SOCIEDAD

La oferta de trabajo público más sectaria de Aranzadi en Pamplona: ser afín al partido y aceptar todo su ideario

El partido de Armando Cuenca presume de abrir a los ciudadanos los puestos municipales, pero exige seguidismo total a la formación.

Los concejales de Aranzadi Armando Cuenca, Manuel Millera y Laura Berro bromean en el salón de plenos. IÑIGO ALZUGARAY
Los concejales de Aranzadi Armando Cuenca, Manuel Millera y Laura Berro bromean en el salón de plenos. IÑIGO ALZUGARAY

El sectarismo de Aranzadi-Podemos en el Ayuntamiento de Pamplona ha vuelto a quedar patente con la oferta de trabajo público lanzada por la formación, que pretende suplir ahora al director del área de Participación Ciudadana, Igualdad y Empoderamiento Social, Áxel Moreno.

Se trata de una nueva huida o dimisión dentro de las filas de los populistas, que no censan de hacer cambios desde que accedieron al consistorio en junio de 2015. Moreno está implicado en varias contrataciones sospechosas de amigos y algunos de esos casos se encuentran en los tribunales.

En un par de años ya han dimitido dos de los tres concejales de Aranzadi, Ana Lizoáin y Alberto Labarga, así como Guillermo Minchinela (secretario técnico de Ecología Urbana); Felipe Martín (secretario técnico de Participación), y Myriam Zamarguilea (directora de ecología). Todo un récord.

Aranzadi presumió desde su acceso al consistorio que sacaría a concurso público los puestos de libre designación del consistorio, en lugar de nombrarlos directamente como hacen todos los partidos, al tratarse de cargos de confianza. 

Sin embargo, los requisitos marcados para el perfil del puesto resultan ser casi cómicos, ya que sólo personas absolutamente creyentes de Aranzadi-Podemos pueden presentarse al puesto, para el que se ha puesto como límite este viernes 25 a las 12 horas. 

"Hay que tener conocimiento amplio de Aranzadi-Pamplona en Común, de su programa, de su proyecto y de su trayectoria", dicen en los asuntos a valorar. "Afinidad con la candidatura", resaltan en una manera de exigir a los solicitantes la obligación de reconocer que todo lo suyo es lo correcto. 

Además, cualquier persona preparada que quiera presentarse al puesto técnico tiene que asumir al completo el código ético y todos los documentos políticos de la formación, en una especie de examen de conciencia política a los solicitantes, sin permitir ninguna libertad de pensamiento a los solicitantes.

No se queda sólo el tema ahí, los populistas de Armando Cuenca, exigen también que la persona en cuestión sepa euskera, algo que no conoce ni el propio concejal extremeño metido ahora a modificar la fisionomía de la ciudad a golpe de decreto y con la crítica feroz de comerciantes y vecinos. 

Los requisitos para el perfil del puesto siguen con la obligación de tener "experiencia en participación, igualdad y LGTBI, diversidad cultural y mayores",  o el "conocimiento y participación en el tejido social y político de Iruñea (sic), de Navarra, del Estado (sic) y de las candidaturas municipalistas". 

Además, las personas interesadas habrán de tener experiencia política en candidaturas y grupos municipales. También se valorará haber participado en movimientos sociales

Ya por completar, los responsables de Aranzadi detallan que también se tendrán en cuenta los conocimientos administrativos o jurídicos, así como el trabajo en equipo, la mediación, resiliencia o la dinamización de equipos". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La oferta de trabajo público más sectaria de Aranzadi en Pamplona: ser afín al partido y aceptar todo su ideario