NACIONAL

La conmovedora esquela que un hombre escribió antes de morir y que ha emocionado a todo un pueblo

El hombre, enfermo terminal de cáncer, pidió a sus hijos que le ayudasen a redactar un escrito que sus conocidos no olvidarán.

Un cementerio en una imagen de archivo.
Un cementerio en una imagen de archivo.

Aunque Rafael Domíngez Collazo se fue, su voz sigue muy presente en O Viso, el pueblo de Pontevedra en el que residió hasta que un cáncer apagó su vida el pasado 30 de octubre a sus 65 años. 

Según informa La Voz de Galicia, antes de fallecer, este vecino decidió redactar una esquela de despedida que ha logrado conmover a todos los vecinos del pueblo. Fueron sus hijos quienes le ayudaron a escribir el texto ya que el avanzado estado de la enfermedad le impedía hacerlo con sus propias manos.

Rafael, natural de Vigo, había perdido hace unos años a su mujer, que falleció a los 58 años, víctima de una grave enfermedad. Según han relatado algunos vecinos de la localidad, este hecho le afectó profundamente. Sin embargo, en su peculiar 'carta de despedida', Rafael quiso enviar un mensaje esperanzador y lleno de positividad.

UN ESCRITO QUE RECUERDA A 22 PERSONAS

Con un "Hoy me reúno con mi compañera de vida" iniciaba su esquela, dejando claro que iniciaba una nueva etapa junto a su mujer. Después, hizo un repaso a su vida y agradeció a todas las personas que le acompañaron a lo largo de sus años en los "buenos y malos momentos". 22 nombres figuraban en la lista, desde sus dos hijos y otros familiares, hasta los compañeros de viaje que estuvieron junto a él en los los numerosos trayectos que realizó en barco cuando formó parte de la marina.

Como colofón final, Rafael ha concluido con un: "Ya nos veremos, pero no tengáis prisa, yo ya estoy con Mari".

El escrito reza así: "Hoy que me reúno con mi compañera de vida, no quería hacerlo sin despedirme antes de todos aquellos que nos acompañasteis durante nuestra vida, de todos aquellos que nos llenasteis de alegría y buenos momentos: de mis hijos Xurxo, Rafa, Álvaro, Beti y Eva; de mis hermanas Tere, Toñi, Fita, Ana y Chus y de mi hermano Javi. De mis sobrinos Leonor, José Luis, Raúl y Sandra. De las tías Teresa, Chelo, Ester, Manolita, Meluca, Merita, Albina y Salada. Me despido de mis amigos Os Pires y sus familias, Ángeles y Fernando, Ramón y Manoli, Claudio y Carmen. También de los buenos amigos que hice navegando, así como de los primos y de todos los que forman parte de nuestra familia. Muchas gracias a todos y todas por quererme como soy y por acompañarme en los buenos y malos momentos. Ya nos veremos, pero no tengáis prisa, yo ya estoy con Mari".

Su esquela no solo ha sido publicada en el citado diario gallego y ha tenido eco en otros medios, sino que ha sido colocada en el cristal del A Tenda de Concha, un bar-tienda que solía frecuentar los domingos. Rafael fue incinerado el pasado 31 de octubre.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La conmovedora esquela que un hombre escribió antes de morir y que ha emocionado a todo un pueblo