PREMIUM  PATINAJE

Ioseba Fernández, el navarro "autodidacta" que corona el mundo y bate récords del patinaje de velocidad

Un reportaje de LaLiga4Sports analiza la trayectoria del patinador navarro, que acaba de ganar un nuevo campeonato del mundo de 100 metros sprint y ha establecido el récord mundial.

El patinador Ioseba Fernández. Foto web rollerenlinea.com
El patinador Ioseba Fernández. Foto web rollerenlinea.com  

La historia de Ioseba Fernández (22-10-1989) es la de alguien que ha sido capaz de superar el temor por competir, la dureza de ser doblado y quedar último para crecer y trabajar minuciosamente para acabar siendo la referencia en el patinaje en velocidad

El patinador navarro ha logrado a principios de mes su cuarta medalla de oro en 100 metros sprint en el Campeonato del Mundo disputado en Holanda, donde en las pruebas previas además ha establecido el nuevo récord mundial: 9.68 segundos

Cuatro mundiales y nueve europeos son sus mayores triunfos. Un palmarés único para un patinador que reconoce, en un reportaje de LaLiga4Sports, que su primer gran triunfo fue poder acabar una carrera sin ser doblado

"Estuve una temporada entera en la que me doblaban en todas las competiciones, y en la última o penúltima carrera fue en la pista de Antoniutti que tiene 435 metros. Es la misma distancia la que competíamos pero muchísimas menos vueltas, entonces en esa carrera a mí no me doblaron y terminé muy contento. Lo recuerdo como mi primer gran paso o mi primera victoria", recuerda Fernández.

Antes, el navarro ya había superado otra gran barrera para poder competir: "Mis padres me llevaban a todas las competiciones y no salía a ninguna, me daba vergüenza o pánico. Recuerdo que en la última competición de la temporada, yo me presentó en la línea de salida y 15-20 metros más adelante me metí entre dos coches y me quedé escondido. Esa fue mi primera competición". 

Años después, superados esos baches, el patinador ha logrado llegar hasta lo más alto del patinaje de velocidad, consiguiéndolo además de manera autodidacta, sin entrenador.

"Por diferencias de opiniones con los entrenadores, vi que el camino pasaba por continuar yo solo de alguna manera. Aunque no tenía entrenador como tal de patinaje, sí tenía preparador físico con Iñaki Domínguez. Pero tuve unos años un poco autodidacta y no me fue mal", comenta Fernández.

"En aquellos años metía muchas horas delante del ordenador, viendo vídeos, analizando a los cinco patinadores que estaban por delante. Es un poco más difícil cuando llegas a ganar porque ya no tienes a quien copiar", asegura entre risas. 

En esos momentos no cuenta con el que es gran apoyo actualmente tanto fuera como dentro de la pista, su mujer Ana Llorens."A día de hoy ella es mi entrenadora. Es muy técnica, se fija en todos los detalles, hacía gimnasia y todo lo tenían que cuidar al milímetro, eso aplicado a lo que hago ha dado sus frutos. Además de los aspectos técnicos, psicológicamente ha hecho que yo afronte los campeonatos de una manera totalmente diferente", valora el patinador.  

Por su parte, Llorens explica que "a veces necesita una persona de fuera que le diga hoy estás bien o estás más pendiente de ganar que de patinar... Tampoco me considero que sepa mucho, simplemente intento prestar mucha atención en cada detalle suyo". 

Además, cuenta con el apoyo del Centro de Estudios, Investigación y Medicina del Deporte (CEIMD). "Ellos dicen 'no somos tu entrenador' pero la etiqueta de entrenador es un nombre. Es mi mayor respaldo, mi mayor aval y lo que me hace estar seguro de que lo que entreno en la pista cada día es lo que más me acerca a mí objetivo", remarca Fernández. 

NUEVAS BARRERAS SUPERADAS: LAS LESIONES

Ana Llorens reconoce que hace dos años, Ioseba pasó por su momento más duro. "Venía de estar muy fuerte, de ganar un Mundial, y se lesionó. Dos días antes del Europeo, en un entrenamiento, se rompe el aductor 10 centímetros y en dos meses tenía el Mundial. Le dijeron que se olvidase que no podría hacer nada", comenta. 

"Fue muy duro porque ahora se dedica al patinaje, entonces los ingresos dependen de los campeonatos, su subvención depende de si consigue o no medallas en el Europeo y en el Mundial, veía que iba a ser un año en blanco", explica Llorens. 

Sin embargo, llegó al CEIMD y con el plan de trabajo específico y una recuperación milagrosa llegó a participar en ese Campeonato del Mundo y conseguir una medalla de plata. 

Pese a este triunfo, a los meses de volver a entrenar se encontró con otro varapalo, esta vez en la espalda. "Fuimos al médico y le dijeron que dejara el patinaje porque poco se podía hacer, que había una medio operación que podía hacerle bien o no hacerle nada... Él salió diciendo que aquí se acababa todo, pero se operó y todo fue bien", comenta Llorens. 

Ahora, tras superar estos nuevos baches, Fernández ha conseguido volver a repetir triunfos y seguir en lo más alto


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ioseba Fernández, el navarro "autodidacta" que corona el mundo y bate récords del patinaje de velocidad