PREMIUM  POLÍTICA

'No a Sánchez': el Congreso rechaza la investidura del candidato socialista a la espera de la segunda votación

Irene Montero (Podemos) ha emitido telemáticamente su voto negativo antes de su formación se decantase por la abstención y se ha sumado a los 170 noes.

 

El presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista, Pedro Sánchez, durante una de sus réplicas en la segunda jornada del debate de investidura. EFE/Emilio Naranjo
El presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista, Pedro Sánchez, durante una de sus réplicas en la segunda jornada del debate de investidura. EFE/Emilio Naranjo  

El Pleno del Congreso ha rechazado la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, que sólo ha sumado 124 votos a favor, los 123 del PSOE y el del diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), frente a los 170 'noes' de PP, Ciudadanos, Vox, Esquerra Republicana (ERC), Junts, Coalición Canaria (CC), Unión del Pueblo Navarro (UPN) y el de la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero.

Por su parte, el resto del grupo de Unidas Podemos, PNV, EH Bildu y Compromís se han abstenido.

Para ser investido en este primer intento, Pedro Sánchez tendría que haber sumado este martes al menos los 176 votos en los que está situada la mayoría absoluta, pero le han faltado 52 síes para esa cifra.

Así las cosas, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha convocado de nuevo al Pleno para el próximo jueves cuando se producirá una segunda votación en la que Sánchez ya sólo necesitará más síes que noes para ser investido.

LA ABSTENCIÓN DE PODEMOS EN BUSCA DE MOVIMIENTOS

La portavoz adjunta de Unidas Podemos en el Congreso, la navarra Ione Belarra, ha instado al PSOE a que "se mueva en estas 48 horas", el tiempo restante antes de la segunda votación a la investidura de Pedro Sánchez, para conseguir un Gobierno de coalición y ha destacado que la abstención de los diputados de la formación morada en la primera votación es "un gesto para facilitar las negociaciones".

"Es un gesto como llevamos haciendo estos dos meses en los que hemos hecho muchas renuncias", ha asegurado Belarra al término de la segunda jornada del debate de investidura después de recordar que el último que fue "el paso al lado" que dio su líder, Pablo Iglesias, el pasado viernes para tener un Gobierno de coalición "inminente".

Desde su punto de vista, el partido de Pablo Iglesias ha dado "todos los pasos necesarios para construir" un Gobierno de coalición, pero el Partido Socialista "no se ha movido nada", por lo que espera que "de aquí al jueves haya movimientos". "Hay cosas importantes en juego y nos gustaría negociar cuanto antes, no lo dejemos para última hora", ha añadido.

Al ser preguntada por el voto en contra de la número dos de Unidas Podemos, Irene Montero, que ha votado telemáticamente, Belarra ha indicado que en primera instancia Unidas Podemos iba a votar en contra, como ha hecho Montero, pero que después ha hecho una "reflexión colectiva" y ha decidido cambiar el voto "para facilitar las negociaciones". Por eso, ha asegurado que la diferencia de voto de Montero y Unidas Podemos este martes "ha sido una excepción".

EL PSOE PIDE "RESPONSABILIDAD"

Por su parte, el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, ha pedido este martes "altura de miras, generosidad y responsabilidad" a Unidas Podemos para que el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, resulte investido presidente del Gobierno en la votación del próximo jueves.

Después de perder la primera votación celebrada este martes, Simancas ha optado por "poner el acento" en la "oportunidad" que se brinda el jueves para "investir a un presidente del Gobierno" y "que se forme el gobierno que están esperando los españoles y de que empiece la legislatura".

Para ello, ha pedido a todos los grupos parlamentarios un ejercicio de "realismo, coherencia y responsabilidad". "No hay excusas", ha remarcado, que cree que este pacto no puede frenarse por ninguna "ambición personal ni colectiva" que rompa "tantas esperanzas" de los ciudadanos puestas en ellos tras las elecciones del 28 de abril.

En este sentido, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha defendido que las propuestas que están haciendo a Unidas Podemos son "razonables" y "respetuosas" y ha dado a entender que los socialistas han aceptado que la portavoz parlamentaria del partido morado, Irene Montero, ocupe una vicepresidencia.

Desde Podemos sin embargo han replicado que no aceptarían ese cargo porque la oferta se limita a un puesto "simbólico", sin contenidos, presupuesto y vacío de competencias ejecutivas de peso. "Ninguna de las políticas del Gobierno son decorativas", ha replicado Sánchez.

Mientras, Simancas ha pedido al resto de partidos en el Congreso que "no bloqueen" la investidura de Pedro Sánchez. "Que no bloqueen al Gobierno, la votación, a los españoles, a nuestra democracia", ha sostenido, que les ha emplazado a "hacerse a un lado" cuando "no hay alternativa" al candidato socialista.

El secretario general del Grupo Socialista ha remarcado que el jueves "solo hay dos alternativas: o que España tenga Gobierno o que España no tenga Gobierno, o que avance o que se bloquee". "Si representamos a los españoles tenemos la obligación de votar el jueves para que España tenga Gobierno y avance", ha insistido.

PPY CIUDADANOS: HABRÁ GOBIERNO CON "SEPARATISTAS" Y "EXTREMA IZQUIERDA"

Pese al afán de Sánchez en solicitarles su abstención, PP, Ciudadanos y Vox han cumplido el guión y han rechazado su investidura, al igual que UPN y Coalición Canaria.

Así pues, la portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas, ve "muy probable" que Pedro Sánchez saque adelante la investidura con el apoyo de Podemos y los partidos nacionalistas, a los que denomina como sus "socios naturales".

"Evidentemente Sánchez tiene muchas papeletas de formar gobierno, porque está muy cómodo con los pactos con separatistas y populistas", ha señalado Arrimadas este martes en una entrevista en EsRadio, recogida por Europa Press.

"El problema de verdad no es Iglesias o cualquier representante de Podemos, es Sánchez", ha subrayado Arrimadas, que rechaza cualquier negociación con el PSOE y no votará la investidura del Presidente en funciones. "No podemos hacer presidente a cualquiera y no haremos presidente a Pedro Sánchez", ha recalcado.

En este sentido, la dirigente de Ciudadanos ha reconocido que si Sánchez suma con sus "socios naturales" puede sacar la investidura, pero ha lamentado "cuál será el precio para España". Así, ha criticado la "desfachatez" del PSOE al pedirle a la formación de Albert Rivera su abstención en el primer debate de investidura.

Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha asegurado que el viraje de Podemos del 'no' de Irene Montero a la abstención de los demás diputados de Unidos Podemos en la primera votación de la investidura de Pedro Sánchez demuestra que "las cosas pueden cambiar en 48 horas".

"Parece que desde las 9 horas de la mañana que la señora Montero emitió su voto hasta las 14 horas, algo ha cambiado porque lo que era un 'no' esta mañana ha sido una abstención a las dos de la tarde", ha proclamado.

Además, García Egea ha recalcado que los ofrecimientos de Sánchez a PP y Ciudadanos a cambio de su abstención "era una farsa" y un "intento de blanquearse mientras en la habitación contigua estaba ofreciendo ministerios a Podemos".

En este punto, el secretario general del PP ha recordado que el jefe del Ejecutivo en funciones "decía que no iba a sentar a la extrema izquierda en el Consejo de Ministros" y, sin embargo, han visto "como ya han cedido".

"Ya se va a sentar por primera vez en la historia, Pedro Sánchez le ha abierto la puerta a la extrema izquierda y Podemos del Consejo de Ministros. ¿Para esto hacían falta 84 días? ¿Para esto hacía falta que estuviera sumido el país en una parálisis?", ha enfatizado.

ERC, EN CONTRA, MIENTRAS BILDU SE ABSTIENE

También se han sumado al 'no' finalmente los 14 parlamentarios con derecho a voto de ERC. Su propio portavoz, Gabriel Rufián, avisó a Sánchez de que no podría dar "por supuesta" su abstención, pese a que habían anunciado su intención de no bloquear un futuro gobierno.

Los que sí se han mantenido en su avanzada abstención, desmarcándose así de ERC, con la que tienen un acuerdo de colaboración en el Parlamento, han sido los cuatro diputados de EH Bildu. Y también han hecho lo propio cumpliendo lo anunciado los seis del PNV y el del Compromís.

La formación valenciana que gobierna en coalición con el PSOE y Podemos en su comunidad, está a la espera de poder cerrar un acuerdo con los socialistas en torno a un calendario para la reforma de la financiación autonómica.

De esta forma, Sánchez ha sumado este martes menos apoyos de los que consiguió en 2016, cuando se estrenó en una sesión de investidura. Entonces se presentó con un acuerdo con Ciudadanos bajo el brazo, lo que, en una primera votación le reportó 130 síes, 89 del PSOE y 40 de los naranjas.

Sin embargo, ahora ha concitado menos rechazo puesto que si hace tres años sumó 219 noes ahora esa cifra ha bajado a los 170. Las abstenciones han pasado de la única de Coalición Canarias en 2016 a las 52 actuales.

SEGUNDA VOTACIÓN, EL JUEVES

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha convocado de nuevo al Pleno para el próximo jueves a las 13.30 horas cuando se producirá una segunda votación en la que Sánchez ya sólo necesitará más síes que noes para ser investido.

Ese segundo intento de Sánchez no se materializará antes de las 14.25 horas, para que se cumplan las 48 horas que fija la Constitución que deben transcurrir entre las dos votaciones.

Con la votación fallida de este martes empieza a correr el plazo máximo de dos meses para la convocatoria de unas segundas elecciones generales en el caso de no se produzca una investidura exitosa en ese periodo.

En el supuesto de que Sánchez fracase en esa segunda votación y no se logre una alternativa viable antes del próximo 23 de septiembre, el Rey, con el refrendo de la presidenta del Congreso, disolverá las Cortes al día siguiente y convocará nuevas elecciones 47 días después, el domingo 10 de noviembre, las terceras en lo que va de año.

Esto es así porque los partidos acordaron en 2016, ante el riesgo de una segunda repetición de elecciones en plena Navidad, modificar la ley electoral para introducir una disposición adicional estableciendo que, en los casos de repetición de los comicios por falta de investidura, se acortaran los plazos del procedimiento electoral, bajando de 54 a 47 días.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'No a Sánchez': el Congreso rechaza la investidura del candidato socialista a la espera de la segunda votación