OSASUNA

Osasuna asegura que cerró el año 2019 con unos beneficios de más de tres millones de euros

En cuanto a la deuda neta, la que mide lo que debe el club menos lo que le deben, ha pasado de 17 a 26,6 millones.

Retirada de la cubierta y del videomarcador en tribuna norte de El Sadar. CA Osasuna.
Retirada de la cubierta y del videomarcador en tribuna norte de El Sadar. CA Osasuna.  

Osasuna desea informar a sus socios de que ya está disponible el Informe de Auditoría de Estados Intermedios de fecha 31 de diciembre de 2019 elaborado por Loyola Auditores. En el mismo se recoge que la entidad cerró el año 2019 con un beneficio de 3,1 millones de euros antes de impuestos. Esa cantidad es la que el club había presupuestado para toda la temporada 2019-2020, pero ya se ha hecho realidad en los primeros seis meses del ejercicio.

La cifra neta de negocio del club se elevó, hasta el 31 de diciembre, a 27,5 millones de euros y el patrimonio neto ha pasado de 21 millones en junio de 2019 a 22,5 millones en diciembre. Un mejor comportamiento, especialmente de los ingresos, en los primeros seis meses de la temporada, ha permitido mejorar las previsiones que se hicieron el verano pasado.

En cuanto a la deuda neta, la que mide lo que debe el club menos lo que le deben, ha pasado de 17 a 26,6 millones de euros. Este notable incremento se debe fundamentalmente a dos factores. Por un lado se incluye una parte de los fondos dispuestos para la reforma del estadio, que incrementan la deuda neta; y por otra parte están las inversiones realizadas para la confección de la plantilla.

Como ya se explicó en otoño, el club confeccionó su plantilla en base a los ingresos que tenía previstos durante toda la temporada, gastando lógicamente en verano gran parte de los recursos de los que iba a disponer durante la campaña. En la auditoría a 31 de diciembre se recogen como ingresos únicamente el 50% de los derechos de televisión que le correspondían al club, por lo que ese gasto va al capítulo de deuda hasta que llega el ingreso que lo compensa.

La situación ya se ha regularizado en una parte durante los primeros meses de 2020 y continuará haciéndolo hasta el verano, especialmente si se reanuda la competición. Estos dos factores son los que explican el incremento de la deuda neta y un mayor fondo de maniobra negativo.

En esta ocasión, y debido a las circunstancias excepcionales derivadas de la crisis sanitaria, el club considera necesario actualizar a sus socios la información que se recoge en la auditoría, ya que la imagen de las cuentas a 31 de diciembre no refleja los hechos actuales ni su posible impacto sobre las mismas. El objetivo es que conozcan, con la mayor transparencia posible, cuál es la situación en estos momentos y que evidentemente no puede deducirse del estado de las cuentas a 31 de diciembre, cuando todavía no se había desatado la pandemia del COVID-19.

MAYOR INGRESO DE LOS DERECHOS TELEVISIVOS

El club ha mejorado hasta la fecha los ingresos que tenía previstos para esta temporada. Eso ha posibilitado presentar un beneficio de 3,1 millones de euros en diciembre, que era el beneficio estimado para toda la temporada. Esto se ha producido fundamentalmente por un mayor ingreso tanto en los derechos de televisión, casi 3 millones más, como en los ingresos por venta de abonos y entradas (500.000 euros más). Estas cifras, de haber podido acabar la temporada sin la aparición de la pandemia, hubiesen llevado el beneficio final de la entidad a un mínimo de 5,2 millones de euros según las últimas estimaciones realizadas.

Sin embargo, las consecuencias de la crisis sanitaria añaden un grado de incertidumbre sobre los ingresos previstos que, a día de hoy, resulta difícil de cuantificar. Por eso el club continúa trabajando en varios escenarios económicos para tener prevista cualquier eventualidad que pudiera ocurrir.

En el peor escenario posible, en el que no se podría reanudar la competición, el club estima que dejaría de ingresar unos 15 millones de euros. La entidad calcula que con el beneficio ya logrado, así como con las medidas de reducción salarial acordadas con jugadores y trabajadores, y la reducción de los gastos, podría ser capaz de cerrar el ejercicio con unas pérdidas de entre 3 y 3,5 millones de euros.

Es decir, las medidas de reducción salarial, los recortes en los gastos y otras medidas ya aplicadas, así como el beneficio acumulado en el ejercicio, permitirían absorber prácticamente el 80% del enorme impacto de no poder concluir LaLiga, pero aun así no podrían evitar un escenario de pérdidas.

DIFERENTES ESCENARIOS SI VUELVE EL FÚTBOL

En caso de poder concluir la temporada, el club también está elaborando diferentes escenarios puesto que desconoce todavía el grado de impacto que puedan sufrir los ingresos por televisión. En función de la merma final que pueda haber en los ingresos televisivos, el resultado podría oscilar entre unas pérdidas de 1 millón de euros (con una pérdida calculada del 15% de los ingresos televisivos) y casi 5 millones de beneficio (suponiendo el 100% de los ingresos de televisión).

Pero resulta imposible determinar también si LaLiga puede disputarse solo parcialmente en las once jornadas que quedan. Como los socios pueden comprender, la horquilla en la que se mueve el club debido a la gran incertidumbre económica generada por la crisis sanitaria es muy amplia y por tanto aconseja la máxima prudencia en la gestión de los recursos, al menos hasta que alguno de estos escenarios sea fiable.

En línea con esto, Osasuna ha tomado diferentes medidas en las últimas semanas y meses. Por un lado se pactó con la plantilla deportiva, el director deportivo y el director general una reducción del 20% de su salario anual si la competición no podía finalizar. También se alcanzó un acuerdo con todos los trabajadores del club para reducir sus salarios alrededor de un 10% (un 5% en los salarios inferiores) si la temporada no concluye. Esto supondrá una reducción de gastos cercana a los 4,5 millones de euros. Esta medida serviría por tanto para reducir de forma importante un posible impacto negativo en los ingresos de 15 millones de euros si no volviese la competición.

Al mismo tiempo, el club ha venido trabajando en una reducción de gastos. Se han congelado de momento aquellas iniciativas nuevas que suponían ejecutar el gasto en estos meses y se están reduciendo todos aquellos gastos ordinarios hasta donde es posible. También la propia falta de actividad ha conllevado la reducción automática de otros gastos derivados de la competición tanto en el primer equipo como en las categorías inferiores.

SITUACIÓN DE LA TESORERÍA

Y, finalmente, en lo que está ahora trabajando el club es en el aplazamiento de todos aquellos pagos importantes que debían realizarse durante estos meses con el objetivo de trasladarlos a la próxima temporada, donde es previsible que los flujos de entradas y salidas de dinero retomen una cierta normalidad o, al menos, el escenario tenga menos incertidumbre que el actual.

Al margen de que la temporada pueda cerrarse con beneficio en algunos de los escenarios contemplados, es evidente que estos meses, hasta que se reanuden los pagos por televisión, la tesorería se va a ver tensionada. La auditoría de diciembre refleja la existencia en tesorería de 1,2 millones frente a los 5 que había en junio de 2019.

Por este motivo es necesario reordenar el calendario de pagos, en la medida de lo posible, para tener previsto un escenario en el que los ingresos no puedan retomarse hasta la próxima campaña. El objetivo es que el club esté preparado para el peor de los escenarios que se pueden dar, incluso aunque se hayan reanudado ya los entrenamientos y esté previsto que la competición pueda reiniciarse en el mes de junio. La pandemia ya ha demostrado que no conviene hacer previsiones a medio o largo plazo y por lo tanto no conviene dar por hechos ingresos aunque la probabilidad de percibirlos a día de hoy sea alta.

En definitiva, esas son las tres vías de actuación principales que se están llevando a cabo para tratar de aminorar el impacto de la crisis sanitaria sobre las cuentas del club. En la medida en que se vaya reduciendo la incertidumbre actual, el club irá actualizando sus previsiones y mantendrá informados a sus socios para que conozcan, de primera mano, la evolución de la entidad.

IMPACTO DE LAS OBRAS DEL ESTADIO

En cuanto a las obras de reforma del estadio de El Sadar, no se espera que la situación actual tenga ningún tipo de afección. De momento, el club ha dispuesto de aproximadamente el 50% del crédito de 16 millones de euros autorizados por la Asamblea General. En los próximos meses, conforme vaya avanzando la obra, se irán disponiendo de las cantidades restantes.

El gasto asumido para reformar las gradas de Lateral y Norte, y la cubierta de la Tribuna Alta no suponen desembolsos durante los próximos meses ya que se pactó el pago aplazado con la constructora. El comportamiento esperado en este sentido en cuanto a la deuda neta es que se vaya reduciendo durante la temporada hasta volver a niveles similares a los de la auditoría de junio de 2019 (entonces era de 17 millones) y se le añadan, como ya se comentó en la Asamblea que autorizó el endeudamiento, los 16 millones de la obra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna asegura que cerró el año 2019 con unos beneficios de más de tres millones de euros