PREMIUM  POLÍTICA

PNV y Bildu pactan crear una "nacionalidad vasca" en su nuevo estatuto independentista

Proponen realizar una consulta o un referéndum para independizar el País Vasco y "establecer relaciones" con Navarra de cara a una 'Comunidad Foral Vasca'.

Los representantes de EH Bildu en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco pasan por detrás de los de Podemos. EFE
Los representantes de EH Bildu en la ponencia de autogobierno del Parlamento Vasco pasan por detrás de los de Podemos. EFE  

PNV y Bildu se han mostrado favorables a establecer una "nacionalidad vasca" en las bases del nuevo estatuto que busca aprobar el lehendakari Iñigo Urkullu y en el que se propone anexionar Navarra al País Vasco y formar una 'Comunidad Foral Vasca'.

Las dos formaciones han aprobado los principios del que será el futuro preámbulo del estatuto en el que se recoge un "nuevo modelo de relación bilateral de naturaleza confederal con el Estado".

Además de incluir la "nacionalidad vasca", PNV y Bildu han acordado también establecer una "vecindad administrativa" en el título preliminar que deberá aprobarse en el Parlamento vasco y que varios políticos han definido ya como un nuevo 'Plan Ibarretxe'.

Otra de las partes del preámbulo, titulado 'Comunidad Política. Reconocimiento de su identidad nacional', indica que "el nuevo estatus político para Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, como parte integrante de Euskal Herria, será la expresión jurídico-política de la voluntad democrática de un pueblo con identidad socio-cultural sostenida a lo largo de la historia".

Dicho 'pueblo' presenta "rasgos políticos propios", así como "una lengua -el euskera- y una cultura propias", así como "un sentido altamente compartido de pertenencia a una misma comunidad política, a una misma nación". De esa forma, se subraya que "el pueblo vasco es una nación porque así lo reconoce e identifica una mayoría de su ciudadanía y porque, además, cumple con todos los parámetros establecidos en el derecho comparado".

También se realiza una breve descripción sobre 'Euskal Herria', como "un pueblo con identidad propia" que está "asentado geográficamente sobre siete territorios que en la actualidad se encuentran políticamente articulados en dos estados -el español y el francés- y tres ámbitos institucionales diferenciados: la Comunidad Autónoma Vasca, que comprende Araba, Bizkaia y Gipuzkoa; la Comuidad Foral de Navarra, y el territorio gestionado por la Mancomunidad de Iparralde, conformado por Lapurdi, Zuberoa y Baxe Nafarroa".

El preámbulo acordado por el PNV y EH Bildu establece que el texto articulado de un eventual nuevo estatuto vasco "contemplará la posibilidad de establecer relaciones con la Comunidad Foral de Navarra y con los territorios vascos radicados en el Estado francés", siempre "desde el máximo respeto a la voluntad de las instituciones respectivas".

CONSULTA O REFERÉNDUM

La propuesta acordada en la Ponencia de Autogobierno establece que el nuevo estatus político al que pueda acceder Euskadi "se sustentará en la voluntad libre y democráticamente expresada por la ciudadanía vasca, tanto directamente, en distintas modalidades de consulta y/o referéndum, como a través de sus legítimos representantes", con un "acuerdo en el Parlamento".

El borrador de preámbulo contempla que "la voluntad del Pueblo Vasco, manifestada mediante la libre decisión de los ciudadanos de los territorios históricos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, y los Derechos Históricos que como tal le hubieran podido corresponder en virtud de su historia (según reza en la Disposición Adicional Primera de la Constitución Española y la Adicional única del Estatuto de Gernika), serán el fundamento y el vehículo para la elaboración de una nueva propuesta de estatus político".

En otro apartado del documento se establece que el titular de los Derechos Históricos "es el Pueblo Vasco", del que se afirma que su "identidad nacional" fundamenta "su reconocida realidad jurídico-institucional".

Además, se propone extender la interpretación de los Derechos Históricos "a nuevos niveles que posibiliten su profundización y el blindaje" del autogobierno vasco, y que todo ello "sirva de percha constitucional al Pueblo Vasco o Euskal Herria para configurar un nuevo modelo de relación con el Estado, bilateral, de respeto y reconocimiento mutuo, de naturaleza confederal".

LOS SOCIALISTAS, SOCIOS DE GOBIERNO DEL PNV, DENUNCIAN LAS "CATEGORÍAS CIUDADANAS"

Desde el Partido Socialista de Euskadi, socio de gobierno del PNV en el País Vasco, ya han denunciado que Urkullu y la formación abertzale establezcan "categorías ciudadanas en función de su identidad".

El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, critica que el texto aunque "pretende reconocer igualdad de derechos civiles y políticos para quienes tienen 'vecindad administrativa' en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, prevé una distinción expresa por razón de nacionalidad vasca".

"A mí me suena mucho, si no es exactamente igual, a aquellos primeros compases de discusión del llamado Plan Ibarretxe. Ese concepto fue uno de los que más ampollas levantó, que finalmente antes de la votación en el Parlamento Vasco fue retirado", ha señalado Pastor.

En declaraciones posteriores a la celebración de la ponencia de autogobierno vasco que se ha celebrado este miércoles, Pastor ha asegurado que los socialistas se oponen a las propuestas de bases relativas al preámbulo, aprobadas ahora por PNV y EH Bildu, así como al Título Preliminar elaborado por la coalición soberanista y que se someterá al parecer de las partes el miércoles de la próxima semana.

Los socialistas consideran que "sobrepasan el marco jurídico, establecen categorías ciudadanas en función de su identidad y soslayan la cuestión social, que queda como mero apéndice en el proceso de actualización del autogobierno".

"Sobrepasa el marco jurídico, en tanto que establece una nueva forma de relación con el resto del Estado que no está contemplada en el actual ordenamiento constitucional vigente, marco que debería respetarse en este proceso según el mandato expreso del Pleno del Parlamento del 26 de enero de 2017", ha añadido.

A su juicio, de esta forma, "no sólo se pretende reconocer una soberanía originaria plena a través de una interpretación unilateral de los derechos históricos, sino que se deja la puerta abierta a cualquier modificación posterior sin más límite que la voluntad mayoritaria de la ciudadanía, obviando el imprescindible marco legal en el que debe producirse".

Además, ha lamentado que se "establezcan categorías ciudadanas inaceptables para los socialistas porque, aunque pretende reconocer igualdad de derechos civiles y políticos para quienes tienen 'vecindad administrativa' en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, prevé una distinción expresa por razón de nacionalidad vasca".

El dirigente socialista afirma que, pese a que su partido es "consciente de que estas bases que está acordando la mayoría nacionalista de la Cámara pueden tener su traslación a todos y cada uno de los apartados que quedan pendientes de debatir, seguirá realizando sus aportaciones en los trabajos, aunque no estén siendo tenidas en cuenta hasta el momento, desde la convicción de que es posible contar con un Estatuto en el que coincida la gran mayoría y que haga un autogobierno más útil para el conjunto de la ciudadanía".

Por ello, desde su rechazo a estos primeros textos, el PSE-EE se "reserva" el derecho a que, cuando se culmine un único documento final de bases que se vaya a remitir a los expertos para la redacción del texto articulado, presente un voto particular, en el que se recojan sus "diferencias y sean también sometidas a la consideración de ese futuro grupo de trabajo".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
PNV y Bildu pactan crear una "nacionalidad vasca" en su nuevo estatuto independentista