• jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 21:35

 

 
 

OSASUNA

Osasuna agudiza su crisis en un desastroso arranque de año en liga y en Copa del Rey

La tripulación que comandan Arrasate y Alkiza sigue a la deriva: diez partidos sin ganar y eliminados de la Copa.

Equipo titular de Osasuna se enfrenta al Girona en Montilivi en los dieciseisavos de final de la Copa del REY. C.A.OSASUNA
Equipo titular de Osasuna se enfrenta al Girona en Montilivi en los dieciseisavos de final de la Copa del REY. C.A.OSASUNA

Osasuna prolongó este jueves su idilio con los malos resultados ante el Girona en un encuentro en el que volvió a dejar una mala imagen para terminar eliminados (1-0) de la Copa del Rey en los dieciseisavos de final.

Las palabras de ilusión por la Copa salidas de la boca de Bittor Alkiza en la previa se esfumaron a los pocos minutos del pitido inicial con el tanto de Junca que estropeó el plan de partido de un Jagoba Arrasate que siguió el choque desde su domicilio, afectado por covid-19, y que seguro habría visto con impotencia la puesta en escena de su equipo.

El error defensivo a los 6 minutos propició el 1-0. El lateral izquierdo irrumpió por el centro del campo para quedarse solo ante Juan Pérez después de que Ramalho se despistase un segundo, tiempo suficiente para que la afición albirroja celebrase el primer tanto.

Con el partido cuesta arriba, Osasuna no pudo carburar como le hubiese gustado y las dudas en ataque y defensa aparecieron con el paso de los minutos hasta tal punto que la diferencia de categoría respecto a su rival para nada se notó.

Cabe destacar que la primera mitad fue algo mejor que la segunda, sin llegar en ninguna de ellas al nivel que la hinchada rojilla pudo ver durante las primeras jornadas de la presente temporada y que tanto llamó la atención del resto de clubes.

La actitud del Chimy Ávila fue de las pocas cosas rescatables en una tarde para olvidar. El argentino mostró su ambición con algunos tiros que no llevaron demasiado peligro. Un delantero requiere de las asistencias, la compañía y la clarividencia de sus compañeros de ataque para poder acercarse a su objetivo, una misión que ayer fue imposible.

Osasuna dijo adiós a un torneo bonito que anima los aficionados a creer en posibles hazañas y que con el paso de las rondas va ganando en emoción y que también sirve a los entrenadores para probar nuevas fórmulas para, en caso de salirles bien, extenderlas al campeonato doméstico.

Los de Tajonar deberán olvidar rápidamente este duro varapalo con el partido del domingo a la vuelta de la esquina. Los navarros reciben al Cádiz en su estadio en una cita vital para los intereses de dos equipos que comparten objetivo y que quieren cerrarlo lo antes posible.

Además de la próxima jornada, Osasuna tiene dos partidos de alto voltaje por delante ante el Celta y el Granada. Estas tres fechas podrían servir para dejar atrás la mala racha o para acrecentar más todavía las dudas y el pánico en las piernas de la plantilla.

La tripulación que comandan Arrasate y Alkiza sigue a la deriva. Queda tiempo para reconducir la situación y solo la unión entre jugadores y afición podrá evitar un posible descenso que, a día de hoy, no se contempla, pero que podría complicarse si el equipo no cambia su actitud y las ideas demostradas en los últimos meses. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna agudiza su crisis en un desastroso arranque de año en liga y en Copa del Rey