PAMPLONA

Un partido político se opone tajantemente a la instalación de Ikea en Pamplona: "Es un despropósito"

Advierten del impacto negativo para el sector del pequeño comercio local de muebles y decoraciones de interior.

Posible futuro emplazamiento de IKEA en Pamplona. MIGUEL OSÉS
Posible futuro emplazamiento de IKEA en Pamplona. MIGUEL OSÉS  

El partido político Aranzadi considera un "despropósito" que "desde el Gobierno de Navarra se ponga alfombra roja a la multinacional Ikea, con la venta de 32.000 metros cuadrados de suelo público propiedad de la empresa pública Nasuvinsa, a cambio de solamente 9,9 millones de euros".

En un comunicado, Aranzadi ha señalado que "el acuerdo programático para el Gobierno de Navarra compromete al Ejecutivo a no desarrollar más PSIS y a no abrir nuevas superficies comerciales". "Con la puesta en marcha de este macroproyecto de tiempos de UPN estarían incumpliendo el pacto de gobierno y mintiendo a la ciudadanía", ha añadido.

A su juicio, "una vez más, Geroa Bai estaría priorizando políticas que benefician sólo a unos pocos, en lugar de apostar por el comercio local". Así, ha instado al Ejecutivo foral a destinar esos 7 millones "de subvención encubierta para hacer posible que Ikea se instale en Pamplona" a impulsar el comercio de cercanía de la Comunidad. "La economía local teje ciudad y permite que la riqueza que se produce aquí se quede aquí, mejorando la vida de sus vecinas y vecinos", ha añadido.

Aranzadi ha subrayado que "Geroa Bai no está teniendo en cuenta el impacto negativo para el sector del pequeño comercio local de muebles y decoraciones de interior" y "Geroa Bai tampoco se ha detenido a analizar el tipo de empleo de mala calidad que Ikea suele generar, puesto que ha sido denunciada en múltiples ocasiones y condenada por vulneración de los derechos laborales (País Vasco, Valencia, Palma...)".

La candidatura ha señalado que "en las fábricas que tiene Ikea en países como India, Bangladesh y Vietnam trabajan mujeres entre 80/90 horas a la semana, por un salario que no les permite vivir con dignidad". "Cobran al mes respectivamente 37, 11 y 43 euros, el mínimo legal en países donde no hay sindicatos por el miedo a perder el empleo", ha expuesto.

Aranzadi ha indicado, además, que "vuelve a mostrar su postura en contra de los PSIS como mecanismo que roba las competencias municipales y anula a la participación directa de la ciudadanía, base para una democracia de calidad". La candidatura ha apostado por un "nuevo modelo para impulsar el comercio local y de kilómetro cero, la economía solidaria, la movilidad sostenible, entre otros".

Por ello, Aranzadi ha exigido a al alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (EH Bildu) "valentía" para "defender lo mejor para Pamplona, en lugar de priorizar los acuerdos partidistas que les están llevando a implementar las políticas neoliberales y conservadoras de Geroa Bai".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un partido político se opone tajantemente a la instalación de Ikea en Pamplona: "Es un despropósito"