• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:22

 

 
 

SALUD

Un estudio cuestiona si los bares pueden prevenir eficazmente el riesgo de transmisión del Covid-19

El nuevo estudio es el primero del mundo que examina el funcionamiento de las medidas de Covid-19 en los locales.

Bares y terrazas en Pamplona tras la reunion del gobierno con la hosteleria para las nuevas medidas. MIGUEL OSÉS
Bares y terrazas en Pamplona. MIGUEL OSÉS

Un estudio de la Universidad de Stirling (Reino Unido) ha puesto en tela de juicio que los responsables de los bares puedan prevenir de forma eficaz y sistemática la transmisión del Covid-19, después de que los investigadores observaran los riesgos que surgían en los locales con licencia el verano pasado en Reino Unido.

La investigación, publicada en la revista científica 'Journal of Studies on Alcohol & Drugs', se llevó a cabo entre mayo y agosto del año pasado en una amplia gama de locales con licencia que volvieron a abrir después del confinamiento nacional, y que operaban bajo una orientación detallada del gobierno destinada a reducir los riesgos de transmisión.

Si bien los locales observados habían realizado modificaciones físicas y operativas al reabrir, los investigadores descubrieron que las prácticas eran variables y se observaron una serie de incidentes muy preocupantes, entre los que se incluía una estrecha interacción física entre los clientes y con el personal, que a menudo implicaba una intoxicación por alcohol y que rara vez era detenida eficazmente por el personal.

El nuevo estudio es el primero del mundo que examina el funcionamiento de las medidas de Covid-19 en los locales con licencia y sus conclusiones servirán de información a los gobiernos, los expertos en salud pública y los responsables políticos de Reino Unido y otros países a la hora de considerar el impacto de la pandemia en la hostelería y los riesgos de levantar las restricciones.

"Nuestro estudio exploró y observó las prácticas comerciales y los comportamientos de los clientes y el personal de los locales con licencia en el verano de 2020, con el fin de comprender si los riesgos de transmisión del Covid-19 podrían gestionarse, y cómo, en los entornos donde se sirve alcohol. Entrevistamos a los propietarios y representantes de los negocios antes de la reapertura para entender los retos a los que se enfrentaban. Cuando los pubs volvieron a abrir el pasado mes de julio, tras el cierre inicial en el Reino Unido, nuestro equipo visitó los locales para observar cómo funcionaban en la práctica las medidas gubernamentales diseñadas para reducir los riesgos de transmisión en los establecimientos de hostelería, incluyendo cualquier incidente que pudiera aumentar esos riesgos", explica la profesora Niamh Fitzgerald, directora del Instituto de Marketing Social y Salud de la Universidad de Stirling.

Los autores explican que las empresas expresaron su intención de trabajar de acuerdo con las orientaciones, pero había problemas comerciales y prácticos para hacerlo realidad. "Tras la reapertura, se observaron esfuerzos sustanciales para cambiar la disposición de los bares, que parecían estar funcionando bien en muchos locales, pero eran frecuentes los problemas, como el hecho de que el personal no llevara el equipo de protección personal, o con la gestión de los aseos, las colas y otros "puntos de pellizco". También observamos varios incidentes más preocupantes -entre ellos, clientes que gritaban, se abrazaban o interactuaban repetidamente de forma estrecha con varios hogares y con el personal- que rara vez fueron abordados por el personal", añade Fitzgerald.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que, a pesar de los esfuerzos de los operadores de bares y de las orientaciones del gobierno, persistían riesgos potencialmente significativos de transmisión del Covid-19 en al menos una minoría sustancial de los bares observados, especialmente cuando los clientes estaban intoxicados. "El cierre de los locales puede eliminar estos riesgos, pero también causar importantes dificultades a los propietarios de los negocios y al personal", reconocen los autores.

Reino Unido entró en cierre nacional el 20 de marzo del año pasado. En Escocia, se permitió a los locales con licencia reabrir los espacios interiores a partir del 15 de julio, con estrictas normas de seguridad para minimizar el riesgo de transmisión. Los locales que funcionaban con un límite de distancia física de un metro debían instalar la señalización adecuada, todos los clientes debían estar sentados, el personal debía llevar mascarilla y debían introducirse mejores medidas de ventilación y reducción del ruido. Tras un gran brote a principios de agosto relacionado con locales en Aberdeen, se estableció como requisito legal la recopilación de los datos de los clientes para el seguimiento de los contactos, y se reforzaron las orientaciones sobre las colas, la permanencia de pie y el servicio de mesa.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un estudio cuestiona si los bares pueden prevenir eficazmente el riesgo de transmisión del Covid-19