• sábado, 18 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:05

 

 
 

OSASUNA

El gran parecido entre el proyecto de Fermín Ezcurra hace 32 años y la remodelación final de El Sadar

En los dos casos la cubierta del estadio se cerraba completamente a la misma altura, como finalmente se ha decidido en Osasuna.

Proyecto de ampliación de Osasuna para El Sadar en 1988.
Proyecto de ampliación total de El Sadar en 1988.

La reforma completa o integral de El Sadar, que Osasuna realiza para el estadio pamplonés no es algo nuevo, pese a que lo parezca. El actual "Muro rojo" en construcción tiene un gran parecido con un proyecto que se hizo público hace 32 años.

La Junta Directiva de Fermín Ezcurra presentó en marzo de 1988 un boceto de lo que sería el estadio "cuando en fase o fases posteriores se culminen las obras", en referencia a las que se iban a realizar de ampliación de la tribuna principal del estadio que se terminaron en 1989.

El boceto o perspectiva tenía como principal característica el cierre completo de la cuatro gradas a la misma altura de la principal. Se quedó en eso, en boceto, al no haber en ese momento una necesidad de ampliar más el estadio, ya que se pasó de una cabida de 24.000 a otra 28.000 espectadores.

La última novedad respecto a la remodelación actual del estadio es la retirada de la cubierta de la tribuna principal por su mal estado y la colocación de una nueva que cierre los cuatro lados a la misma altura. 

El club rojillo ha informado a sus socios de que también se renovará por completo la actual cubierta de la Tribuna Alta. En el proyecto elegido por los socios, Muro Rojo, la actual Tribuna Alta solo era sometida a una reforma parcial que cambiaba el policarbonato, es decir el material que la cubre.

Sin embargo, durante estos meses de trabajos se ha constatado que la estructura de dicha cubierta está más dañada de lo que se creía, lo que provoca actualmente problemas de filtraciones graves en la zona de las cabinas de prensa, también en las propias gradas y, en los últimos tiempos, en zonas interiores del estadio.

Este extremo obliga cada año al club a desembolsar una cantidad importante en arreglos para subsanar los daños que dichas filtraciones están causando en estructuras de hormigón y dependencias interiores. Por ese motivo, el club ha decidido acometer una renovación total de la cubierta de la Tribuna Alta, una actuación que no estaba recogida en el proyecto ganador ni por tanto en los 16 millones que el club pagará por su ejecución.

Durante estas últimas semanas este asunto ha sido debatido por la Junta Directiva, el personal del club y la dirección de la obra, poniéndose encima de la mesa varias soluciones: hacer únicamente la reforma recogida en el proyecto sin solucionar los problemas de la estructura o bien ejecutar una reforma completa que solucione los problemas anteriormente mencionados. Consideradas las ventajas e inconvenientes que planteaban todas las alternativas, finalmente, el club ha decidido acometer la reforma total de la cubierta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El gran parecido entre el proyecto de Fermín Ezcurra hace 32 años y la remodelación final de El Sadar