• viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 09:01

 

 
 

SOCIEDAD

El gran engaño de Manel, que aseguró haber estado 35 años en coma: "Debí de cortarlo antes"

En su relato inicial contó que, a causa de un percance cuando trabajaba de electricista naval en Irak, su vida había quedado interrumpida desde los 22 hasta los 58 años.

El gallego Manel Monteagudo aseguró haber estado en coma 35 años, desde el día que cumplió 22 hasta los 58. EFE / Salvador Sas
El gallego Manel Monteagudo aseguró haber estado en coma 35 años, desde el día que cumplió 22 hasta los 58. EFE / Salvador Sas

José Manuel Blanco Castro, cuyo pseudónimo literario es Manel Monteagudo, ha pedido este viernes perdón, en declaraciones a TVE, por contar a varios medios comunicación que había estado 35 años en coma, y lo que dice ahora es que sufría "de 14 a 16 desmayos diarios".

En su relato inicial, ampliamente difundido en los medios de comunicación, ya en 2020 en la revista Terra de Outes en una entrevista concedida a su amigo de la infancia Xoán Mariño, este hombre contó que, a causa de un percance cuando trabajaba de electricista naval en Irak, su vida había quedado interrumpida desde los 22 hasta los 58 años, y que cuando finalmente despertó en 2014 pensó que seguía en el país asiático y en 1979, cuando sufrió el accidente.

En ese diálogo con Mariño, recogido en la citada publicación, habla de esos desvanecimientos que ahora menciona y de "frecuentes estados de inconsciencia" e incluso de "pérdida total de memoria", que resume en un "estado semicatatónico" con algún "momento de lucidez".

Este viernes, en declaraciones a La hora de la 1, ha vuelto a hablar de esos desfallecimientos y ha pedido disculpas por haber contado mal sus secuelas: "El que lo dijo mal fui yo y ya está".

"Debí de cortarlo antes porque esto se salió de madre, como coloquialmente se dice. Yo... en ningún momento mi pretensión era semejante cosa", ha zanjado en el exterior de su vivienda este gallego, que ya no se pone al teléfono, cuando ha sido preguntado por su supuesto coma durante 35 años.

"Admito y asumo toda la culpabilidad y acepto todo lo que ustedes me digan", "Cierto es que caí de seis metros" de altura, detalla sobre el accidente, y añade que estuvo hospitalizado en Irak. "¿Qué pasó? Que debido al accidente tenía todos los días, durante 35 años, de 14 a 16 desmayos diarios".

"Ojalá, de todo corazón lo digo, ojalá estuviese en coma, que por lo menos no le daba el trabajo que le di a mi mujer", ha añadido en sus declaraciones.

LA HISTORIA DE MANEL MONTEAGUDO

Hace unos días, Manel Monteagudo, un marino poeta gallego, contó a los medios de comunicación que había permanecido en coma durante 35 años, desde el día que cumplió 22 hasta los 58.

Durante su testimonio, el hombre aseguraba que odiaba dormir y que no se iba a la cama "hasta las dos". "Voy porque el cuerpo no aguanta", añadía para decir que si pudiera "no volvería a ella".

Según explicó, siendo muy joven, y ejerciendo el oficio de electricista naval, sufrió un fatal accidente. El 28 de febrero de 1979, día de su cumpleaños, mientras trabajaba en un mercante alemán en Basora (Irak), se subió a una escalera para reparar una pieza y, debido a un infortunio, acabó desplomándose desde una altura de seis metros.

El relato de este hombre continuaba 35 años después, el 15 de octubre de 2014, cuando, supuestamente, despertó del coma y se enteró de que se había casado sin dar su consentimiento con su novia de unos meses, que "sacrificó toda su juventud" por él, y que tenía dos hijas, ahora con 37 y 26 años, que nacieron mientras él estaba postrado en una cama.

LAS DUDAS

Las dudas sobre la veracidad del testimonio de Manel Monteagudo comenzaron a surgir cuando se supo que en la Consejería de Salud de la Xunta de Galicia desconocían dónde realizó este hombre su larga rehabilitación tras su regreso del coma.

En su relato, tan ampliamente difundido en los medios de comunicación como cuestionado en las redes sociales, eran numerosas las preguntas que surgían, a algunas de ellas pretendió darles respuesta públicamente y a otras pidió que no se reprodujeran por respeto, dice, a la que es su mujer.

Así las cosas, por lo que dijo y por lo que no, eran muchas las dudas que asaltaban al que escuchaba y al que leía, a los periódicos, radios y televisiones que se hicieron eco de esta noticia desde el inicio del verano, aunque ahora de manera más intensa.

La ley de protección de datos impidió acceder a su historia clínica, que él tampoco estaba obligado a entregar, por lo que la historia de su vida tras un incidente en un barco en Irak sólo podía ser apoyada por sus parientes, amigos de la infancia y por el círculo literario en el que se mueve este gallego.

Sin embargo, su testimonio ha acabado cayendo por su propio peso.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El gran engaño de Manel, que aseguró haber estado 35 años en coma: "Debí de cortarlo antes"