PREMIUM  SUCESOS

Un antiguo detective secuestra a una mujer y la encierra en un piso por una operación mobiliaria fallida

Insultó y golpeó en la cara a la mujer y junto a un amigo la "metieron" en la trasera de un vehículo alquilado, que conducía el exdetective.

Imagen de archivo de unas manos atadas. ARCHIVO
Imagen de archivo de unas manos atadas. ARCHIVO  

La Sección 21 de la Audiencia de Barcelona juzgará a partir del próximo martes al antiguo detective de Método 3 Julián Peribáñez y a otras tres personas por presuntamente secuestrar a una mujer a la que reclamaban una deuda de 25.000 euros por una operación inmobiliaria fallida en 2013.

Peribánez y los otros tres acusados se enfrentan a una petición de condena de la Fiscalía de ocho años de cárcel por un presunto delito de secuestro, la prohibición de aproximarse a la víctima a menos de un kilómetro hasta diez años más a la condena, y de indemnizarla con 8.000 euros.

Además, el Ministerio Público pide condenar a una multa de 480 euros al principal acusado, con quien la víctima había hecho el negocio inmobiliario, por una falta de lesiones al haberle propinado un puñetazo.

Según el relato de la Fiscalía, los hechos se remontan al 29 de julio de 2013, cuando un acusado, Moisés C.V., llamó a la víctima para reclamarle 25.000 euros que le había entregado en concepto de intermediaria para una operación inmobiliaria.

En la conversación acordaron ir al despacho del responsable de la operación para comprobar la situación de la misma, descubriendo que había sido desahuciada y que no lograban contactar con dicha persona.

Entonces, este procesado insultó y golpeó en la cara a la mujer, siempre según la fiscal, y junto a Peribáñez, que estaba con él, "metieron" a la mujer en la parte trasera de un vehículo alquilado, que conducía el exdetective.

"ENCERRADA"

Desde las 19 horas del 29 de julio los acusados mantuvieron a la mujer bajo custodia, en un piso de Julián Peribánez en Gavà (Barcelona) y en otro inmueble del procesado Iván G.P. en El Prat de Llobregat (Barcelona), "lugares donde la víctima estuvo encerrada y privada de su libertad ambulatoria", afirma la fiscal.

Durante su cautiverio, según el relato de la fiscal, los procesados le dejaron usar su móvil para hacer gestiones para conseguir el dinero que le exigían para liberarla, y durante este tiempo la cuñada de la mujer envió 3.000 euros por giro postal, y un amigo del marido otros 491,85 euros, que ahora la fiscal reclama.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un antiguo detective secuestra a una mujer y la encierra en un piso por una operación mobiliaria fallida