OSASUNA

Incertidumbre en Osasuna: el parón en las obras por el coronavirus paraliza la reforma de El Sadar

La remodelación responde al proyecto "Muro Rojo", de OFS Arquitectos que tiene un presupuesto de 16 millones de euros.

Las obras de remodelación del estadio de El Sadar, que comenzaron al término de la pasada temporada, están paralizadas a consecuencia de las restricciones establecidas en el estado de alarma por el coronavirus, y surgen incertidumbres sobre el cumplimiento de los plazos previstos en el proyecto. El proyecto, además de una importante remodelación en el aspecto exterior del estadio, contempla una ampliación del aforo en 6.000 localidades más en una nueva grada, lo que aumentará la capacidad hasta los 24.481 espectadores. Se prevé una reforma en el fondo sur del estadio con 1.340 asientos de pie, los llamados
Las obras de remodelación del estadio de El Sadar, que comenzaron al término de la pasada temporada, están paralizadas a consecuencia de las restricciones establecidas en el estado de alarma por el coronavirus, y surgen incertidumbres sobre el cumplimiento de los plazos previstos en el proyecto. El proyecto, además de una importante remodelación en el aspecto exterior del estadio, contempla una ampliación del aforo en 6.000 localidades más en una nueva grada, lo que aumentará la capacidad hasta los 24.481 espectadores. Se prevé una reforma en el fondo sur del estadio con 1.340 asientos de pie, los llamados "rail seat". EFE/ Jesús Diges  

Las obras de remodelación del estadio de El Sadar, que comenzaron al término de la pasada temporada, están paralizadas a consecuencia de las restricciones establecidas en el estado de alarma por el coronavirus, y surgen incertidumbres sobre el cumplimiento de los plazos previstos en el proyecto.

La remodelación responde al proyecto "Muro Rojo", de OFS Arquitectos, ganador del concurso de ideas convocado por el Club Atlético Osasuna para la reforma del estadio, que tiene un presupuesto de 16 millones de euros. Aparte de la constructora VDR y de OFS Arquitectos, también participan en el proyecto FS Estructuras e Inarq.

El proyecto, además de una importante remodelación en el aspecto exterior del estadio, contempla una ampliación del aforo en 6.000 localidades más en una nueva grada, lo que aumentará la capacidad hasta los 24.481 espectadores. Se prevé una reforma en el fondo sur del estadio con 1.340 asientos de pie, los llamados "rail seat".

La paralización de las obras "nos ha ocurrido cuando teníamos más de la mitad de la estructura de hormigón hecha", ha comentado a Efe Diego Fernández, uno de los tres socios del estudio de arquitectura.

Así, ha explicado Fernández, se han colocado ya las 80 pilonas de la planta baja y prácticamente el 80 % de los forjados (solo faltan dos esquinas del estadio). Del nivel dos, se ha hecho prácticamente el 60 % de los pilares y el 30 % de los forjados.

ESTÁBAMOS A MES Y MEDIO DE TERMINAR EL HORMIGÓN

Con sesenta personas trabajando en las obras en dos equipos en los dos fondos y la grada lateral, ha indicado el arquitecto, "estábamos a mes y medio de terminar el hormigón", pero, "como gran parte de las empresas, vamos a tener quince días de parón, y veremos si se prolonga o no".

El objetivo, ha señalado, era llegar a mayo, al final de la Liga, "con todo preparado para empezar con la estructura metálica", pero "todo es una incertidumbre ahora, porque el parón liguero ya lo tenemos, pero no sabemos cuándo o cómo se reanudará" la competición.

"Andamos apretados", pero, más que los quince días de retraso, que se podrían llegar a recuperar más adelante, el problema es "la situación de los proveedores" y si llegarán a tiempo los materiales, ha precisado Fernández.

En ese sentido, ha apuntado que la previsión era que, tras recibir esos materiales, en talleres se fueran montando las estructuras metálicas para colocarlas durante el verano, fechas en las que se iba a realizar el cambio de cubiertas. Al no haber competición en verano, se había planeado entrar con la maquinaria al campo para llevar a cabo estos trabajos.

NO SABEMOS SI NOS VAN A PODER SERVIR A TIEMPO

Sin embargo, ha afirmado Fernández, muchos de los elementos de chapa y de los cerramientos se iban a fabricar en Arcelor, que también ha parado su actividad y por ello "no sabemos si nos van a poder servir en tiempo".

"La verdad es que ahora mismo hay muchas incógnitas. No se está en condiciones de asegurar el plazo, con toda esta serie de circunstancias, pero, si se levanta esta excepcionalidad en cuanto a los trabajos que no son esenciales, la obra se reanudará", ha subrayado el arquitecto.

Cumplir el plazo de terminar completamente las obras en octubre de 2020, ha dicho, "en la constructora lo ven complicado. Van a hacer todo lo posible, pero no están en condiciones de asegurarlo. Están mirando la forma de recuperar el tiempo".

"Lo que más me preocupa de estos quince días es la incertidumbre de si nos vendrá todo el hierro de la cubierta a tiempo, todos los elementos de cierre; estamos hablando con los industriales para ver qué tiempos hay en eso", ha declarado.

Fernández ha resaltado que, en todo caso, la idea es cumplir el calendario de las obras, aunque "luego ya tendremos que adaptar las circunstancias a lo que nos venga".

No obstante, el arquitecto ha considerado que "había que parar, porque era necesario; hay que asumir que lo primero es lo primero. A ver si salimos de esta y podemos recuperar la normalidad". EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Incertidumbre en Osasuna: el parón en las obras por el coronavirus paraliza la reforma de El Sadar