CATALUÑA

Puigdemont continúa su pulso independentista y asegura que sólo le puede cesar el Parlamento

Son sus primeras palabras públicas desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció el cese de todo el Govern el viernes por la noche.

Carles Puigdemont, durante la sesión del Parlament del jueves tras no convocar elecciones
Carles Puigdemont, durante la sesión del Parlament del jueves tras no convocar elecciones  

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido a los catalanes, tras cesarle el Gobierno central, defender la declaración de independencia aprobada en el Parlament y hacerlo con civismo, con "la oposición democrática a la aplicación del artículo 155" de la Constitución.

"En una sociedad democrática son los parlamentos los que eligen o cesan a los presidentes", ha añadido este sábado ante la Delegación del Govern en Girona, en una declaración institucional emitida por TV3.

Son sus primeras palabras públicas desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció el cese de todo el Govern el viernes por la noche, horas después de declararse la independencia en el Parlament.

Puigdemont ha defendido que la jornada en el Parlament fue "un día histórico, cargado de sentido democrático y de sentido cívico", y que supuso cumplir con el mandato que había recibido en las elecciones catalanas del 27 de septiembre de 2015.

Ha lamentado que el anuncio de Rajoy de cesarlo y de disolver el Parlament supone una intervención del autogobierno catalán y "son decisiones contrarias a la voluntad expresada por los ciudadanos del país en las urnas".

ESTABILIDAD Y TRANQUILIDAD

El expresidente catalán ha asegurado que Cataluña ha entrado en una etapa en la que los catalanes tienen que "continuar defendido con un incasable sentido cívico y compromiso pacífico": sin violencia, sin insultos, de manera inclusiva, respetando todos los símbolos y también las protestas contra la independencia.

Ha señalado que se trata de una etapa que Cataluña "no ha recorrido nunca", y se ha comprometido a hacer compatible aplicar lo que este viernes decidió el Parlament con buscar la máxima estabilidad y tranquilidad de la sociedad catalana.

Ha pedido paciencia, perseverancia y perspectiva, y ha avisado de que el civismo es la actitud que se espera de Cataluña en el exterior: "No tenemos ni queremos la razón de la fuerza. Nosotros, no. Os lo pido convencido de que esta demanda es la que espera todo el mundo, también fuera de nuestro país".

El expresidente catalán ha pedido trabajar para construir un país libre con fraternidad con los pueblos del mundo empezando por los pueblos de España, al que considera que Cataluña debe querer vincularse "desde el respeto y desde el reconocimiento mutuo".

EL GOBIERNO DE ESPAÑA NO VALORA LA DECLARACIÓN

El Gobierno de Mariano Rajoy ha rehusado este sábado valorar la declaración que ha realizado Carles Puigdemot porque ha sido cesado como presidente de la Generalitat "a todos los efectos".

Por eso, ha remitido al ámbito judicial cualquier paso o conducta que pueda hacer a partir de ahora el expresidente catalán, según han informado fuentes de Moncloa.

Ante la declaración, el Gobierno ha señalado que ya no valora las declaraciones de Puigdemont, que "ha sido cesado a todos los efectos". Según las mismas fuentes, "la calificación de sus conductas corresponde al ámbito judicial".

Además, el Ejecutivo espera que las nuevas elecciones en Cataluña permitan devolver la "dignidad" a las instituciones de Cataluña tras el "deterioro" que han sufrido durante el Gobierno de Carles Puigdemont, han manifestado las fuentes consultadas.

EL GOBIERNO EMPIEZA A TRABAJAR EN LAS MEDIDAS DEL 155

Precisamente, este sábado el Gobierno ya ha reunido a los subsecretarios de los departamentos ministeriales que han asumido las competencias de las consellerias de la Generalitat de Cataluña para comenzar a planificar "las distintas actuaciones que se llevarán a cabo a partir de hoy", tras la entrada en vigor de las medidas contempladas en la activación del artículo 155 de la Constitución, aprobada este viernes.

El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, ha presidido esa reunión, en la que se han debatido algunas de las medidas que el Ejecutivo pretende implantar con la finalidad de devolver a la Generalitat "al orden constitucional y legal vigente" y de "garantizar el funcionamiento" de la administración pública autonómica y de sus empresas, organismos y servicios.

El encuentro tiene lugar después de la publicación en el BOE del traspaso de las funciones y competencias del Gobierno autonómico a la vicepresidenta del Gobierno estatal, Soraya Sáenz de Santamaría, y de las de las consellerias a los respectivos departamentos ministeriales.

El traspaso de funciones forma parte de la batería de medidas propuestas por el Ejecutivo y aprobadas por el Senado este viernes ante la situación política en Cataluña, especialmente después de que el parlamento autonómico aprobara la declaración de independencia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Puigdemont continúa su pulso independentista y asegura que sólo le puede cesar el Parlamento