerzo acogiendo a una media de 63 usuarios en un recurso con 50 plazas.

Una persona sin techo duerme en la calle cubierto con mantas y colchas. EFE
Una persona sin techo duerme en la calle cubierto con mantas y colchas. EFE  

El frío y la lluvia han hecho dispararse el número de ocupaciones en el Centro de Atención a Personas sin Hogar de Pamplona, que durante las dos últimas semanas ha activado su protocolo ante olas de frío.

Desde el 26 de noviembre, se han registrado 243 pernoctaciones en el centro; suponen la mitad de las pernoctaciones que por este motivo se han registrado desde el 1 de noviembre. Por tercer año consecutivo no hace falta llegar a bajas temperaturas para que entre en funcionamiento este sistema de recursos que se aplica de forma permanente entre noviembre y marzo. Desde enero del año pasado, además, a todos los que pernoctan allí se les da de cenar.

El pasado 1 de noviembre entró en vigor el protocolo y desde entonces una media de 12 personas han pernoctado cada jornada en este servicio municipal acogiéndose al protocolo, un número de plazas ocupadas que se viene a sumar a las personas de los programas de itinerantes y empadronados.

Como ejemplo la noche del domingo al lunes han dormido en el Centro de Atención a Personas sin Hogar 28 itinerantes, 17 personas empadronadas y 16 por ola de frío. Y para los próximos días, aunque las mínimas ya no van a estar bajo cero, la climatología sigue presentándose adversa, en este caso por la previsión de las lluvias y se mantendrá el mismo protocolo.

Así, las dos últimas noches desde el centro se ha hecho un sobreesfuerzo acogiendo a una media de 63 usuarios en un recurso con 50 plazas.

El objeto concreto de este programa en los casos de ola de frío es paliar situaciones de necesidad urgente y excepcional, en principio por un tiempo máximo de tres días con un sistema de recursos que implica el protocolo supone una ampliación de plazas del servicio del centro, a la vez que una flexibilización de los criterios para la acogida de usuarios.

VALES PARA PENSIONES

Desde este programa se cubren necesidades básicas de alojamiento y manutención y, en algunos casos puntuales, otro tipo de atenciones (sanitaria, etc.). A cambio los usuarios se comprometen a mantener las condiciones básicas de respeto y convivencia, conocer y cumplir el reglamento de funcionamiento del recurso y a salir de la pensión concertada en el plazo acordado con los profesionales de referencia.

También se activa el protocolo fuera de ese periodo temporal cuando la temperatura baja de 3 grados o las condiciones climatológicas son malas, como en los casos de lluvia persistente. En 2016 el protocolo por ola de frío se activó 159 noches y se realizaron 1.834 atenciones a 1.559 personas diferentes de hasta 60 nacionalidades distintas. Sólo el 11,4% de ellas fueron mujeres, un 1% más que en 2015.

Si la demanda del Centro excede la capacidad disponible, Policía Municipal, las Unidades de Barrio y el propio Centro de Atención a Personas sin Hogar reparten vales para alojamiento en pensiones (en 2015 se facilitaron 204). Así, a través del llamado Programa de alojamiento en establecimientos hosteleros el Ayuntamiento de Pamplona deriva a los posibles usuarios a otros recursos de alojamiento de la ciudad. En 2016 hicieron uso de este programa 150 familias con un total de 246 personas diferentes.

El servicio está abierto las 24 horas del día todos los días del año con excepción de los Sanfermines. El Protocolo por Ola de frío, como respuesta a una situación de emergencia humanitaria, se encuentra recogido en la Ordenanza municipal de Alta Exclusión que se aprobó en octubre del año 2012.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La ola de frío disparara las pernoctaciones en el Centro de Atención a Personas sin Hogar de Pamplona