PAMPLONA

Asirón justifica la paliza a los guardias civiles y sus novias en Alsasua: "No habrían pasado una alcoholemia"

El alcalde acudirá el sábado a una manifestación en favor de los radicales abertzales que apalearon a los agentes y sus novias por ser quiénes eran. 

Joseba Asirón, durante una reciente visita al edificio de los Caídos de Pamplona. . IÑIGO ALZUGARAY
Joseba Asirón, durante una reciente visita al edificio de los Caídos de Pamplona. . IÑIGO ALZUGARAY

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (BIldu), ha vuelto este viernes a humillar a las víctimas de la violencia abertzale después de toda la legislatura sin condenar tampoco los crímenes de la banda terrorista ETA

Ahora, el objeto de su humillación han sido los dos guardias civiles y sus novias que fueron apalizados por radicales vascos en Alsasua. "No habían pasado una alcoholemia", ha dicho para justificar los golpes y ceñirlo todo a una supuesta discusión nocturna.

Asirón ha sido interpelado sobre su solidaridad con los 8 acusados de golpear a los dos agentes sus novias y que serán juzgados desde el lunes. "¿Apoya y muestra también su solidaridad con las personas agredidas?", le ha preguntado la edil de UPN Ana Elizalde

Asirón, no sólo no ha explicado si acudiría a la concentración de apoyo a las víctimas, sino que, además, ha sugerido que los guardias civiles y sus novias iban borrachos, en una manera de justificar la brutal paliza que recibieron, con graves lesiones. "Yo me atrevo a decirlo", ha dicho Asirón durante el pleno de Pamplona para proteger en todo momento a los agresores. 

"¿Entiendo entonces que acudirá a la manifestación de los acusados, pero no de las víctimas, porque algo habían hecho?", le ha preguntado entonces Fermín Alonso, concejal regionalista.

"Fue una agresión cobarde de 40 personas contra 4. Me parece vergonzoso que el alcalde de Pamplona retome el tradicional discurso de Batasuna de 'algo habrán hecho' las víctimas para merecer lo que les ha pasado", ha concluido Alonso ante la justificación de los golpes por parte del alcalde de Pamplona con la connivencia de Geroa Bai, Aranzadi-Podemos e IE. 

EL JUICIO

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado 50 años de cárcel para siete de los ocho procesados (a una novena persona se le levantó el procesamiento) por cuatro delitos de lesiones terroristas (12 años y medio por cada uno de ellos).

A uno de ellos le atribuye además un delito de amenazas terroristas y pide para él 12 años y medio más de cárcel, hasta los 62 años y 6 meses de prisión. Para una octava procesada pide únicamente 12 años y medio de prisión por un delito de amenazas terroristas.

Según el escrito de acusación del fiscal, estos hechos se enmarcaron en las campañas denominadas Alde Hemendik (Fuera de aquí), que busca la expulsión de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de Navarra y País Vasco, "influyendo de manera negativa en la calidad de vida de los miembros de la Guardia Civil, así como en la de sus familiares y amistades como paso previo a su exclusión social".

"Existe una segunda intencionalidad -añade-, que es la de crear un clima de miedo y rechazo entre los ciudadanos, instándoles de manera indirecta a no entablar ningún vínculo afectivo o de amistad o cortesía con miembros de la Guardia Civil, en un intento de aislarles socialmente".

LESIONES

En la agresión resultaron heridos un teniente y un sargento y sus parejas. El teniente sufrió, según el fiscal, contusiones múltiples, fractura de tobillo y herida en el labio, tras lo que tuvo que ser intervenido.

El sargento, por su parte, sufrió policontusiones en la cabeza, erosiones múltiples en espalda, contusión en el codo izquierdo, edema en la muñeca derecha y dolor en la región lumbar, lo que le provocó lordosis cervical.

En cuanto a sus parejas, las lesiones fueron físicas, como dolores en la zona dorsal, hematomas y tendinitis, pero también psicológicas, ya que una de ellas presentó "un cuadro de ansiedad importante debido a recuerdos recurrentes de la agresión sufrida", que se agravó al cruzarse por la calle con uno de sus agresores y por la situación que viven sus padres en Alsasua, "donde residen y reciben amenazas e insultos". 

Tanto el Ayuntamiento de Pamplona como el Gobierno de Navarra, controlados por el cuatripartito nacionalista que conforman Geroa Bai, Bildu, Podemos e IE, se vana a sumar este sábado a una manifestación en favor de los agresores. El Ejecutivo foral estará representado en la manifestación por su portavoz, María Solana

La manifestación ha sido convocada por las familias de los detenidos y la plataforma "Altsasukoak Aske Herri Plataforma", bajo el lema "Justicia. No es terrorismo".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asirón justifica la paliza a los guardias civiles y sus novias en Alsasua: "No habrían pasado una alcoholemia"