• lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 01:19

 

 
 

SUCESOS

Auxilian a un anciano que esperaba un bus de madrugada: "No quiero perder la cita para vacunarme"

Los policías le prestaron ayuda porque no llevaba ropa de abrigo, aunque el hombre no quiso regresar a casa por temor a "quedarse dormido".

Una parada de autobús en una calle de madrugada. ARCHIVO
Una parada de autobús en una calle de madrugada. ARCHIVO

Agentes de la Policía Local de Lugo han auxiliado a un octogenario que esperaba un autobús de madrugada para ir al hospital porque tenía miedo de dormirse en casa y perderse la cita para vacunarse.

Según ha relatado la Policía Local, sobre la 1,45 horas del pasado 18 de noviembre una patrulla del Grupo Operativo Nocturno de la Policía Local de Lugo observó en la calle Montero Ríos a un hombre de avanzada edad que caminaba con dificultad.

Con el fin de comprobar que se encontraba en buen estado, indican las mismas fuentes, los agentes se entrevistaron con esta persona, de 89 años, quien les manifestó que esperaba el bus urbano para que lo llevase al HULA con el fin de recibir una dosis de la vacuna contra la Covid.

Los policías le prestaron ayuda porque no llevaba ropa de abrigo y "la temperatura era muy baja", destacan las mismas fuentes. El hombre les dijo que no deseaba volver a su domicilio porque tenía "miedo a quedarse dormido y perder la cita", por lo que quería permanecer en la parada del autobús hasta que pasase uno que lo llevase al hospital.

La patrulla realizó investigaciones y no constaba que esta persona pudiera estar desaparecida, por lo que convencieron al octogenario para que les acompañase al HULA, donde podía esperar a vacunarse. Finalmente, fue llevado al hospital y quedó al cuidado de personal sanitario para la realización de una exploración médica, han concluido las mismas fuentes municipales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Auxilian a un anciano que esperaba un bus de madrugada: "No quiero perder la cita para vacunarme"