PREMIUM  SUCESOS

Más de 200 muertos tras un fuerte terremoto que ha sacudido México y que ha derribado casi 50 edificios en su capital

El fuerte temblor se produjo justo el mismo día en el que se cumplía 32 años del gran terremoto que dejó miles de muertes en la Ciudad de México.

Voluntarios trabajan entre los escombros para sacar a las víctimas del fuerte terremoto que ha sacudido México EFE
Voluntarios trabajan entre los escombros para sacar a las víctimas del fuerte terremoto que ha sacudido México EFE  

Un fuerte seísmo de 7,1 grados de magnitud sacudió este martes la capital mexicana y causó al menos 226 muertos, según la cifra provisional ofrecida en el último balance oficial de las autoridades, un número que podría aumentar dadas las altas probabilidades de que haya más personas atrapadas bajo los edificios derruidos.

El fuerte temblor se produjo justo el mismo día en el que se cumplía 32 años del gran terremoto que dejó miles de muertes en la Ciudad de México.

Ahora, en la capital del país, son ya 44 los edificios que se han venido abajo y se teme que haya personas atrapadas. Los equipos de rescate y los vecinos trabajan para encontrar e intentar salvar a las personas que se encuentran bajo los escombros.

El temblor generó múltiples escenas de pánico y ocurrió a las 13.14 hora local (18.14 GMT) y, esta vez, el seísmo en la capital mexicana se sintió con más fuerza que el registrado el pasado 7 de septiembre, de 8,2 grados, dado que el epicentro fue más cercano.

El movimiento telúrico del 7 de septiembre, el más poderoso desde 1932 en México, causó 98 muertos en el sur del país; 78 en Oaxaca, 16 en Chiapas y 4 en Tabasco.

El mayor número de muertos del terremoto de este martes fue ocasionado en el estado de Morelos aunque todavía no se pueden dar cifras definitivas dado que hay muchas personas atrapadas en los edificios derrumbados.

Los servicios de rescate y de emergencia trabajan activamente en la búsqueda de personas atrapadas en edificios, de acuerdo con los primeros informes de las autoridades.

Las escenas de solidaridad se repiten en la capital con miles de personas en las calles que no ocultan su emoción y miedo a que se repitan nuevos temblores.

El suministro de electricidad en la capital se cortó y el Metro dejó de prestar servicios los primeros 30 minutos después del terremoto.

Los servicios de comunicación telefónica se interrumpieron y se mantienen saturados por la alta demanda de llamadas. Las autoridades han pedido a la población que solo los use para emergencias y para localizar a sus familiares y que eviten enviar fotos y vídeos.

Las clases en las escuelas de la capital mexicana, y los estados de Morelos, Puebla y México, han quedado suspendidas hasta nuevo aviso.

La alerta sísmica sonó con tiempo y permitió que muchas personas lograran salir de los edificiospara resguardarse en las calles.

El Aeropuerto Internacional de Ciudad de México ha suspendido sus operaciones hasta que concluya la revisión de toda la infraestructura, lo que provocó que decenas de vuelos hayan sido desviados a terminales cercanas como la de Toluca y la de Querétaro.

El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (Imss), Mikel Arriola, anunció la apertura de los servicios de emergencia para toda la población y hospitales privados atienden los casos de urgencia sin coste para los pacientes.

El seísmo tuvo su epicentro en el límite entre los estados de Puebla y Morelos, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, y a 120 kilómetros de la Ciudad de México, y la profundidad fue de 57 kilómetros, precisó el Servicio Sismológico Nacional en un comunicado.

PÁNICO EN LAS CALLES DE DF

"Lo sentí muy fuerte, estábamos en el piso siete y el edificio se movió demasiado", explicó la oficinista Ivonne Solís, quien no pudo salir del inmueble hasta que terminó el temblor con epicentro en el céntrico estado de Morelos, muy cerca de la capital.

La joven, todavía asustada, reflejaba el sentir general de los 20 millones de habitantes del área metropolitana la Ciudad de México, una de las metrópolis más pobladas del mundo.

Más de una hora después del movimiento telúrico que sacudió el país a las 13.14 hora local (18.14 GMT), miles de personas no se atrevían todavía a entrar en sus casas, mientras los equipos de rescate rebuscaban entre los escombros de los edificios derrumbados.

"Ha sido horrible, yo lo he sentido peor que el del otro día (el del 7 de septiembre)", dijo Ana Bofill, una española residente en México que se tropezó mientras bajaba las escaleras de su edificio, haciéndose una pequeña herida en una pierna.

Bofill, que este martes tenía un vuelo de regreso a España, afirmó que el movimiento telúrico más fuerte que ha sentido en estos dos años y medio en el país..

"Pensé que iba a ser pasajero y muy suave, se empezaron a mover las edificaciones y salimos todos porque pensábamos en verdad que se iba a caer", contó el colombiano Jonathan Barbosa.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto pidió serenidad a la ciudadanía, ya que se pueden reproducir réplicas del movimiento telúrico.

"Hago un respetuoso llamado a la población a mantener la serenidad y estar atentos a las alerta y recomendaciones de Protección Civil", dijo el mandatario en un mensaje transmitido por radio.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Más de 200 muertos tras un fuerte terremoto que ha sacudido México y que ha derribado casi 50 edificios en su capital