SOCIEDAD

Empleadas y familiares de dos residencias de personas mayores piden test y la intervención de la UME

"Esto es un desastre, no nos da la vida y muchas se van a dar de baja voluntaria porque acaban destrozadas".

Residencia de personas mayores Adolfo Suárez en Madrid. Europa Press.
Residencia de personas mayores Adolfo Suárez en Madrid. Europa Press.  

Empleadas de la residencia de ancianos Adolfo Suárez de Madrid y familiares de residentes en el geriátrico Vitalia Home de Parla han reclamado este jueves la intervención de las autoridades por su "mala situación", la llegada de los servicios de desinfección de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de test para diagnosticar a internos y trabajadores.

En la primera de las residencias, de titularidad pública y situada en el madrileño barrio de Las Rosas, algunas de las empleadas han indicado a Europa Press que solo en el día de ayer murieron 9 ancianos, la mayoría con síntomas de coronavirus, entre ellas una mujer con 65 años y trastorno mental. Además, otros 60 mayores aislados por el mismo motivo, pero no hay test para poder identificar quién realmente tiene la enfermedad.

"Tampoco hay personal. Hay un montón de compañeras que están de baja y algunas ingresadas. Esto es un desastre, no nos da la vida y muchas se van a dar de baja voluntaria porque acaban destrozadas. Han denegado reducciones de jornada para cuidar a sus hijos u otras situaciones. Y así no pueden resistir mucho más", ha manifestado Ana.

Otras trabajadoras han confirmado que ya cuentan con mascarillas FFP2, equipos de protección y buzos para atender a las personas aisladas. "Seguimos teniendo miedo, ha habido muchos fallecimientos y creemos que el aislamiento no se está haciendo bien. Por eso pedimos a la Delegación de Madrid o a la Comunidad que intervengan", concluyen.

Por otra parte, familiares de la residencia Vitalia Home de Parla han pedido igualmente la presencia de la UME porque "aunque les dicen que llegarán al día siguiente, nunca pasa". Lo mismo ocurre con los test, que son necesarios para conocer el estado de salud de internos y trabajadores y así poder aislarlos mejor y contar con más personal.

Especialmente, critican que no puedan comunicar con sus familiares telefónicamente, ya que las visitas están "prohibidas" desde principios del mes de marzo. "Nos dicen que no pasa nada, que todo esta bien, pero no nos pasan a nuestra madre".

"Por eso nos acercamos a las puertas de la propia residencia, pero no nos dejaron pasar", ha indicado una familiar, que también se queja de que "jueguen" con los sentimientos de todos ellos cuando les prometen vídeos y luego no se los envíen.

Asimismo, denuncian que a día de hoy desconocen cuántos ancianos han fallecido y cuantos casos de enfermos de coronavirus hay en el geriátrico ni las condiciones de aislamiento. Respecto a los medios de protección, les han comentado que son escasos y que incluso vecinos de ese barrio de Parla se han organizado para confeccionar batas de plástico para el personal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Empleadas y familiares de dos residencias de personas mayores piden test y la intervención de la UME