PREMIUM  POLÍTICA

Rivera se mantiene en la abstención aunque ofrece un pacto por la unidad de España y negociar los presupuestos

El PP destaca que comparte con PSOE y C's "principios y prioridades esenciales" para el interés general de los españoles.
 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la entrevista que mantuvieron en el Congreso. EFE
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la entrevista que mantuvieron en el Congreso. EFE  

El Partido Popular apela a un "diálogo sincero" y al centenar de coincidencias que ha detectado en su programa de Gobierno con las propuestas del PSOE y Ciudadanos, en el documento que ha entregado Mariano Rajoy al líder de C's, Albert Rivera, como base para la negociación de la investidura.

En el documento, el PP destaca que los tres partidos comparten "principios y prioridades esenciales" para el interés general de los españoles.

Son partidos constitucionalistas que defienden la unidad de España, "reformistas y moderados", de "innegable" vocación europeísta, firmantes del Pacto contra el Terrorismo Yihadista y que comparten criterios ante el desafío territorial.

Estas coincidencias, según el PP, quedan confirmadas en el Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso, que formalizaron el PSOE y Ciudadanos para la investidura fallida del socialista Pedro Sánchez.


"Planteamientos que, en bastante casos, resultan coincidentes o coherentes con los defendidos por el PP o incluso con el objetivo de medidas puestas en marcha por el Gobierno", remarca.

Entre ellas, destaca medidas para apoyar a los autónomos y los emprendedores, la garantía de la unidad de mercado, medidas de segunda oportunidad o abordar la creación de un fondo de capitalización de trabajadores, al estilo del "sistema austríaco", que también estaba en el pacto del PSOE con Ciudadanos.

También propone una ley de cambio climático, un pacto nacional del agua y una apuesta por el mundo rural, un compromiso por la estabilidad presupuestaria y el fraude fiscal o cambios en la tributación de las Sicav.

En materia de regeneración, el PP pone sobre la mesa una reforma electoral para mejorar la participación de los españoles en el exterior y las personas con discapacidad, reducir los aforamientos o el cese de los altos cargos cuando se les abra juicio oral.

Un pacto de Estado sobre la justicia y el fortalecimiento de la Fiscalía, así como un compromiso firme por Europa y por una política común de migración y asilo, son otras de las propuestas.

En el texto, el PP distingue entre las medidas urgentes (nuevos presupuestos o aprobación de techo de gasto), por cuanto deben estar en marcha antes del fin de septiembre, y las prioridades políticas.

Prioridades que insisten en una palabra, "pacto". De hecho, los populares pretenden instaurar cinco grandes acuerdos nacionales: uno de unidad política frente a los planes independentistas en Cataluña (sobre el que Rajoy y Rivera han coincidido hoy), otro de lucha contra la corrupción y los tres restantes de índole social (sobre los que el PP quiere ir trabajando con Ciudadanos).
De estos, destaca un Pacto Nacional por la Educación y por la Ciencia y un Pacto Social para garantizar el Estado de Bienestar, sustentado en dos pilares: la atención sanitaria y el sistema de dependencia, sin omitir la lucha contra la exclusión social.

También quiere el PP un Acuerdo Nacional contra la Violencia de Género, algo que viene reclamando el PSOE, y un Acuerdo por la Regeneración como mecanismo para combatir la corrupción.

El documento del Partido Popular recalca otros pactos, aunque ya suscritos y en vigor, como el pacto contra el terrorismo yihadista o el Pacto de Toledo, clave en opinión del Partido Popular si se marca como objetivo de asegurar el futuro de las pensiones.

El resto de medidas hablan de "mantener el pulso de la recuperación" y de la creación y calidad del empleo, ámbito en el que los populares destacan su "preocupación por establecer nuevas medidas para favorecer la conciliación" de la vida laboral, familiar y personal.

La reforma del modelo de financiación autonómica, la política europea y el fortalecimiento institucional son otros ejes prioritarios para el PP.

Para desarrollarlas, el PP invita a formar cuatro grupos de trabajo: uno para las reformas institucionales, en el que se incluiría la lucha contra la corrupción, el debate territorial o la política europea; y otro sobre política económica, centrado en los objetivos de estabilidad y en los nuevos presupuestos.

El grupo de política educativa pondría énfasis en ese Pacto Nacional citado antes, en tanto que el de Política Social se orientaría a la mejora de la sanidad, de la dependencia, de las pensiones y de la erradicación de la violencia de género.

Fuentes de Ciudadanos han asegurado que no abrirán esas cuatro mesas de negociación hasta que no prospere una investidura, pero que sí habrá una "comunicación permanente" sobre los asuntos económicos urgentes y el reto secesionista en Cataluña. 

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Rivera se mantiene en la abstención aunque ofrece un pacto por la unidad de España y negociar los presupuestos