• domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 04:01

 

 
 

SALUD

Una decena de guardias civiles que custodiaban vacunas para residencias se vacunaron al sobrar dosis

Aseguran que "en ningún momento se ha incumplido ningún protocolo ni regla" y que fueron ofrecidas por el personal médico de las instalaciones porque "se iban a tirar a la basura".

Sanitarios navarros desempaquetan las vacunas contra la Covid-19 llegadas a la Comunidad foral. GOBIERNO DE NAVARRA
Sanitarios navarros desempaquetan las vacunas contra la Covid-19 llegadas a la Comunidad foral. GOBIERNO DE NAVARRA

Una decena de agentes de la Guardia Civil asignados a tres unidades de Alicante, encargados de custodiar y acompañar el traslado de las vacunas a las residencias de mayores, se vacunaron a finales de diciembre contra la Covid-19 al sobrar dosis en los distintos centros a los que acudieron y ofrecérselas el personal médico, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Comandancia alicantina.

Se trataría de ocho efectivos y un teniente del cuartel de Dénia y otras agentes de Benidorm y Torrevieja (Alicante), todos ellos relacionados con el proceso del traslado de las vacunas, según una información publicada este martes por el diario Levante-EMV.

La vacunación se llevó a cabo en centros de mayores al tratarse de las patrullas encargadas de custodiar las dosis que debían administrarse en estos centros cuando arrancó el periodo en la Comunitat y fueron ofrecidas por el personal médico de las instalaciones porque "se iban a tirar a la basura", tal y como han confirmado fuentes del instituto armado a Europa Press.

Desde la institución se ha trasladado que "en ningún momento se ha incumplido ningún protocolo ni regla" y que "no ha existido ni premeditación ni alevosía", puesto que estas tres unidades eran las encargadas de supervisar los procesos de vacunación en residencias y fueron los sanitarios los que ofrecieron las dosis antes de desecharlas.

Asimismo, explican que, en cuanto el general jefe de la zona de la Guardia Civil tuvo conocimiento de lo ocurrido, emitió el 10 de enero una instrucción aclaratoria después de consultar la situación con la Conselleria de Sanidad en la que adjuntaba la prohibición a todos los efectivos de recibir las dosis.

"El propio personal sanitario ofreció ponérsela, explicándoles que eran dosis sobrantes y que serían desechadas. Esta información se trasladó a la Conselleria de Sanidad de la Comunitat Valenciana, la cual aclaró que no podía ser vacunado nadie sino conforme a los protocolos establecidos", asegura la Comandancia.

El instituto armado insiste en que "no se ha incumplido ningún protocolo" y que advirtió a los agentes después de hablar directamente con Salud Pública para "corregir" cualquier comportamiento. Por su parte, fuentes de la Conselleria de Sanidad han señalado a Europa Press que no se abrirá ninguna investigación si no existe una denuncia formal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una decena de guardias civiles que custodiaban vacunas para residencias se vacunaron al sobrar dosis