• jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 09:55
 
 

PAMPLONA

El edificio más alto de Pamplona se protege del frío con una reforma clave para sus vecinos

El proyecto en el Edificio Singular pretende dar solución a la entrada de agua y problemas térmicos mediante una fachada ventilada

Las obras comenzaron en noviembre y se prolongarán durante dieciséis meses. IRANZU LARRASOAÑA
Las obras comenzaron en noviembre y se prolongarán durante dieciséis meses. IRANZU LARRASOAÑA

El Edificio Singular, con sus 70 metros de altura, es el más alto de Pamplona. Construido entre 1968 y 1976, hace tiempo que su característica fachada comenzó a sucumbir a las inclemencias del tiempo. Por eso, desde noviembre aparece vestido con andamios. En ese momento, se inició una obra para dar solución a la entrada de agua y problemas térmicos que sufrían algunos vecinos de esta emblemática construcción de Pío XII con la avenida del Ejército. 

El arquitecto José Arauzo Muñoz y su socio en AOU, Asier Oteiza, son las personas que han sacado adelante este proyecto, cuyo objetivo es dotar al emblemático edificio de una fachada ventilada. La iniciativa ha tenido un coste que ronda los dos millones y medio. Está previsto que las obras duren alrededor de 16 meses y, según traslada Arauzo, "avanzan a buen ritmo". 

Este arquitecto con estudio en Pamplona explica que se trata de un edificio "muy alto" y, cuando llueve con viento, "el agua se pega al ladrillo por lo que la presión del aire hace que se infiltre en la vivienda". Hace nueve años, un vecino se puso en contacto con ellos para buscar una solución a esta problemática. Para entonces, ya se habían realizado otras actuaciones con pintado de ladrillo. "Son remedios que duran solo ocho o diez años", lamenta el arquitecto. 

Por eso, propusieron instalar una fachada ventilada y, tras varias asambleas fallidas, a finales de 2018 se aprobó la obra. Pero desde un primer momento se encontraron con numerosas críticas, incluso de algunos compañeros de profesión. "Creo que tienen la idea de que se trata del mismo tipo de fachada ventilada que se está viendo por toda Pamplona: blanca y gris, con una junta vertical muy marcada", reflexiona.

José Arauzo Muñoz comenzó el estudio del proyecto del edificio Singular hace nueve años. IRANZU LARRASOAÑA
José Arauzo Muñoz comenzó el estudio del proyecto del edificio Singular hace nueve años. IRANZU LARRASOAÑA

Nada más lejos de la realidad, su propuesta se basaba en una fachada ventilada a junta matada. Es decir, no se aprecia una línea continua hasta arriba porque utiliza piezas que hacen las veces de ladrillos. "Creo que es algo que en Pamplona no se ha visto hasta ahora", confiesa. Y en el caso concreto del Edificio Singular, han buscado replicar el aspecto del ladrillo original con el color y el granulado de la cerámica. 

"El Edificio Singular no se merece un cambio de imagen, pero los vecinos tampoco se merecen vivir pasando frío y con entradas de agua", contesta a una de las principales críticas que han recibido en estos años. De hecho, recuerda que al mirar hacia el edificio más alto de Pamplona desde la calle, el viandante observa un fondo de ladrillo. "Nosotros lo único que hemos hecho es cambiar ese fondo, que es muy aséptico, por otro de cerámica que mantiene el efecto", asegura.

Además, está previsto que este nuevo aislamiento evite futuros desembolsos de dinero, ya que esta cerámica tiene "mantenimiento cero". En ese sentido, Arauzo incide en que cada vez que se colocan andamios en el edificio, solo esta operación tiene un coste de 250.000 euros. De ahí la importancia de encontrar soluciones duraderas en el tiempo. 

Dos operarios trabajan en las obras del Edificio Singular. IRANZU LARRASOAÑA
Dos operarios trabajan en las obras del Edificio Singular. IRANZU LARRASOAÑA

En el caso concreto de esta fachada ventilada, si llegara a surgir cualquier problema, se podría desmontar. "Es posible quitar una pieza y reponerla", confirma, aunque subraya que no tendría por qué darse este caso. "Yo mismo he desmontado piezas para comprobar si estaban bien colocadas". 

 A simple vista no se detecta, pero el arquitecto indica que el ladrillo original del Edificio Singular está muy deteriorado: "Muchos están partidos". Por eso, ve con buenos ojos que quede protegido de las inclemencias del tiempo tras estas piezas de cerámica, que incorporan también diez centímetros de aislante. Se trata de un material conocido como lana de roca ignífuga y se oculta con la cerámica. 

"Térmicamente, el conjunto funciona muy bien", afirma el arquitecto. En parte, porque este tipo de actuaciones en fachadas eliminan todos los puentes térmicos. "El confort dentro de la vivienda aumenta mucho, con diferencias de cuatro grados", pone en valor. Además, es una obra que no molesta a los vecinos porque se trabaja en el exterior. "Todavía es pronto pero ya hemos tenido algo de feedback positivo con el tema del aislamiento", agradece Arauzo. 

Asimismo, incide en que el Edificio Singular no está protegido y esto ha facilitado el proceso. "Las Torres de Huarte, por ejemplo, sí lo están. Ahí hubiese sido imposible llevar a cabo la obra", ejemplifica el arquitecto. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El edificio más alto de Pamplona se protege del frío con una reforma clave para sus vecinos