• sábado, 12 de junio de 2021
  • Actualizado 16:35

 

 
 

OSASUNA

Cuatro meses en el banquillo: Enric Gallego, de la titularidad al ostracismo

El delantero catalán jugó su último partido como titular en liga el pasado 7 de noviembre ante el Sevilla el Sánchez Pizjuán.

Enric Gallego ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán con la camiseta de Osasuna. Europa Press.
Enric Gallego ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán con la camiseta de Osasuna. Europa Press.

Al llamativo y sorprendente caso de Jonas Ramalho, que aún no ha debutado en Osasuna tras ser presentado el 4 de febrero como refuerzo de invierno para competir con Nacho Vidal en el lado derecho de la defensa, hay otro jugador en la plantilla del técnico vasco Jagoba Arrasate que no pasa por su mejor momento deportivo.

Se trata del delantero catalán Enric Gallego, que ha pasado de ser titular en cinco partidos seguidos durante la primera vuelta a no salir de inicio desde hace nada menos que cuatro meses.

Su participación en el equipo ha pasado a ser la de los minutos ‘de la basura’, como se dice vulgarmente. Tres minutos ante el Deportivo Alavés en Vitoria y seis ante el FC Barcelona en El Sadar el pasado sábado.

Enric Gallego llegó a Osasuna cedido del Getafe sin coste alguno en el mercado de invierno de la pasada temporada 2019-20 junto a Toni Lato y José Arnaiz con estas condiciones: el club rojillo debería abonar dos millones de euros como opción de compra obligatoria en el caso de que el equipo lograra la permanencia en la máxima categoría, como así sucedió.

En ese momento, el futbolista firmaría un contrato que le vincularía a la entidad navarra por dos temporadas hasta junio de 2022. Osasuna debería abonar 1 millón de euros adicional en cada una de esas temporadas, siempre que el equipo se mantuviese en Primera División y Enric Gallego siguiese formando parte de la plantilla del primer equipo.

En el caso de que Osasuna siga en Primera División en 2022 y el futbolista continúe en la plantilla, el coste total de la operación ascendería a 4 millones de euros, 2 por la compra obligada en junio de 2020 y 2 adicionales distribuidos en cada una de las dos temporadas (2020-2021 y 2021-2022).

Enric Gallego debutó como titular el 16 de febrero de 2020 ante el Athletic en San Mamés con triunfo rojillo y gol de Oier Sanjurjo. Marcó los dos goles de su equipo ante el Alavés el 27 de junio en El Sadar, el segundo en el minuto 96 de juego. Su tercer gol fue ante el Celta el 11 de julio en Pamplona, donde los rojillos se impusieron con un tanto de Arnaiz en el minuto 91 (2-1).

La permanencia rojilla en Primera división supuso la renovación automática de su contrato. El inicio de la actual temporada fue bueno para él con cinco encuentros consecutivos como titular en liga, ante el Celta, Eibar, Athletic, Atlético de Madrid y Sevilla.

Desde el 7 de noviembre en el Sánchez Pizjuán ha desaparecido del once titular. Se han cumplido cuatro meses. Solo ha sido titular en la Copa del Rey con la UD Tomares, UE Olot, RCD Espanyol y UD Almería.

Su participación en los partidos de liga se ha ido reduciendo a unos pocos minutos casi irrelevantes. Ante el Eibar en Pamplona entró al césped en el minuto 90 por Budimir. Frente al Alavés en Mendizorrotza saltó al campo en el minuto 87 por Budimir, y ante el Barcelona en El Sadar jugó solo seis minutos en lugar de Roberto Torres.

Braulio Vázquez aseguró en la presentación el delantero el 30 de enero de 2020: “Enric es una vieja aspiración deportiva tanto mía como de Jago. Lo intentamos en verano, pero evidentemente estaba fuera de nuestro alcance. No pudo ser, pero a la mínima oportunidad que hemos tenido, lo intentamos. Hemos tenido la predisposición de su parte desde el primer momento. El perfil que él tiene no lo tenemos. Independientemente de la lesión del Chimy, teníamos claro que lo teníamos que intentar firmar”.

El propio jugador aseguró en la misma rueda de prensa: “En el momento que mi representante me comentó la posibilidad de venir aquí y aunque había otras cosas le dije que quería venir aquí, donde me traía el cuerpo, donde sentía que tenía que venir. Yo siempre tenía en la cabeza lo que quería y así ha sido. Ya hablé con Braulio en verano y la verdad que ese interés se agradece, la forma de jugar del equipo, la afición, el estadio son cosas que me atraían”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cuatro meses en el banquillo: Enric Gallego, de la titularidad al ostracismo