PREMIUM  DEPORTES

La pamplonesa Amaia Osaba conquista junto a Eva Barrios el Descenso Internacional del Sella

El podio de la navarra y la zamorana lo han completado Elisabeth Álvarez y Tania Fernández (segundas), y Fay Lamph y Alice Haws (terceras).

Amaia Osaba (segunda por la izquierda) gana el descenso del Sella. TWITTER
Amaia Osaba (segunda por la izquierda) gana el descenso del Sella. TWITTER  

La pamplonesa Amaia Osaba y su pareja, la zamorana Eva Barrios, se han alzado este sábado con el primer premio en categoría femenina en el Descenso Internacional del Sella, en Asturias.

En segundo lugar han quedado Elisabeth Álvarez y Tania Fernández, mientras que la tercera posición la han ocupado Fay Lamph y Alice Haws. En K-1, el podio lo han conformado Arancha Toledo, Celia Remis e Isabel Goikoetxea.

Como es tradicional, miles de personas han seguido la prueba desde la salida de Arriondas y hasta la meta de Ribadesella a lo largo del cauce del Sella para sumarse a una fiesta lúdicodeportiva que arranca todos los años a los sones del Asturias, patria querida.

En categoría masculina, los asturianos Milín Llamedo y Pedro Vázquez (Kayak Tudense) han ganado la 82ª edición del Descenso Internacional del Sella, en un apretado final en el que se han impuesto al esprint a los cántabros Julio Martínez y Rubén González (Los Rápidos-Jaire Aventura).

La prueba, en la que han participado 1.144 palistas de 21 países a bordo de 790 embarcaciones, se ha decidido bajo el puente de Ribadesella, tras 20 kilómetros de recorrido con las dos primeras embarcaciones en cabeza junto a las de Luis Amado Pérez y Miguel Llorens y la de los sudafricanos Hank McGregor y Andy Birkett.

Las cuatro piraguas llegaron juntas al último kilómetro, ya en la ría de Ribadesella, donde solo el doce veces campeón del Sella, Julio Martínez, optó por portear y atravesar a pie la isla de La Boticaria, mientras que el resto decidieron mantenerse en el agua.

SIN LA VENTAJA ESPERADA

No obstante, el porteo no aportó la ventaja esperada a la embarcación cántabra, que llegó a la recta final emparejada con las otras tres piraguas, para sumarse a un apretadísimo esprint, en el que se vieron superados en última instancia por Llamedo y Vázquez.

Llamedo, un apellido histórico en el Sella, donde ya ganaron su padre y su tío, había mantenido en duda hasta los últimos días su participación en la prueba, después de que no se le autorizara a participar con su compañero habitual, el portugués Leonal Ramalho, segundos en la edición del 2017, al estar prohibidas las embarcaciones formadas por palistas de diferentes países.

El pasado martes, el piragüista de Arriondas decidió finalmente sumarse al Sella junto a su paisano Pedro Vázquez, un especialista en maratón que venía de disputar el Mundial de la categoría, lo que puso en duda inicialmente su condición de favoritos en una prueba ganada en los últimos ocho años por el asturiano Walter Bouzán y el gallego Álvaro Fernández Fiuza, que este año no participaron.

La tumultuosa salida ha perjudicado en esta ocasión a la embarcación del leonés José Julián Becerro y del asturiano Miguel Fernández Castañón, que partía desde la primera posición, pero que ha visto como una de sus palas se quedaba enganchada unos segundos en el cepo.

BAJO CAUDAL

Aunque los a priori favoritos han logrado incorporarse a la cabeza de la prueba apenas cinco minutos después de iniciada la prueba, al paso por La Remolina, Becerro y Fernández Castañón se han visto obligados a portear en una zona de bajo caudal, lo que les ha distanciado definitivamente del cuarteto que ha mantenido la cabeza hasta el final.

Al entrar en la fase final de la prueba, tras superar el puente de San Román, a cuatro kilómetros del final, los sudafricanos se han puesto por primera vez en cabeza, para afrontar así el paso por la isla de La Boticaria, en la que estaba autorizado el porteo, con la incógnita de quienes optarían por hacerlo o por seguir en el agua.

Julio Martínez, un experto conocedor del Sella, se ha decantado por esta opción, que solo le ha dado una ligera ventaja, al confluir con las otras tres piraguas en un final en el que Llamedo y Vázquez han aprovechado sus opciones y han sido los más rápidos al esprint, para marcar un tiempo de 1 hora 6 minutos y 31 segundos.

La emoción de la llegada de las K-2 se ha visto superada incluso por la de la K-1, donde Borja Estomba y Guillermo Fidalgo han atravesado de forma simultánea la meta bajo el puente de Ribadesella, lo que ha llevado a los jueces a otorgarles una victoria compartida, mientras que el tercer puesto ha sido para Kiko Vega.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La pamplonesa Amaia Osaba conquista junto a Eva Barrios el Descenso Internacional del Sella