• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 13:24

 

 
 

NACIONAL

El líder del Frente Polisario sale desde Pamplona tras el conflicto diplomático con Marruecos

Ghali ha abandonado sobre las 21,30 horas el Hospital San Pedro en Logroño, donde estaba ingresado desde el 18 de abril, para ser tratado de COVID-19.

l líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali - STR/dpa - Archivo
l líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali - STR/dpa - Archivo

El secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, abandonará España esta noche en un avión oficial argelino desde el aeropuerto de Pamplona.

Ghali ha abandonado sobre las 21,30 horas el Hospital San Pedro en Logroño, donde estaba ingresado desde el 18 de abril, para ser tratado de COVID-19, según fuentes a las que ha tenido acceso Europa Press.

Su presencia en España, algo que el Gobierno de Pedro Sánchez ocultó a Marruecos, provocó la grave crisis con el país vecino y la avalancha de entrada de personas en nuestro país. 

El líder saharaui, que esta misma mañana ha declarado desde el hospital riojano, de forma telemática, ante la Audiencia Nacional, habría abandonado el centro hospitalario de forma discreta.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha asegurado que la "atención humanitaria" al secretario general del Polisario, Brahim Ghali, "ha concluido" y ha aclarado que saldrá en las "próximas horas y momentos".

"No tiene más sentido que permanezca en España. La atención humanitaria ha concluido", ha asegurado en una entrevista en TVE.

Declaración ante el juez

El secretario general del Polisario, Brahim Ghali, ha reivindicado a través de su oficina su decisión de "cooperar" con la Justicia española puesto que "no tiene nada que ocultar", confiado en que destapará "las falsedades, fraudes y las sórdidas manipulaciones que se hallan detrás de las infundadas acusaciones de los servicios marroquíes".

La Presidencia de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ha defendido el compromiso de Ghali con "la supremacía del Derecho y el apego a los principios de la justicia", horas después de que el líder del Polisario compareciese telemáticamente ante la Audiencia Nacional desde el hospital de Logroño donde permanece ingresado.

Según la RASD, las acusaciones se enmarcan en una "propaganda" que quiere presentar al verdugo como víctima, en alusión a Marruecos, al que ha acusado de recurrir a prácticas propias del Apartheid con el objetivo de "exterminar" al pueblo saharaui mediante engaños, dirigidos también "a la opinión pública internacional".

El Polisario considera que la colaboración con la Justicia de Ghali --sobre el que no pesan medidas cautelares de ningún tipo-- evidencia ante el "enemigo" que "no podrá seguir adulterando los hechos en todo momento, volviéndolos a su favor y en contra del pueblo saharaui".

La oficina de Ghali ha denunciado que son las autoridades marroquíes quienes siguen cometiendo abusos y les ha afeado que impidan "insistentemente" que la misión de paz de la ONU (MINURSO) incluya dentro de su mandato la vigilancia de cuestiones relativas a los Derechos Humanos y, en general, cualquier tipo de observación internacional.

De esta forma, ha añadido, los "territorios ocupados" se habrían convertido "en una cárcel colectiva sin ningún contacto con el exterior y en la que se cometen diariamente las mayores atrocidades contra una población indefensa".

"El régimen de ocupación marroquí no debe seguir pisoteando impunemente la legalidad internacional, condición que le ha permitido cometer atrocidades y le animará a seguir perpetrándolas", ha denunciado el Polisario, que ha instado al Consejo de Seguridad de la ONU a asumir su responsabilidad y "hacer frente a la barbarie, el chantaje y a la ley de la jungla".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El líder del Frente Polisario sale desde Pamplona tras el conflicto diplomático con Marruecos