• lunes, 16 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:07

 

 
 

OSASUNA

Sergio Herrera, el superhéroe de Osasuna al que le gustan los penaltis

Pizarro Gómez no le mostró a Gudelj la segunda amarilla por una plancha en el minuto 52 de partido.

El portero de Osasuna Sergio Herrera (i) celebra tras parar el penalti, durante el partido de Liga en Primera División ante el Sevilla disputado este sábado en el estadio de El Sadar, en Pamplona. EFE/Jesús Diges
El portero de Osasuna Sergio Herrera (i) celebra tras parar el penalti, durante el partido de Liga en Primera División ante el Sevilla disputado este sábado en el estadio de El Sadar, en Pamplona. EFE/Jesús Diges

Sergio Herrera se vistió ayer de superhéroe para volar por el cielo de El Sadar en el minuto 93, momento en el que el meta rojillo dio un valioso punto a su equipo deteniendo el penalti al capitán sevillista Ivan Rakitic.

Osasuna miró al Sevilla a la cara desde el comienzo de un choque que se prometía complicado para los intereses de unos navarros claramente recuperados de la crisis de resultados y de identidad que atravesaron durante más de 10 jornadas.

Ninguno de los 17.635 espectadores que poblaron las gradas del estadio se imaginaban el desenlace final de un partido igualado con pocas ocasiones y mucho ritmo en el que el portero local acabó siendo el gran protagonista de la noche.

A un minuto del 90 Osasuna ya se veía con un merecido empate tras el arreón final de los hispalenses que no encontró ocasiones muy claras. La afición continuó empujando a su equipo hasta que en el minuto 89 y 31 segundos Manu Sánchez tocó levemente a Kounde al intentar despejar el balón dentro del área.

Pizarro Gómez detuvo el encuentro. El miedo entró en el cuerpo de todos los presentes hasta que el silencio se hizo realidad cuando el colegiado decidió revisar la acción en el VAR. El madrileño lo tuvo claro y pitó penalti, pero no se acordó de mostrar la segunda amarilla a Gudelj en el minuto 52 por una plancha a Budimir, pese a señalar falta.

Desde el toque del lateral osasunista hasta la transformación final de la pena máxima pasaron más de dos minutos. Herrera se fue hacia la barrera publicitaria para automotivarse con golpes en el pecho mientras los seguidores que se encontraban más cercanos le jalearon como si de una batalla final se tratase.

El croata Rakitic, especialista desde los once metros, tomó carrerilla y eligió el palo izquierdo, pero Herrera sacó a relucir su sentido arácnido para adivinar la intención del exjugador del Barcelona.

El argentino Papu Gómez se fue a toda velocidad a por el rechace sin imprimir a su testarazo la fuerza necesaria para atravesar la línea de gol. Esta vez, el portero burgalés se quedó en posesión del esférico.

El sentido arácnido es una especie de sexto sentido que advierte a Peter Parker de cualquier peligro que esté cerca, lo que le permite reaccionar con antelación.

Ese cosquilleo mostrado en varias de las películas más taquilleras de la historia llegó a su máxima expresión el 7 de octubre de 2017, día en el que Sergio paró tres penaltis en el mismo partido. Aitor García y David Barral, este por partida doble, fueron los perjudicados del Cádiz.

Ayer, curiosamente, los paneles de publicidad reflejaban un juego de azar en ese mismo instante. El portero contó con la suerte necesaria para elegir bien el lado. Jagoba Arrasate debió pensar algo así como “no va más, todo al rojo”. Acertó y su equipo se llevó el botín.

El Sadar registró un nuevo terremoto con epicentro en el fondo norte del coliseo. El de Miranda de Ebro se fue directo a festejarlo con la grada, a quien señaló y gritó. Fue el 1-0 que supuso alcanzar los 29 puntos en la clasificación.

David García abrazó a su compañero, algo que también hizo toda la hinchada rojilla con el corazón. Unos segundos después, el árbitro pitó el final y Osasuna celebró con los suyos esta alegría.

"Tenía ganas de detener algún penalti aquí y brindárselo a la gente y qué mejor que en el minuto noventa. Se lo dedico a la gente que confía en mí. Creo que estamos en una dinámica positiva", dijo en Movistar nada más concluir el encuentro.

El cancerbero aseguró quedarse con la escena de ayer en vez de las de Cádiz de hace cinco años: “Me quedo con este. Lo de hoy no lo cambio por nada porque nunca había parado uno con El Sadar lleno, con este ambientazo, en el descuento…”.

Osasuna cuenta desde ahora con una semana para preparar la próxima jornada ante el Rayo Vallecano, que se jugará el sábado 12 de febrero a las 18,30 horas en Vallecas. EFE.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sergio Herrera, el superhéroe de Osasuna al que le gustan los penaltis