PREMIUM  SUCESOS

Macabro hallazgo en un equipaje encontrado en Barajas: escondían los cadáveres de un mono y dos pangolines para ser comidos

La Guardia Civil localizó a la propietaria de la maleta: una viajera procedente de Malabo que volaba con destino Bilbao.

Un mono preparado para comer descubierto en un equipaje intervenido a una pasajera en el aeropuerto de Barajas. GUARDIA CIVIL
Un mono preparado para comer descubierto en un equipaje intervenido a una pasajera en el aeropuerto de Barajas. GUARDIA CIVIL  

Los agentes de la Guardia Civil que trabajan en la operación 'Thunderbird' para combatir los delitos contra la flora, la fauna y los recursos forestales, se han llevado una sorpresa al registrar una maleta en el aeropuerto de Barajas: han encontrado los cadáveres de un mono y dos pangolines preparados para ser comidos.

El macabro hallazgo se produjo al revisar la maleta de una viajera procedente de Malabo. La pasajera que los trasladaba había realizado una primera escala en Casablanca y se dirigía a Bilbao; al percatarse de la presencia de los agentes abandonó su equipaje en las instalaciones de la terminal aérea.

Los animales muertos estaban envueltos en camisas y otras ropas, eviscerados y pelados. En concreto se trata de un primate, posiblemente un mono colobo, y dos pangolines. Al parecer, estos animales habían sido preparados para ser vendidos y destinarse al consumo humano.

La Guardia Civil localizó minutos después a la propietaria de la maleta, que ya había facturado su equipaje con destino Bilbao. La mujer fue denunciada por una infracción de las disposiciones del convenio CITES de protección de especies amenazadas. Al suponer un riesgo para la salud pública, la carne requisada fue destruida.

De confirmarse el destino de esta comida, se trataría de un nuevo caso del fenómeno clandestino llamado 'bushmeat' que consiste en aprovechar la carne procedente de animales salvajes, sobre todo de África, para el consumo humano. Los adeptos de este fenómeno no tienen en cuenta si se trata de especies protegidas.

Estos alimentos forman parte de la dieta diaria en algunas culturas y la emigración a otros países por parte de esos ciudadanos ha introducido esta nueva problemática. Como señalan los agentes involucrados en la operación 'Thunderbird', impulsada por Interpol, suele ser frecuente que cuando los emigrantes viajan a su país de origen, aprovechan para volver trayendo alguna de estas carnes en su equipaje.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Macabro hallazgo en un equipaje encontrado en Barajas: escondían los cadáveres de un mono y dos pangolines para ser comidos