• miércoles, 12 de mayo de 2021
  • Actualizado 06:16

 

 
 

TRIBUNALES

El Supremo condena a un padre por grabar a su hijo de 8 años conduciendo solo

La sentencia, dictada por el Pleno de la Sala y con ponencia del magistrado Vicente Magro, unifica la doctrina ya que existía división entre las Audiencias Provinciales.

Un hombre al volante de una furgoneta.
Un hombre al volante de una furgoneta. ARCHIVO

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a un hombre por ayudar y permitir a su hijo de ocho años que condujera un vehículo en solitario mientras le grababa desde fuera.

La Sala de lo Penal ha dictado una sentencia en la que desestima el recurso de casación del padre contra la resolución del Juzgado de lo Penal número 1 de Gijón que le condenó a 2.160 euros de multa por un delito contra la seguridad vial y que fue ratificada también por la Audiencia de Asturias.

La sentencia, dictada por el Pleno de la Sala y con ponencia del magistrado Vicente Magro, unifica doctrina ya que existía división entre las Audiencias Provinciales, unas descartaban la responsabilidad penal en estos casos de cooperación a la comisión del delito, como las de Navarra o Toledo, frente a las que afirmaban que sí concurría, como las de Madrid, Valencia, Cantabria o A Coruña.

Pero el Supremo se decanta, cuando la colaboración del tercero es activa y participativa para que el menor de edad conduzca, y no un mero descuido, en que existe delito, como aquí en que "se trata más de una autoría mediata que de una cooperación necesaria".

La sentencia destaca que "la responsabilidad penal del padre es absoluta, en tanto en cuanto no se trata tan solo de que haya descuidado la vigilancia del menor para que éste no utilice el vehículo, sino que le ha ayudado a ello".

Dice el Supremo que "el padre ha contribuido con su decisiva actuación a la conducción típica del menor, con lo que su acción no puede estar exenta de responsabilidad penal, quedando en una mera infracción administrativa. Esto no es admisible".

Además, la conducta del padre supone una asunción directa de las posibles responsabilidades civiles que se hubieran derivado ante posibles daños a terceros, de los que tendría que responder ante la compañía de seguros que tuviera que cubrirlos, precisamente por ser determinante su conducta en el caso de perjuicios o lesiones.

"Porque no se trató de una conducta aislada individual del menor, sino de una conducción en la que tuvo participación activa y decisiva la contribución del padre para que la conducción del menor del vehículo de motor sin permiso fuera posible", añade.

Para el Supremo "es evidente que es él quien le lleva al lugar donde el menor se pone el frente del volante, y es él quien le graba, demostrando una conducta absolutamente colaboradora en la comisión del ilícito penal".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Supremo condena a un padre por grabar a su hijo de 8 años conduciendo solo