• martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 05:26

 

 
 

SOCIEDAD

Navarra es la comunidad que menos alivio fiscal brinda a los solteros con hijos a su cargo

España es el país que menos rebaja el IRPF a las familias contribuyentes con hijos.

Dos niños entran a la escuela. EFE.
Dos niños entran a la escuela. EFE.

El envejecimiento de la pirámide demográfica ha animado el debate sobre la importancia de aprobar políticas públicas enfocadas a favorecer la natalidad. Los impuestos juegan un rol importante en esta cuestión, ya que una mayor carga tributaria redunda en una reducción de la renta disponible de los hogares, lo que complica la sostenibilidad financiera de las familias.

Lamentablemente, los contribuyentes españoles que tienen hijos soportan una carga tributaria que supera holgadamente el nivel de impuestos vigente en otros países de la Unión Europea. De hecho, si analizamos la situación de los quince países más acaudalados de nuestro entorno, nos encontramos con que España es el país que menos rebaja los tributos a las familias. Así, aunque un contribuyente con un sueldo medio y dos hijos paga en España cinco puntos menos de fiscalidad directa que un declarante que no tiene descendencia, esta reducción se queda muy por debajo del resto de países de nuestro entorno. 

¿En qué Comunidad Autónoma conviene tener hijos desde el punto de vista fiscal?

En clave nacional, los hijos desgravan en el IRPF… pero de manera desigual dependiendo de la comunidad autónoma en la que resida el contribuyente. Hay una diferencia de hasta 842 euros anuales entre lo que tributa una persona con hijos a su cargo en Navarra y País Vasco.

Esta comparativa no es casual: el de Navarra es el gobierno que más impuestos cobra a las familias con hijos, mientras que el de País Vasco es el que les brinda un mejor trato. Si consideramos las diferencias entre las distintas autonomías, nos encontramos con que una renta bruta de 26.162 euros que tiene dos hijos a cargo se puede ahorrar hasta 2.335 euros si reside en el País Vasco.

En el caso de Navarra, las deducciones se limitarían a 1.493 euros. Si hablamos de tipos fiscales, la imposición directa observada en el caso de un contribuyente con dos hijos oscila entre el 32,37%y el 35,25%, mientras que ese mismo declarante se movería entre el 39,25% y el 39,64% si no tuviese descendencia. 

Si se desciende al detalle de los distintos regímenes fiscales autonómicos, vemos que las Islas Baleares y Madrid están aplicando unos mínimos por descendiente superiores a la normativa estatal en el caso del tercer y cuarto hijo. Son las únicas comunidades que siguen haciendo este tratamiento diferenciado, ya que Cantabria lo ha eliminado. Por otro lado, en Asturias Andalucía hay deducciones extra para las familias monoparentales, mientras que en Madrid se bonifica a aquellos contribuyentes que tienen dos o más hijos y no alcanzan un nivel mínimo de renta en sus bases imponibles. 

España, la menor rebaja de IRPF a las familias

El trato orientado a favorecer fiscalmente a las familias es especialmente pronunciado en los casos de Irlanda (-40,98%), Dinamarca (-27,35%), Luxemburgo (-24,52%), Reino Unido (-20,75%) y Holanda (-20,45%). También hay una rebaja superior al 10% en los casos de Austria (-15,73%), Italia (-15,63%), Alemania (-13,83%), Bélgica (-13,75%), Noruega (-11,71%) y Finlandia (-10,69%).

Por debajo se sitúan Portugal (-9,78%), Francia (-8,42%) y Suecia (-7,52%). 2 En consecuencia, España es el país europeo que otorga menos ventajas fiscales a las familias. Los cinco puntos de reducción de la fiscalidad directa que soporta un contribuyente con dos hijos se quedan tres veces por debajo de la media del -16,4% que se observa en los quince países analizados. 

Pero, al margen del tratamiento diferenciado entre contribuyentes sin descendencia y declarantes con hijos, ¿a cuánto asciende el esfuerzo fiscal directo que soportan los contribuyentes que tienen dos hijos a cargo? Para el caso español, hablamos de un tipo efectivo del 34,43%, solamente superado por el 36,75% francés y el 36,11% belga. Hablamos, por tanto, de la tercera mayor carga fiscal de los quince países europeos analizados. Por debajo de los niveles observados en España están Suecia (32,99%), Alemania (31,32%), Austria (29,05%), Finlandia (27,70%), Italia (26,74%), Portugal (25,17%) o Noruega (22,20%).

Un escenario más favorable para apoyar la natalidad nos lo encontramos en Holanda (11,61%), Dinamarca (9,09%), Luxemburgo (5,85%) y Reino Unido (5,65%). En el caso de Irlanda, la tributación efectiva se sitúa en el -18,85%, por lo que hablamos de un impuesto negativo. Esto quiere decir que no sólamente no se pagan tributos directos (en términos netos), sino que se reciben transferencias fiscales en forma de bonificaciones.

La tercera mayor carga fiscal

Pero, al margen del tratamiento diferenciado entre contribuyentes sin descendencia y declarantes con hijos, ¿a cuánto asciende el esfuerzo fiscal directo que soportan los contribuyentes que tienen dos hijos a cargo? Para el caso español, hablamos de un tipo efectivo del 34,43%, solamente superado por el 36,75% francés y el 36,11% belga.

Hablamos, por tanto, de la tercera mayor carga fiscal de los quince países europeos analizados. Por debajo de los niveles observados en España están Suecia (32,99%), Alemania (31,32%), Austria (29,05%), Finlandia (27,70%), Italia (26,74%), Portugal (25,17%) o Noruega (22,20%). Un escenario más favorable para apoyar la natalidad nos lo encontramos en Holanda (11,61%), Dinamarca (9,09%), Luxemburgo (5,85%) y Reino Unido (5,65%). En el caso de Irlanda, la tributación efectiva se sitúa en el -18,85%, por lo que hablamos de un impuesto negativo. Esto quiere decir que no solamente no se pagan tributos directos (en términos netos), sino que se reciben transferencias fiscales en forma de bonificaciones.

Por debajo de los niveles observados en España están Suecia (32,99%), Alemania (31,32%), Austria (29,05%), Finlandia (27,70%), Italia (26,74%), Portugal (25,17%) o Noruega (22,20%). Un escenario más favorable para apoyar la natalidad nos lo encontramos en Holanda (11,61%), Dinamarca (9,09%), Luxemburgo (5,85%) y Reino Unido (5,65%). En el caso de Irlanda, la tributación efectiva se sitúa en el -18,85%, por lo que hablamos de un impuesto negativo. Esto quiere decir que no solamente no se pagan tributos directos (en términos netos), sino que se reciben transferencias fiscales en forma de bonificaciones.

Conclusiones

Civismo defiende una reforma fiscal orientada a reducir el esfuerzo fiscal que soportan los contribuyentes españoles. En este sentido, la comparativa con Europa debe animarnos a reflexionar sobre la conveniencia de aprobar importantes reducciones de los impuestos directos para aumentar la renta disponible de los hogares y contribuir al desarrollo de las familias. Civismo también recomienda a los gobiernos autonómicos que sus competencias les permiten apostar por políticas diferenciadas que brinden una mejor fiscalidad a los contribuyentes. En este sentido, todo esfuerzo por reducir los impuestos autonómicos es bienvenido. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra es la comunidad que menos alivio fiscal brinda a los solteros con hijos a su cargo