• viernes, 22 de octubre de 2021
  • Actualizado 18:39

 

 
 

NACIONAL

Una nueva vida: los niños afganos se incorporarán en dos semanas a la escuela

La coordinadora estatal de acogida de CEAR, Áliva Díez, ha explicado que ha visto a los niños en buen estado de salud, sonrientes, agradecidos y poco habladores.

Un niño juega en un aula en la escuela infantil de mendillorri en el inicio del curso 2021/2022. MIGUEL OSÉS
Un niño juega en un aula en la escuela infantil de mendillorri en el inicio del curso 2021/2022. MIGUEL OSÉS

Los niños afganos llegados a España se incorporarán en apenas dos semanas a las aulas, lo que acelerará su adaptación al país, les ayudará a "proyectar su energía en el día a día, marcar rutinas" y relacionarse con sus semejantes, pese a desconocer el idioma y el impacto de dejar atrás su anterior vida.

La coordinadora estatal de acogida de la Comisión Española de Ayuda al refugiado (CEAR), Áliva Díez, que ha estado recibiendo y entrevistando a las familias en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid), explica que ha visto a los niños en buen estado de salud, muy sonrientes, agradecidos y poco habladores.

En estos momentos, como el comienzo de curso esta a la vuelta de la esquina, la escolarización es "hiper prioritaria" y, en general, no hay problemas y todos los menores acceden a colegios públicos.

En función de la comunidad autónoma, hay aulas de enlace -que dan apoyo de refuerzo cuando hay problemas de idiomas-, una fase intermedia donde arrancar antes de pasar a la clase ordinaria.

A nivel psicológico, "ayudan mucho esas rutinas, tener un calendario mínimo en el que proyectar tu energía en el día a día, porque la desazón de quedarte en un casa sin saber siquiera si salir, si jugar... eso perjudica la mente de cualquiera".

Donde hay dispositivos de acogida, CEAR ya ha hecho un trabajo previo con los colegios e institutos de la zona, con lo que los equipos directivos conocen "la coyuntura de aterrizaje de estos menores y suelen ayudar mucho a ese colchón inicial de las primeras semanas", explica Díez.

La adaptación de los pequeños suele ser muy rápido y aprenden el idioma, "no sé si correcto, pero sí la habilidad para hacerse entender. Nos sorprenden mucho los pequeños de Infantil y Primaria; el adolescente suele llevar un proceso mayor porque ya hay muchas cosas mezcladas: no es solo el idioma sino toda la ruptura con su rutina".

Muchos de sus padres o madres trabajaban para instituciones españolas y hablan nuestro idioma -desde intérpretes a chóferes, personal de seguridad, asistentes personales e ingenieros- y además algunos hablan inglés, con lo que sus hijos puede que no hablen español pero sí algo de inglés.

Al contrario de lo ocurrido con los niños sirios, muchos de los cuales vieron mucha violencia y antes de llegar a España estuvieron tiempo en campamentos tipo Lesbos, los pequeños afganos lo tienen más fácil porque han venido directamente sin tener que pasar por ese proceso.

Entre los ciudadanos afganos que han llegado a España hay tres perfiles: los que vuelan a EEUU, los que tienen visado europeo que tienen claro que el destino no es España, y los que piden asilo en nuestro país.

Entre estos últimos hay quienes se quieren quedar, pero también hay muchos que tienen contactos y familias en otros países europeos que quieren marcharse allí, y entonces los procesos son "más lentos porque hay una resistencia desde el primer momento", lo que influye a su vez en los niños.

A su llegada a Torrejón, explica Díez, los niños no hablan mucho y el principal interlocutor es el padre o la madre. "En general, los niños lo primero que manifiestan es alegría y sonrisa en cuanto les cubres lo más básico, pero lo que haya de fondo eso va a salir a partir de unos días después, eso no sale en los primeros momentos, tampoco en los adultos".

"Es un mecanismo de supervivencia: hasta que no estás en un lugar seguro tu cuerpo y tu mente no te permite hacer brotar el duelo mental que has podido vivir, eso empezará a salir ahora al cabo de una o dos semanas", explica la coordinadora estatal de CEAR.

Por otro lado, las doce universidades catalanas acogerán a estudiantes refugiados procedentes de Afganistán para que puedan retomar sus estudios en Cataluña.

Para ello, la Generalitat y el sistema universitario catalán están elaborando un plan de acogida cuyo objetivo es "dar respuesta a la vulneración de derechos fundamentales generada en la región y que afecta especialmente a mujeres y niñas, así como también a minorías especialmente vulnerables", según ha informado el Govern de la Generalitat. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una nueva vida: los niños afganos se incorporarán en dos semanas a la escuela