PAMPLONA

La Mancomunidad de Pamplona ve reducido en un 1,77% el consumo de agua por la crisis de la Covid-19

El dato supone un 1,06% menos que lo registrado en el último lustro

El grifo de un lavabo de un baño ARCHIVO
El grifo de un lavabo de un baño ARCHIVO

La producción de agua en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) en 2020 fue de 29,7 millones de metros cúbicos (942,3 litros por segundo), un 1,77 % menos que en 2019, lo que se atribuye a la crisis de la Covid-19 y supone un descenso del 1,06 % respecto a la media de los últimos cinco años.

Según ha explicado la MCP en una nota, esta bajada ha estado motivada por la crisis de la pandemia, ya que la producción hasta la declaración del estado de alarma era un 1,2 % superior a 2019 y un 2,2 % superior a la media de los últimos 5 años.

Sin embargo, durante las doce semanas siguientes el descenso de consumo fue del 3,9 % respecto a 2019 y del 7,4 % respecto a la media de los 5 años anteriores. El mayor descenso en el consumo se dio entre los días 1 y 13 de abril, periodo en el que además del confinamiento hubo una parada de actividades no esenciales. Cabe destacar que la producción total de agua en abril fue la más baja mensual desde que se dispone de registros.

Por otra parte, el periodo de confinamiento también supuso variaciones en las pautas de consumo. Así, si el patrón de consumo semanal normal es de un consumo mayor los días laborables y menor durante los fines de semana, durante el confinamiento los consumos se igualaron mucho durante todos los días de la semana.

Igualmente, el consumo máximo en días laborales se registra habitualmente en torno a las 8 de la mañana mientras que durante este periodo se retrasó hasta las 11 horas.

También destacan que, si bien la Semana Santa es normalmente el periodo con menor consumo del año, debido al confinamiento el consumo de agua en ese periodo fue el más alto de los últimos años y resultó un 11,2 % superior al de 2019.

En cuanto a la evolución del consumo por zonas, los mayores descensos durante ese periodo se produjeron en zonas industriales y en zonas de actividad hostelera y los mayores aumentos se registraron en barrios o municipios con un patrón normal de consumo principalmente doméstico.

La desescalada del confinamiento supuso una recuperación de los consumos, si bien la baja actividad económica implicó que no se alcanzaran los valores de consumo normales. Sí se experimentó una recuperación de los consumos durante el mes de julio y agosto, gracias al buen tiempo y a la ausencia de precipitaciones.

La procedencia del agua ha sido de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Egillor (manantial de Arteta) con un 51,43 %, seguida por la ETAP de Urtasun (embalse de Eugi) con el 39,2 % y finalmente la ETAP de Tiebas (canal de Navarra) con un 9,4 %. Aunque solo funcionó 114 días (de junio a octubre), la planta de Tiebas ha suministrado más del 24 % de las necesidades comarcales.

El coeficiente de agua no registrada (11,68 %) fue algo superior al del año anterior pero siguió en términos de mínimo técnico, lo que la MCP atribuye a la política de búsqueda y reparación de fugas en continuo con la incorporación de nuevas tecnologías para la detección de fugas.

En cuanto a las incidencias de calidad, estas "no han sido destacables a pesar de la situación sanitaria derivada de la crisis de la covid-19", y cabe subrayar las acciones realizadas en el marco del Plan Sanitario del Agua tendentes a minimizar los riesgos sanitarios en la red de abastecimiento. Destaca la actividad del laboratorio de calidad de abastecimiento de Egillor por el volumen de muestras analizadas (5.663) y los parámetros determinados (70.940).

Por lo que respecta al saneamiento, en marzo se inauguró el nuevo colector y bombeo EBAR (Estación de Bombeo de Aguas Residuales) de Arazuri para impulsar las aguas residuales de los municipios de Ororbia, Zuasti, Orkoien y Arazuri con una población total de 5.607 habitantes a la EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) de Arazuri.

Además, en junio se completó la segunda fase del saneamiento del río Robo que recoge las aguas residuales de Legarda, Muruzabal y Uterga, lo que permitió anular las cuatro fosas sépticas existentes.

En cuanto a las aguas residuales en la EDAR de Arazuri, fue depurado un volumen de 35,8 millones de metros cúbicos (1.132,7 litros por segundo), un 1,93 % menos que la media de los últimos cinco años.

La carga media fue de 544.758 habitantes equivalentes, una magnitud de referencia que representa la suma de la población de la Comarca de Pamplona y de todos los vertidos que son tratados en la EDAR. Este indicador fue un 12,39% inferior a la media de los últimos cinco años, probablemente debido al cese parcial de la actividad económica derivada de la crisis por la pandemia.

"Los rendimientos de depuración han sido muy satisfactorios, todos ellos acordes a los términos establecidos por la Confederación Hidrográfica del Ebro en la autorización tramitada a lo largo de 2019 y válida hasta 2024", valora la MCP.

Además, a partir de la carga orgánica eliminada en la EDAR se obtuvieron 5,8 millones de metro cúbico normal de biogás, un 11,68 % superior a la media de los últimos cinco años, que permitieron producir energía eléctrica. Esta energía eléctrica, de origen renovable, ha supuesto un 102,26% del consumo de la planta.

Además, a lo largo de 2020 el laboratorio de saneamiento ha analizado 10.049 muestras (90.679 parámetros), siendo aproximadamente el 50 % relativos a muestras de la Comarca de Pamplona y el otro 50 % al resto de Navarra. En la labor del laboratorio de Arazuri destacan el control del sistema de pequeñas depuradoras locales (120) y el control de vertidos de las industrias de la Comarca de Pamplona.

También, en el proceso de depuración se generaron 41.742 toneladas de lodos, un 14,08 % más que el promedio de los últimos 5 años, de las cuales fueron recicladas en la agricultura 32.657 toneladas mientras que el resto (9.085), fueron compostadas con 9.308 toneladas de restos verdes recibidos en la depuradora.

Los lodos destinados al campo, preferentemente a la Zona Media de Navarra, destacan por sus altos contenidos en materia orgánica (superior al 65 %) y fertilizantes (nitrógeno y fósforo).


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Mancomunidad de Pamplona ve reducido en un 1,77% el consumo de agua por la crisis de la Covid-19