• viernes, 27 de mayo de 2022
  • Actualizado 18:51

 

 
 

OSASUNA

Chimy Ávila: "Tengo muchos amigos que han muerto dentro de la cárcel"

El jugador argentino relata su experiencia ante adolescentes que están en riesgo de exclusión social en un proyecto de Fundación Osasuna.

Chimy Avila en acción ante el Real Madrid en El Sadar.
Ricardo Larreina / AFP7 / Europa Press.
Chimy Avila en acción ante el Real Madrid en El Sadar. Ricardo Larreina / AFP7 / Europa Press.

El jugador argentino de Osasuna Chimy Ávila visitó a un grupo de jóvenes internados en un centro de inserción navarro para compartir impresiones en un encuentro cargado de empatía y consejos que los adolescentes absorbieron como esponjas.

La charla-coloquio tuvo lugar apenas 24 horas después de la derrota de Osasuna ante el Real Madrid (1-3), donde los de Jagoba Arrasate solo pudieron marcar por medio del internacional croata Ante Budimir.

“Hace unos años estaba en el sitio donde tú estás ahora, pero en peor situación, en Argentina”, comenzó respondiendo el jugador a la pregunta de uno de los chavales sobre por qué había decidido acudir al centro, situado en la localidad de Ilundáin.

Esta actividad, que tuvo lugar en marzo, está integrada dentro del último proyecto impulsado por la Fundación Osasuna ‘Integrol: Educación y Fútbol’, orientada hacia adolescentes que se encuentran en riesgo de exclusión social. Se trata de una escuela de fútbol de carácter social que tiene por objetivo emplear el deporte como una herramienta integradora, para contribuir así a mejorar la calidad de vida de los jóvenes.

“A falta de tres semanas para cumplir los 18 años se me acusó de un robo y estuve de ahí hasta los 20. Tengo muchos amigos que han muerto dentro de la cárcel y esto es un paraíso si lo comparas con las cárceles de Sudamérica”, continuó el de Rosario, pidiendo a los allí presentes que no se guardasen sus preguntas y añadiendo que, “solo ustedes pueden saber qué pasa por su cabeza, nadie más”.

El delantero de Osasuna afirmó que “una cárcel te cierra, pero no te mata”. Aseguró estar “encantado” de pasarse por allí y aseguró que lo hará “las veces que haga falta” para mostrarles su apoyo.

En la actualidad, este proyecto cuenta con cincuenta jugadores que proceden de diferentes asociaciones. El origen data de hace dos temporadas, con un grupo más reducido de diez adolescentes. Todo ellos participan en entrenamientos tutelados.

“Las lágrimas llegan cuando estás en una habitación encerrado. Te acuerdas de tu madre, de tus hermanos y te puedes arrepentir de muchas cosas, pero lo tienes que hacer de corazón, porque si al día siguiente sales y haces lo mismo… esa habitación te está esperando”, aconsejó a las personas que tuvo delante.

“Ojalá salgas y puedas dominar tu cabeza porque se te ve inteligente. Cuando se apaguen las cámaras me gustaría hablar con todos ustedes y me abriré mucho más”, comentó tras un agradecimiento por acudir.

El ‘Comandante’ les relató sus experiencias personales a lo largo de dos horas con el objetivo de que los jóvenes viesen que es posible prosperar con esfuerzo y sacrificio.

El futbolista manifestó que “los presos no tienen sueños apagados, los tienen en pausa. No tienes que dejar que te los quiten, porque son tuyos, guárdalos”.

“Ya son hombres y saben que allá afuera está la tentación. Aquí hay tutores, pero la realidad está fuera. Habrá mucha gente que te mirará de reojo y, ¿por qué?, yo soy humano como tú, me equivoqué y lo pagué. Qué quieres, ¿qué pague con mi vida?”, expresó ante la mirada atónita de los chicos.

Uno de los jóvenes le comentó al Chimy su condición de padre y este le dijo que ya tenía un gran propósito para salir: “ir a jugar al parque con tu hijo y darle el ejemplo al que quizás no hiciste caso”.

“A mi madre le veía con dolor de panza y nunca comía. Cuando empecé entender la vida, me di cuenta que a madre no le dolía la panza. Era que me daba su comida a mí”, contó durante el diálogo.

Habló sobre la importancia de dotar a los hijos de una buena educación y cariño: “prefiero que mis hijas vayan con unas zapatillas rotas al colegio, pero que tenga la educación que deben tener. Los profesores enseñan, pero la educación se imparte en casa”.

“La peor vergüenza es no asumir que te equivocas”, finalizó el ‘9’ rojillo, añadiendo que un día se dio cuenta “por quién luchar” y de que solo hay una persona que llorará por ellos, “su madre”. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chimy Ávila: "Tengo muchos amigos que han muerto dentro de la cárcel"