PREMIUM  EDUCACIÓN

Las diez razones por las que Pokemon Go gusta a los profesores desde el punto de vista educativo

Un portal especializado en docencia recoge algunas de las estrategias didácticas que pueden trasladarse desde el juego hasta el aula.

Un joven juega a Pokemon Go en la calle. ARCHIVO
Un joven juega a Pokemon Go en la calle. ARCHIVO  

Pokemon Go se ha convertido en la aplicación de moda y en el juego por excelencia de este año 2016. Un pasatiempo que entretiene a mayores y pequeños, y precisamente eso ha propiciado que los docentes hayan centrado su atención en un reclamo lúdico tan potente.

Desde el portal especializado en educación Mundo Primaria, han realizado un exhaustivo análisis de las estrategias didácticas que subyacen en este juego para compartirlas con otros educadores que también las pueden encontrar de utilidad. Éste es su decálogo para encontrar la parte más formativa de un juego que ha causado sensación en todo el mundo.

1. Objetivos concretos

En primer lugar, el juego presenta un objetivo muy concreto fácil de entender por cualquier jugador: hay que buscar Pokemon por la ciudad y cazarlos. Esa es la primera de las claves pedagógicas de Pokemon Go: que el objetivo está definido de una manera muy concreta y es conocido por los participantes.

2. Metas a corto plazo y de poca dificultad

La segunda de las claves pedagógicas de Pokemon Go es que se trata de metas de consecución a corto plazo. Los Pokemon que hay que cazar, aparecen con cierta frecuencia en pantalla, lo cual aumenta la motivación y la dedicación. El objetivo no se logra al  cazar un número elevado de Pokemon, que sería un objetivo a más largo plazo, sino que de uno en uno, lo cual facilita su consecución.

En el plano educativo se podría aplicar esta clave del juego: presentar a los alumnos objetivos a conseguir a muy corto plazo y con un nivel de dificultad asequible. Es lo que técnicamente se llama “secuenciar la dificultad”. Por tanto, parece preferible presentar pequeños objetivos  a corto plazo, con un nivel de dificultad menor, que objetivos más amplios a medio o largo plazo.

3. Objetivos más exigentes

Aunque los objetivos principales son cazar los Pokemon, el juego presenta algunos objetivos más exigentes en algunos momentos. Es el caso de las Pokeparadas o de los Gimnasios. Son objetivos menos frecuentes, pero que tienen una motivación añadida para el jugador.

Esa podría ser otra de las claves pedagógicas de Pokemon Go. Intercalar objetivos más exigentes. Pero la mayor exigencia se trata de suplir con actividades más atractivas y con logros que permiten mejorar en el aprendizaje.

4. Obliga a salir a la calle

El juego de Pokemon Go ha conseguido algo que hasta ahora ninguna campaña a favor del ejercicio físico o contra el sedentarismo infantil había logrado: para jugar a Pokemon hay que salir a la calle. Ahora es más frecuente ver grupos de niños, de preadolescentes y adolescentes caminando juntos por la ciudad. No es un juego pasivo, obliga a salir, a caminar y a recorrer ciertas distancias.

El aprendizaje debe ser proactivo. Hay que hacer salir al alumno a la calle, a observar a recorrer, a contemplar a buscar. Pero también a “salir” en un sentido figurado, de manera que el aprendizaje no es algo que se recibe pasivamente, sino que hay que ir a buscarlo.

5. Refuerzo de pequeñas metas

Pokemon Go refuerza al jugador por la consecución de pequeñas metas de manera frecuente pero impredecible. El hecho de localizar en el plano un Pokemon es ya reforzante para los jugadores, el cazarlo y sumar puntos, encontrar Pokeparadas o incubar huevos.

El juego utiliza un programa de reforzamiento de razón variable, que suelen ser los programas más potentes y los que provocan más dedicación. También son, cuando se abusa de ellos, los que más adicción producen. Pero sin llegar a esos extremos, el proceso de enseñanza y aprendizaje debe plantearse también un sistema de reforzamiento similar. Que el que aprende reciba un refuerzo más o menos frecuente de su dedicación y de la consecución de pequeñas metas.

6. Se premia la dedicación

Pokemon Go también premia de diferentes formas la dedicación. Hay una relación directa entre la distancia recorrida y el logro de objetivos. Cuanto más se camine por la ciudad, más posibilidades tendrá el jugador de encontrar Pokemon.

Una de las claves pedagógicas de Pokemon Go aplicable a las situaciones de enseñanza aprendizaje, es reforzar y premiar la propia dedicación a la tarea. Y también que el alumno encuentre una correspondencia entre dedicación y el logro de ciertos objetivos.

7. Necesidad de colaboración

Pokemon Go obliga en determinados aspectos a jugar en grupo y necesitar la colaboración de los demás. Para muchos niños con dificultades de interacción social, Pokemon Go ha supuesto una oportunidad de salir a la calle y compartir el juego con otros iguales.

El aprendizaje es cooperativo, el que para conseguir ciertos aprendizajes y objetivos se necesita de la ayuda de otros iguales o de la propia familia, es la séptima de las claves pedagógicas de Pokemon Go.

8. Motiva para actividades menos atractivas

Los conocedores de esta aplicación sabrán que las Pokeparadas están situadas habitualmente en lugares emblemáticos desde el punto de vista histórico y cultural. Se encuentran en museos, monumentos, etcétera. Muchos niños han mostrado interés por visitar esos lugares por primera vez, gracias al juego de Pokemon Go.

Esa es otra de las claves pedagógicas de Pokemon Go que podemos aplicar a otras situaciones didácticas. Buscar incentivos para abordar objetivos y tareas que, en principio, no son atractivas para los alumnos.

9. Otras estrategias

El juego estimula y mejora, de manera indirecta otras habilidades cognitivas. Por ejemplo, Pokemon Go ayuda necesariamente a mejorar la orientación espacial. Puede ser una forma de estimular esta habilidad en niños que presentan dificultades. Lo mismo sucede con otras funciones ejecutivas, como pueden ser la planificación y la anticipación.

Esta novena clave pedagógica hace referencia a que los objetivos centrales de una actividad, implican la adquisición, mejora o estimulación de otras habilidades implicadas.

10. Disfrutar

Pokemon Go es un juego. Jugar va ligado siempre a disfrutar. Esa es la última de las claves pedagógicas de Pokemon Go: en cualquier aprendizaje, hay que procurar una dosis de disfrute o de satisfacción que lo haga realmente atractivo y motivador.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las diez razones por las que Pokemon Go gusta a los profesores desde el punto de vista educativo