PREMIUM  CICLISMO

Destello del equipo Lizarte con el catalán Roger Adriá en el Giro d’Italia sub23

“Para mí no ha sido una sorpresa”, reacciona el ciclista del Lizarte. “Sabíamos que teníamos opciones de disputar esta etapa:

Roger Adriá en acción con el Lizarte. Foto Óscar Matxín.
Roger Adriá en acción con el Lizarte. Foto Óscar Matxín.  

Las carreras de categorías inferiores tienen un rasgo que las distingue de las pruebas profesionales: la ingenuidad, que se traduce en tácticas espontáneas, en desconocimiento de los rivales, en decisiones erróneas…

En suma: belleza para la carrera y diversión para el espectador. Sólo se puede ver a la ‘maglia rosa’ vigente y a la anterior en la escapada del día si el Giro d’Italia que estamos presenciando es la versión sub23.

Y es que entre los veinte fugados de este sábado estuvieron Jasper Philipsen (Hagens Berman - Axeon), primer clasificado de la general provisional, y Edoardo Affini (SEG Racing Team), ganador del prólogo. Calculaban que la llegada a Sestola, que suponía subir desde prácticamente el nivel del mar hasta más allá de los 1000 metros de altura en varios e insidiosos escalones, sería demasiado para ellos. Sucede que no fue así: que, a la hora de la verdad, el belga aguantó el ritmo del pelotón una vez cazado pese a la paliza de la fuga. Una lección para la buchaca.

Sofocada la fuga, ardieron los austríacos del Tirol Cycling Team, el equipo de desarrollo del cual salieron ciclistas World Tour como Gregor Mühlberger, Lukas Pöstlberger, Georg Preidler, Patrik Konrad o Marco Haller. Ahora lucen el emblema de los inminentes Mundiales de Innsbruck, y con él en el pecho atacó a 15 de meta Markus Wildauer, primero acompañado de Michele Corradini(Mastromarco-Sensi-Nibali) y Rasmus Iversen (General Store) y luego en solitario, para imponerse.

A su caza salió Alessandro Covi (Colpack), que no pudo secarle, y otro tirolés, Johannes Schinagel, que aplacó a los perseguidores y ganó valiosos segundos de cara a la general que ahora encabeza su compañero.

En el sprint del pelotón por el quinto puesto y sucesivos se destacaron Wilmar Paredes (Manzana Postobón; aquí con la selección colombiana) y Robert Stannard (Mitchelton-BikeExchange), quienes se perfilan como los grandes favoritos a la victoria absoluta. Sorprendieron colándose en el top10 Matteo Moschetti (Polartec-Kometa), apuntando que quizá sea algo más que un sprinter puro, y Roger Adriá (Equipo Lizarte), un motor privilegiado con un amplio abanico de posibilidades que incluye la punta de velocidad.

“Para mí no ha sido una sorpresa”, reacciona el ciclista catalán del Equipo Lizarte. “Sabíamos que teníamos opciones de disputar esta etapa: era nuestra intención y hemos trabajado para ello”. Roger Adriá disfrutó de un completo trabajo de sus compañeros. “Han estado muy bien, particularmente en los momentos donde la colocación era clave. Ha sido una lástima que hayan llegado varios escapados por delante que se han llevado el triunfo, pero me quedo con que hemos tenido buenas piernas y estado entre los mejores”.

Tras este chupito de montaña, el Giro d’Italia U23 beberá este domingo un vaso de plano. Serán 164 kilómetros entre Rio Saliceto y Mornico al Serio, la etapa más larga de la carrera, previsiblemente abocados a resolverse al sprint… salvo que el aire dicte lo contrario.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Destello del equipo Lizarte con el catalán Roger Adriá en el Giro d’Italia sub23