PREMIUM  TERRORISMO

Josu Ternera fingía ser un escritor venezolano, vivía en una cabaña y portaba 4.000 euros cuando fue detenido

Así era la vida del sanguinario etarra que deberá ahora dar cuentas ante las justicias francesas y españolas por todos sus actos terroristas. 

El sanguinario terrorista Josu Ternera, momentos antes de su detención en Francia.
El sanguinario terrorista Josu Ternera, momentos antes de su detención en Francia.  

Un pequeña cabaña, a casi 1.500 metros de altitud en los Alpes franceses, fue el último refugio de uno de los hombres más buscados de España, Josu Ternera, quien eligió este recóndito paraje para pasar lo más desapercibido posible.

Según se ha podido conocer, el jefe etarra se hacía llamar Bruno Martí, fingía que era un escritor venezolano y llevaba 4.000 euros en la mochila cuando fue detenido. 

José Antonio Urruticoetxea Bengoetxea, alias 'Josu Ternera', vivía solo en un refugio de montaña entre pistas de esquís en una zona cercana a la localidad de Saint Gervais les Bains, en los Alpes franceses, hacía deporte de forma continuada y llevaba en el momento de su detención 4.000 euros, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista.

Estas fuentes ponen en duda que 'Josu Ternera', de 68 años y uno de los máximos dirigentes de ETA, estuviera gravemente enfermo, aunque se están haciendo comprobaciones acerca de si recibía un tratamiento médico de forma puntual. El refugio tenía unas condiciones mínimas de habitabilidad y desde aquí, prácticamente a diario, salía a la montaña para realizar marcha. Los expertos creen que su delgadez se debe a esta razón.

En el momento de la detención en un aparcamiento de un centro médico en Sallanches a manos de agentes de la DGSI francesa y del Servicio de Información de la Guardia Civil que le seguían la pista, 'Ternera' trató de explicar en francés que se trataba de un error y, de esta forma, despistar a los agentes, aunque finalmente no ofreció resistencia y fue esposado.

No iba armado cuando fue sorprendido por la policía tras 17 años fugado de la Justicia, reclamado por causas pendientes tanto en Francia como en España. No obstante, la investigación está abierta y son las autoridades francesas las que liderarán diligencias policiales complementarias, entre las que se encuentra un registro a fondo del refugio donde se escondía el veterano terrorista.

Saint Gervais les Bains es una pequeña localidad de una zona muy concurrida para la práctica de deportes de invierno y a escasa distancia de las fronteras entre Francia, Suiza e Italia. Entre este municipio y Sallanches, donde fue arrestado, distan 11 kilómetros. 'Josu Ternera' se encuentra desde ayer en la prisión de Bonneville.

SU ÚLTIMA IMAGEN ANTES DE SER DETENIDO

Su aspecto, como prueba la fotografía publicada en esta noticia, del momento en el que fue detenido en el parking de un centro médico de Sallanches, muestra a un Urruticoetxea visiblemente desmejorado con respecto a las últimas fotografías suyas antes de fugarse en 2002, cuando era parlamentario por Euskal Herritarrok y evitó declarar en el Tribunal Supremo por ordenar el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987.

En el momento del arresto en la operación 'Infancia robada', en recuerdo de los niños asesinados por ETA, lucía una gorra y ropa deportiva, y también portaba una mochila y llevaba gafas. Estaba acompañado por un varón que fue interrogado y quedó en libertad.

Fuentes de la lucha antiterrorista investigan ahora cómo consiguió reunir los 4.000 euros, aunque subrayan que es pronto para sacar conclusiones. También destacan que 'Josu Ternera' era uno de los objetivos prioritarios, pero que ya se trabaja en detener a otros terroristas prófugos de la Justicia en tres líneas de investigación prioritarias, una vez derrotada ETA: los etarras con condenas pendientes, las acciones criminales sin esclarecer y mantener la "alerta ante la disidencia" de la banda terrorista.

Estas fuentes subrayan que los agentes del Servicio de Información vivieron con euforia la detención de 'Josu Ternera', ya que lo habían tomado como un desafío debido a los años que llevaban siguiéndole la pista al líder simbólico que le quedaba a ETA, sobre todo después de que tanto él como Soledad Iparraguirre, 'Anboto', pusieran voz al comunicado de la disolución de la banda terrorista el 3 de mayo de 2018.

Ahora los Servicios de Información están alerta porque no descartan que los entre 50 y 80 etarras aún prófugos de la Justicia puedan tomar medidas de seguridad para evitar su detención.

EL LUGAR DONDE VIVÍA

En la meseta de La Croix, a más de un kilómetro del remonte que en invierno trae hasta este espacio a esquiadores y alpinistas, se encuentra la vieja cabaña en la que el histórico dirigente de ETA se escondía, exponiéndose raramente a los pocos habitantes de esta estación.

El público afluye principalmente en el invierno para esquiar y en menor medida en verano para aprovechar su frescura y aire puro, comentaron a Efe trabajadores del remonte.

"En la temporada baja aquí no hay nadie", afirma uno de los empleados del remonte de Saint Gervais les Bains, apuntando a algunos de los chalets ubicados en los alrededores.

El centro poblado más cercano, con unos 250 residentes permanentes, es Saint Nicolas de Veroce, donde varios vecinos aseguran una y otra vez que no conocían al personaje cuya foto ha circulado y que corresponde a momentos antes de su detención.

Un vecino, que prefiere no dar su nombre y que afirma vivir desde hace poco en esa localidad, y su pareja, residente más antigua, sostienen que nunca habían visto al hombre responsable de atentados y asesinatos selectivos, aunque reconocen que "en los pequeños pueblos de montaña a veces pasan cosas extrañas".

"Me ha consternado saber que en nuestro pueblo vivía de manera clandestina un hombre como ese, un criminal", afirma una señora mayor, quien regresa a su chalet con el periódico "Le Dauphiné Liberé" bajo el brazo, que ha comprado en el centro de Saint Nicolas de Veroce y que muestra en su portada una foto de la víspera con Ternera subiendo al coche que le conduciría a prisión.

En el centro de Saint Nicolas de Veroce se construye un hotel de cinco estrellas de estilo alpino y sus obreros, igual que todos los habitantes consultados, aseguran a Efe nunca haber cruzado el camino de Ternera y menos haberle conocido.

Los vecinos en general se muestran conmocionados por la elección de su localidad como escondite del histórico dirigente etarra y repiten una y otra vez que todos son gente de bien y que les indigna que alguien que tuvo responsabilidad en un atentado que costó la vida de varios niños haya vivido cerca de ellos.

La ubicación del refugio que utilizó el dirigente separatista radical vasco, en un emplazamiento al que únicamente se puede llegar a pie desde una empinada ruta de montaña y cuyo acceso en invierno debe ser particularmente difícil por la nieve, muestra del aislamiento que buscaba Ternera.

Desde el portal de la cabaña donde residía Ternera se tiene una fabulosa vista de la localidad de Saint Gervais les Bains y a los Alpes, se respira tranquilidad y lo único que se escucha en esta primavera es el trinar de los pájaros.

En la entrada del refugio, construido en sólida madera oscura y cerrado a cal y canto, apenas hay señales de que alguien ha vivido allí: únicamente una vara de madera junto a un banco corrido en el que quizá el exlíder etarra se sentó en ocasiones para admirar el bello paisaje del apartado lugar.

El alcalde de Saint Gervais les Bains, que comprende en su jurisdicción a Saint Nicolas de Veroce, Jean-Marc Peillex, lamenta que su localidad "conocida en todo el mundo por el esquí y el turismo de montaña, sea el centro de la actualidad a causa de un personaje que ha utilizado las armas para matar".

"Es el justo fin de una historia y ahora podrá pagar por sus actos", continúa.

Peillex confirma que no se sabe el tiempo que Ternera vivió en su jurisdicción y que si pudo hacerlo ha sido en gran medida "porque la gente que vive aquí es acogedora y no se pregunta por el origen de los que llegan".

Para el alcalde este caso se ha convertido en "una lección, pues si alguien que tenía un pasado terrorista puede esconderse así en Francia, significa que también se pueden esconder terroristas modernos y que debemos preguntarnos sobre la forma en que nuestro territorio puede convertirse en escondite de gente peligrosa".

Las dependientas de la cercana panadería "Aux Petits Gourmands" confirman que en esta localidad hay mucha gente de paso, incluidos españoles que llegan para esquiar en invierno o para disfrutar de las termas en verano, lo que hace posible que la presencia de un extraño no llame la atención.

ESCLARECER ATENTADOS

Las asociaciones de guardias civiles han celebrado la detención en Francia del histórico etarra José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera, y han confiado en que contribuya a esclarecer alguno de los más de 300 crímenes de la banda aún sin resolver, dada la información de la que dispone.

Así, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha valorado la detención y ha reiterado su deseo de que la justicia "alcance a todos aquellos relacionados con cualquier acto de terrorismo".

Fuentes de esta asociación han recordado también a Efe que pese a que ETA ya no mate, los guardias civiles "todavía están lejos de poder llevar una vida normalizada en muchas localidades del País Vasco y Navarra".

Mientras, la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC), ha considerado el arresto como una buena noticia y es un ejemplo más de que las fuerzas de seguridad del Estado "jamás van a dejar de perseguir a todos aquellos que durante cincuenta años causaron dolor y muerte".

AEGC espera que sólo sea el primer paso para "llevar ante la justicia a todos los asesinos que aún siguen sin responder ante la por sus delitos" y añade que Josu Ternera "tiene los datos necesarios para esclarecer muchos de ellos porque él fue uno de sus ideólogos".

Por su parte, la Asociación pro Guardia Civil (Aprogc) ha subrayado que la detención demuestra que los agentes de este cuerpo "siempre cumplen con sus obligaciones, sin escatimar esfuerzos, días y noches de trabajo y sin atender a nada que no sea el cumplimiento estricto de la ley".

Aprogc opina que el arresto de Josu Ternera "contribuye a atenuar el dolor de muchas víctimas y lamenta que desde algunos sectores se haya llamado "héroe" al detenido y se haya dicho que contribuyó al final de ETA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Josu Ternera fingía ser un escritor venezolano, vivía en una cabaña y portaba 4.000 euros cuando fue detenido