SUCESOS

Acusan a la izquierda abertzale de tapar un caso de abusos sexuales a una camarera de una 'herriko taberna'

Los presuntos abusos sexuales habrían sido cometidos por un exedil de la izquierda abertzale, referente en la localidad donde sucedieron los hechos.

La Herriko Taberna de Zaruz. ARCHIVO
La Herriko Taberna de Zaruz. ARCHIVO  

El grupo de jóvenes Danba Gazte Asanblada de Zarauz (Guipúzcoa) ha denunciado públicamente esta semana los presuntos abusos sexuales por parte de un exedil de la izquierda abertzale del municipio a una joven de 19 años que trabajaba como camarera en la herriko taberna del municipio costero.

Estos presuntos hechos, ocurridos en diciembre, han sido dados a conocer por este grupo, así como por la propia víctima, antiguos trabajadores de la herriko taberna, militantes feministas y distintas personas del entorno de la agredida en un comunicado remitido al medio local Zarauzko Hitza.

En su nota, los remitentes consideran que ni los radicales de Sortu ni la directiva de la herriko taberna en la que habrían tenido lugar los abusos dieron una "respuesta correcta" a lo sucedido, al tiempo que los acusan de haber "tapado la agresión y proteger al agresor" para hacer prevalecer sus "intereses políticos y partidistas" sobre el "bienestar" de la mujer.

Según este comunicado, los hechos habrían tenido lugar en diciembre del 2019, en el bar del establecimiento, donde la chica fue presuntamente acosada durante "muchas noches" por este hombre, "de unos 40 años" y que es definido en el escrito como un "referente" de la izquierda abertzale en la localidad y antiguo concejal.

El episodio más grave relatado habría tenido lugar en una ocasión en la que, a última hora de la jornada, el hombre aprovechó para entrar en la barra y, supuestamente, infligirle tocamientos de índole sexual, hasta que uno de sus acompañantes puso fin a la situación.

Sortu de Zarauz ha respondido a estas acusaciones con otra nota, en la que explica que el presunto agresor fue "expulsado provisionalmente de los espacios de la izquierda abertzale", una medida que "sigue vigente".

PROTOCOLO INTERNO

El partido heredero de Batasuna sostiene que el protocolo interno "sigue en marcha", porque "la agresión se ha producido y eso tiene consecuencias", al tiempo que afirma que denunciará "cualquier agresión machista, tanto en el Arrano como en cualquier otro lugar, independientemente de que el autor de la agresión sea o no miembro de la izquierda abertzale".

Sortu se adhirió asimiemo a la concentración celebrada para condenar este hecho, a pesar de que considera que "pretende denunciar la propia gestión de la agresión", al tiempo que denuncia que algunas personas utilizan este caso para "manchar el nombre de la Asociación Arrano Elkartea y de la izquierda abertzale".

Este protocolo pretende implicar a la "comunidad" en el procedimiento, por lo que, en este caso, han participado "miembros de otros agentes de Zarauz, afectados de una manera u otra por este tema, incluidos los del movimiento feminista".

Tras conocer estos hechos, EH Bildu de Zarauz (coalición que engloba a Sortu, EA y Alternatiba) hizo público un comunicado a través de las redes sociales, en el que denunciaba la "agresión sexista ocurrida" en la localidad, mostraba su "apoyo y solidaridad" a la víctima, y anunciaba que seguiría "trabajando por un pueblo libre de agresiones, como hasta ahora", al tiempo que se sumaba a la concentración de repulsa.

"DOLOROSO E INACEPTABLE"

Por su parte, el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha tachado de "doloroso" e "inaceptable" que se acuse a Sortu de "ocultar" el presunto abuso sexual cometido por un exedil de la izquierda abertzale de Zarauz a una joven de 19 años.

Otegi se ha referido a este asunto en una entrevista en Euskadi Irratia, en la que se ha defendido de las acusaciones vertidas por la propia afectada y el colectivo juvenil Danba Gazte Asanblada de Zarauz, que acusaron a Sortu de "tapar" el caso y "proteger" al presunto agresor.

El líder abertzale ha considerado "muy injustas" estas críticas, tras lo que ha explicado que Sortu dispone de un "protocolo feminista", que establece que el denunciado queda "apartado" cautelarmente en un primer momento y que se activa un proceso que no tiene una orientación "punitiva", sino "reparadora".

Este protocolo interno indica que se debe hablar con la víctima, con el presunto agresor y con "la comunidad", y, en el caso de que el denunciado no acepte la aplicación de estas medidas, "se le expulsa" de la izquierda abertzale.

EJEMPLO DE JOSU JUARISTI

Otegi ha puesto el ejemplo de Josu Juaristi, cabeza de lista de EH Bildu para las elecciones europeas, que, en abril del 2019, fue apartado de la candidatura tras admitir que había mantenido "actuaciones inaceptables" con su expareja en el transcurso de una ruptura sentimental.

"En medio de una campaña electoral, apartamos de nuestra lista al candidato a Europa", ha recordado el coordinador de la coalición. "¿Cómo que nosotros escondemos qué?", se ha preguntado Otegi, que ha añadido que Juaristi ahora "está expulsado de la izquierda abertzale".

Respecto al caso concreto de Zarauz, el dirigente independentista ha dicho que no dispone de todos los datos, pero sabe que Sortu ha hablado con la víctima, con el agresor y "con la comunidad", pero el confinamiento por el Covid-19 "ralentizó todo", según le han comentado, por voluntad de la propia afectada.

"Yo sé quienes son las mujeres de la izquierda abertzale que se responsabilizan de eso y yo las creo", ha apuntado. "Veremos en este caso cómo van las cosas, pero a mí me resulta muy doloroso e inaceptable que se diga a la izquierda abertzale que, de alguna manera, esconde este tipo de casos, no es verdad, es muy doloroso. Nosotros, para eso, somos muy rigurosos", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Acusan a la izquierda abertzale de tapar un caso de abusos sexuales a una camarera de una 'herriko taberna'