SUCESOS

Daniel Montaño González, así es el presunto asesino del bebé de Vitoria

No tiene antecedentes, vivía con sus padres en Sevilla hasta 2014 y decía compartir piso con una brasileña, "su amiga especial".

Daniel Montaño durante una actuación con su antiguo grupo.
Daniel Montaño durante una actuación con su antiguo grupo.

Daniel Montaño González es el hombre acusado por la muerte de la niña Alicia. Nació en 1985 (30 años) en Sevilla, es hijo único y no contaba con antecedentes penales.

Hasta el año 2014 vivía en Sevilla en casa de sus padres, profesores jubilados, en el barrio de Triana y en 2014 se mudó a Vitoria para trabajar en la escuela de música de Vitoria. Tenía pareja formal en Sevilla aunque la relación se rompió cuando se mudó al País Vasco.

En Sevilla nadie se explica lo ocurrido. La última vez que visitó su ciudad natal fue en Navidad cuando comentó a algunos de sus amigos que compartía piso con una chica brasileña, una amiga «especial», aunque nada dijo de que estuviera embarazada o tuviera un bebé, según informa ABC Sevilla.

Según cuentan personas cercanas a él se marchó pronto porque el 5 de enero tenía que actuar en las cabalgatas con la banda de música de Vitoria. «Estaba contento profesionalmente hablando porque estaba cubriendo de forma interina una plaza en el conservatorio de Vitoria. Se le veía orgulloso», indican sus compañeros de carrera, quienes no obstante apreciaron un cambio en su comportamiento en Navidad. «Le notamos cosas raras en cuanto a su comportamiento. Decía cosas surrealistas», afirman.

VIDA PROFESIONAL

Según la página web de la Asociación Sevillana para la Educación Musical (Asspem), «comienza sus estudios musicales en la especialidad de saxofón a los 9 años en el Conservatorio Profesional Cristóbal Morales, continuándolos desde 2005 hasta 2009 en el Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo, donde se licenció en Música instrumental obtuvo la «calificación de sobresaliente en su especialidad».

Durante su formación musical realizó cursos de perfeccionamiento instrumental en el Conservatorio Superior Manuel Castillo y en 2010, tras superar las pruebas de ingreso, fue admitido en el curso de Experto Universitario en Interpretación Instrumental en la especialidad de saxofón por la Universidad Internacional de Andalucía, «recibiendo clases por los más importantes saxofonistas clásicos del momento».

Dentro de su educación, el acusado señala dice en una red social profesional que no sólo tiene formación por la Universidad de Sevilla, sino también por la Universidad Pablo de Olavide, donde hizo entre 2009 y 2013 un máster en Educación Secundaria (CAP) que le habilitaba para dar clases, así como un máster en interpretación musical y otro de experto en e-learning.

Según su currículum vitae, desde enero de 2005 es profesor de música en la Asociación Sevillana para la Educación Musical (Asspem), aunque en esa academia privada afirman que no trabaja con ellos desde hace tres años. «Lo último que supimos es que se marchó al País Vasco a trabajar», indican en ese centro, que no registró ninguna queja o denuncia de alumnos o padres de alumnos por abusos sexuales o comportamiento anormal. Allí, D.G. M. asegura que se ocupó de tareas de «dirección y gestión», además de dar clases como profesor de «lenguaje musical, historia de la música, saxofón y piano».

En cuanto a su actividad artística, pasó por el cuarteto de saxofones «Elisium», el Emsemble de saxofones del Conservatorio Superior Manuel Castillo, y colaboró con la Orquesta Joven del Aljarafe en 2016 en el Teatro Centro de Sevilla y con la Banda Filarmónica «Nuestra Señora de la Oliva», según la Asociación Sevillana para la Educación Musical.

Mientras continuaba con su formación y antes de irse a Vitoria, fue profesor de saxofón en la Escuela Municipal de Castilleja de Guzmán (Sevilla) y de lenguaje musical e instrumento en otras escuelas musicales. No consiguió plaza en la última oposicion convocada por la Junta para dar clase en alguno de los conservatorios de la Comunidad Autónoma, según añadieron los amigos. Por ello, probó suerte en el norte de España.

SU VIDA EN VITORIA

Cuando llegó a Vitoria se presentó a cuanta Oferta Pública de Empleo salió, llegando a lograr una plaza de celador en Aragón, plaza que rechazó porque, según quienes le conocen, su pasión siempre fueron las corcheas y los pentagramas. En la actualidad ocupaba una plaza de funcionario interino en elconservatorio Jesús Guridi, en la escuela de Música de Salvatierra, y en la banda municipal de Vitoria. El lunes no se presentó a trabajar, por razones obvias, y al no acudir a su puesto de trabajo hubo que llamar a un suplente. Nadie de su entorno se explica qué pudo pasar por la cabeza de este sevillano «reservado, algo raro y que casi nunca miraba a los ojos cuando te hablaba». «Últimamente se le veía muy raro, algo loco», dicen allegados de Vitoria, que atribuyen ese comportamiento al temor a perder su plaza de funcionario interino.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Daniel Montaño González, así es el presunto asesino del bebé de Vitoria