SOCIEDAD

Expedientado un restaurante por atentar contra la dignidad de las camareras al hacer que enseñaran gran parte de su cuerpo

Inspección de Trabajo ve una infracción y considera que se presenta a las trabajadoras como un "reclamo sexualizado".

Camareras de Hooters ARCHIVO
Camareras de Hooters ARCHIVO  

Inspección del Trabajo ha concluido que la cadena de restaurantes Hooters incurre en una infracción a la "dignidad de las trabajadoras en el desarrollo de su actividad profesional" en su local, situado en Casteldefels (Barcelona), según el documento consultado por Europa Press.

De esta forma, da la razón al sindicato CC OO, que denunció a la empresa por ofrecer a las trabajadoras un vestuario de trabajo que implica enseñar gran parte del cuerpo y, en particular, zonas íntimas, ha recordado el sindicato en un comunicado.

El informe de Inspección del Trabajo considera que se presenta a las camareras como un "reclamo sexualizado", y no únicamente como una persona que está ejecutando una relación laboral.

En el local de la cadena de restauración norteamericana ubicado en el municipio barcelonés, las mujeres vestían este tipo de ropa, los hombres usaban camiseta naranja con el logotipo de la marca y un pantalón largo.

La Inspección de Trabajo asegura que no está "debidamente justificada" la selección del vestuario utilizado por las trabajadoras, ya que el puesto de camarero exige la atención al público, el conocimiento de los menús disponibles, servir y recoger mesas, tomar los pedidos, preparar algunas bebidas o cobrar a los clientes, entre otras cosas.

Por ello, considera la situación denunciada por el sindicato CC OO como "una infracción muy grave en materia de relaciones laborales", y ha extendido acta de infracción a la empresa.

"RECLAMO SEXUALIZADO DESPROPORCIONADO"

De hecho, la organización sindical manifiesta que Hooters es conocida en su país de origen como brestaurant o "restaurante de las tetas". En el transcurso de las actuaciones de investigación, la empresa comunicó que dejó de operar bajo la marca Hooters y que el establecimiento sería sustituido por otra marca de restauración.

El sindicato consideraba que se trata de una "falta grave contra el derecho de toda persona trabajadora al respeto de su intimidad, y a la consideración debida a su dignidad", alegando el artículo 4.2.e del Real Decreto Legislativo 1/1995.

La organización ha celebrado la resolución, porque "favorece la acción sindical para erradicar esta práctica discriminatoria y vejatoria contra las mujeres trabajadoras, al cosificarlas".

Ha lamentado que, desgraciadamente, esta práctica se da en sectores con atención directa al público, como son la restauración, la hostelería y el comercio, ferias y congresos, en las que el marketing de las empresas se basa en la relación laboral que utiliza el cuerpo de la mujer como un "reclamo sexualizado desproporcionado e injustificado".

CC OO llevó el caso a Inspección del Trabajo el 1 de diciembre del 2017 y pidió investigar las características de las condiciones laborales de la cadena estadounidense, tras su apertura en Casteldefels.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Expedientado un restaurante por atentar contra la dignidad de las camareras al hacer que enseñaran gran parte de su cuerpo