PAMPLONA

Asirón (Bildu) saca pecho tras una nueva sentencia en su contra: "No voy a dimitir, eso no va a ocurrir"

Reacción tras la decisión del TSJN de anular la imposición del euskera que pretendían Bildu en las escuelas infantiles de Pamplona.

Joseba Asirón, durante su comparecencia sobre la sentencia de las escuelas infantiles de Pamplona.

Joseba Asirón ni rectifica ni hace la más mínima autocritica. El alcalde de Pamplona (Bildu) ha comparecido de urgencia este martes por la tarde después de conocerse que el TSJN ha ratificado la anulación de la imposición del euskera en las escuelas públicas de Pamplona, que conllevó la expulsión de las familias de castellano. 

"La sentencia es contradictoria", ha llegado a decir para justificar que, una vez más, la justicia tumba otra de sus decisiones arbitrarias avaladas por todo el cuatripartito, Geroa Bai-PNV, Aranzadi-Podemos e I-E. 

De hecho, Asirón ha puesto en escena una comparecencia ante los medios con concejales de todos los partidos que sustentan al equipo de gobierno nacionalista de Pamplona, que no deja de perder sentencias en los tribunales, una detrás de otra. 

En su desesperación, el alcalde ha tenido que recurrir al museo de los Sanfermines y a "dietas opacas de anteriores equipos municipales" para tratar de justificar que los tribunales vuelven a darle un nuevo correctivo por sus decisiones contra los ciudadanos. 

El alcalde se han respondido con mofa cuando ha sido preguntado por la posibilidad de que alguien dimita por cada uno de los escándalos. "No va a suceder, esa sería la mayor satisfacción del PSN, que quiere gobernar con UPN", ha dicho tras la reivindicación de los socialistas de que deje el cargo. 

Al mismo tiempo, Maider Beloki e Itziar Gómez (Geroa Bai-PNV) se divertían y comentaban las preguntas de los periodistas riéndose, olvidando que es su equipo de Gobierno el que comete los errores enmendados por los jueces. 

Con cierto desdén y sin un ápice de preocupación, ni Asirón ni Maider Beloki, la concejal artífice de todos los problemas en las escuelas infantiles, se han negado a pedir disculpas a todas las familias afectadas por sus imposiciones y han incidido en que, en la práctica, la sentencia no va a tener repercusiones. 

Efectivamente, el texto legal anula el acuerdo tomado por el cuatripartito para echar a las familias de castellano de las escuelas donde tenían matriculados a sus hijos, por lo que la afección ya tuvo lugar y no tiene vuelta atrás, ya que el TSJN no quiso mantener la suspensión cautelar que sí aprobó un juez en primera instancia. 

A pesar de que ha asegurado que respeta las decisiones judiciales, acto seguido Joseba Asirón se ha dedicado a despreciar la sentencia y a decir que es posible que el consistorio vuelva a recurrir, mientras sigue el gasto de dinero público a costa de todos los ciudadanos. El Ayuntamiento ha sido condenado en costas. 

"Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Pamplona están estudiando en profundidad la sentencia, van a analizar cuál es la vía más adecuada para responder a este pronunciamiento ya que les ha resultado sorpresivo y contradictorio", ha dicho el alcalde. 

En todo momento Asirón y Beloki han justificado su decisión arbitraria en la necesidad de aumentar las plazas en euskera para, según ellos "igualar la oferta con la demanda", sin tener en cuenta que para aumentar las plazas de vascuence se eliminaron las de castellano y se forzó a evacuar sus escuelas a las familias que ya habían comenzado la matriculación de sus hijos en esos centros de San Juan, Rochapea y Rochapea. 

"NORMALIDAD Y SIN QUEJAS"

"La sentencia solo afecta al curso 2016/17, con lo que su consecuencia práctica sería meramente compensatoria para aquellas familias recurrentes que pudiesen acreditar daños y perjuicios", se ha jactado el alcalde dejando claro que no se va a revertir la decisión y que seguirán imponiendo el euskera a su manera. 

Por su parte, la concejala de Educación, Maider Beloki, ha confirmado el "respaldo absoluto a los cambios planteados y nuestra más firme determinación a defenderlos", pues su equipo partió de una situación de "absoluto abandono" a la oferta en euskera, con el 10 % de las plazas y sin ampliar "en más de 30 años", por lo que actuaron para hacer una oferta "equilibrada por zonas y barrios y cumplir con la ordenanza vigente del euskera, tantas veces pisoteada".

También ha defendido estos cambios desde la "perspectiva pedagógica" y en la forma de hacerlos, ya que el cien por cien de los menores trasladados de centro lo fueron en un 97 % al otro centro elegido en primera opción y un 3 % en segunda opción.

Todo fue con "absoluta normalidad, satisfacción y sin que tengamos constancia de ninguna queja", ha dicho Beloki, quien ha coincidido en transmitir a las familias afectadas un mensaje de "total normalidad". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asirón (Bildu) saca pecho tras una nueva sentencia en su contra: "No voy a dimitir, eso no va a ocurrir"