• jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 21:28

 

 
 

SUCESOS

Muere una familia con dos niños al incendiarse el local de un banco abandonado

La policía se acercó durante la madrugada al local alertada de una pelea.

Varios mossos d'Esquadra y bomberos trabajan en el edificio donde se ha producido un incendio con víctimas mortales, en la Plaza de Tetuán de Barcelona. 
Kike Rincón / Europa Press
Varios mossos d'Esquadra y bomberos trabajan en el edificio donde se ha producido un incendio con víctimas mortales, en la Plaza de Tetuán de Barcelona. Kike Rincón / Europa Press

Una pareja y sus dos hijos, de tres y un año de edad, han muerto este martes al incendiarse la oficina bancaria abandonada que ocupaban, una tragedia que ha hecho aflorar, en pleno centro de Barcelona, la precaria existencia que atenaza a los más vulnerables por la falta de techo y de papeles.

El incendio se ha desatado hacia las seis de esta mañana, por causas que los Mossos d'Esquadra están investigando, en un local ocupado del Eixample barcelonés en el que residía la familia fallecida junto al menos otras cuatro personas, que han resultado intoxicadas por inhalación de humo.

Cuando los servicios de emergencia han entrado en el local, una antigua sucursal bancaria propiedad de EVO Banco que había ido cambiando de titular con los vaivenes de la crisis financiera, han hallado a las cuatro víctimas mortales: un hombre pakistaní de 40 años con su pareja rumana, de 38, y sus dos hijos pequeños, que llevaban dos años en esa oficina precariamente reconvertida en vivienda.

De hecho, la familia estaba siendo objeto de seguimiento por parte del Ayuntamiento de Barcelona, que conocían su situación y les habían proporcionado alimentos y atención médica, así como escolarizado al hijo mayor fallecido y tramitado su padrón sin domicilio fijo, requisito imprescindible para acceder a prestaciones sociales.

La pareja llevaba más de una década residiendo en España pero sin conseguir permiso de residencia y trabajo, por lo que tenían que ganarse la vida recogiendo chatarra o, en ocasiones, mendigando en la misma puerta del local ocupado, que, ha precisado el ayuntamiento, mantenían en las mejores condiciones de habitabilidad posibles.

Además de la familia fallecida, por la infravivienda calcinada iban rotando otras personas, que en su mayoría rechazaban la atención de los servicios sociales y cuya actitud había suscitado quejas vecinales, lo que había obligado a los Mossos a intervenir en repetidas ocasiones.

De hecho, horas antes de iniciarse el incendio, los Mossos d'Esquadra acudieron al local para mediar por una discusión que derivó en una pelea en el interior de la vivienda, tras la que uno de los grupos enfrentados ha acabado marchándose, una vez la policía procedió a identificarlos.

Ese es uno de los elementos que tiene en cuenta la policía en su investigación sobre las causas del incendio, ya que aunque no descarta que haya podido ser accidental, mantiene abiertas todas las hipótesis.

Los agentes han inspeccionado la instalación eléctrica por si un cableado defectuoso pudo dar pie al incendio, aunque, según el Ayuntamiento de Barcelona, el pasado mes de octubre se comprobó que la familia no tenía pinchada la luz a la red eléctrica y que el suministro funcionaba a una potencia adecuada.

El local incendiado, ajeno a las miradas de los numerosos transeúntes que cruzan a diario esa zona de oficinas y viviendas de clase media del Eixample, consta como ocupado desde enero de 2020 y sus propietarios presentaron denuncia a los pocos días de tener noticia del allanamiento.

La finca estaba incluida en el informe sobre naves y espacios ocupados que los Mossos d'Esquadra elaboraron a raíz del incendio que en diciembre de 2020 provocó dos muertes y 19 heridos en una nave industrial de Badalona donde vivían inmigrantes de origen africano.

De hecho, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que se ha desplazado al lugar del incendio, ha corroborado que en la ciudad se han extendido las ocupaciones de entidades bancarias abandonadas por parte de personas sin techo que viven sin las mínimas condiciones.

En ese sentido, ha advertido que la emergencia habitacional es un fenómeno que debe ser abordado por todas las administraciones, en la misma línea que el Govern, cuya portavoz, Patricia Plaja, ha asegurado que la Generalitat y el Ayuntamiento están "trabajando de manera coordinada" para abordar las causas de fondo, que "son multifactoriales y deben ser tratadas desde todos los ámbitos".

Por su parte, el Síndic de Greuges de Barcelona, David Bondia, ha reclamado "acciones decididas" y "colaboración entre todas las administraciones involucradas" para garantizar que todo el mundo pueda acceder a una vivienda digna y a los suministros básicos.

Las entidades sociales, entre ellas la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), el Sindicato de Inquilinas y la Alianza contra la pobreza energética, mantienen sin embargo que las víctimas mortales del trágico incendio "eran evitables".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Muere una familia con dos niños al incendiarse el local de un banco abandonado