PREMIUM  SUCESOS

La versión, paso a paso, de Ana Julia Quezada: "Nos peleamos por un hacha y de la rabia le asfixié"

Ana Julia Quezada, que ha confesado todo comenzó cuando se topó con el pequeño Gabriel jugando solo en la calle.

Ana Julia Quezada durante una de las búsquedas del niño Gabriel al que, según ha confesado, ella misma mató durante una discusión. EFE
Ana Julia Quezada durante una de las búsquedas del niño Gabriel al que, según ha confesado, ella misma mató durante una discusión. EFE  

La versión de Ana Julia Quezada, asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz, sigue dando de qué hablar. Y es que, este miércoles se ha podido saber con todo lujo de detalles la coartada que sostiene la detenida, al haber sido difundida en el programa Espejo Público.

Quezada, detenida este pasado domingo cuando se disponía a entrar con el cuerpo del pequeño en el garaje de su residencia en Vícar (Almería), ha relatado que, el 27 de febrero, día de la desaparición de Gabriel, ella había salido de casa en el coche y se topó con el niño. "Estaba solo en un camino de tierra jugando con un palito. Entonces le dije: hombre si estás solo vente conmigo. Voy a la finca. El se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar", ha señalado.

"Él se quedo fuera jugando. En un momento dado me asomé y le vi con un hacha. Entonces le dije: Pero ¿Qué haces jugando con un hacha? El  me insultó, yo le intenté quitar el hacha y él me dijo: tú no eres mi madre, tu no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca. Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final, con la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca", ha continuado.

"Cuando estaba muerto me di cuenta de que tenía un problema importante. Saqué un paquete de tabaco y me fumé un cigarro.  Y estuve pensando que no quería hacerle daño a Ángel así que decidí que lo mejor era enterrarlo. Cogí una pala y lo enterré. Así el no sabría nunca lo que habría pasado", ha agregado Quezada.

Para concluir, Quezada ha detallado que se llevó la ropa del pequeño a casa de la Abuela de Ángel. "La escondí en casa de la abuela de Ángel. Si coloqué la camiseta en los juncos fue para despistar. Bueno, días más tarde cogí lo que quedaba de ropa de Gabriel y la tiré en un contenedor de vidrio en frente de un hotel. Al final vine a buscar el cadáver porque me dijeron que les entregase la llave y me puse nerviosa", ha apostillado a modo de punto y final.

Ana Julia Quezada, va a pasar este miércoles a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería tras haber confesado ante los investigadores de la Guardia Civil y sus abogados que mató en la finca de Rodalquilar a Gabriel Cruz.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La versión, paso a paso, de Ana Julia Quezada: "Nos peleamos por un hacha y de la rabia le asfixié"