PREMIUM  TERRORISMO

El padre del tercer terrorista de la sala Bataclan: "Si lo hubiera sabido, lo habría matado antes"

En sus peores pesadillas, el padre de Foued veía a su hijo morir en Siria o en Irak, pero “no imaginaba que volvería para hacer esto…”.

La sala Bataclan.
La sala Bataclan.  

El padre se encuentra en estado de shock, "mareado", después de conocer este miércoles por la mañana “a través de los medios” que su hijo menor, Foued Mohamed-Aggad, había sido identificado como el tercer terrorista del ataque en la sala Bataclan de París la noche del 13 de noviembre, asegura Le Parisien, en una entrevista que han realizado al padre de Foued.

Saïd Mohamed-Abbad sabía que su hijo se había radicalizado. “Nos mintió, haciéndonos creer que se iba de vacaciones, para viajar a Siria hace dos años” recuerda Saïd. “Desde 2013, no he podido dormir”. En sus peores pesadillas, el padre de Foued veía a su hijo morir en Siria o en Irak, pero “no imaginaba que volvería para hacer esto…”.

Su último contacto con su hijo fue hace cuatro o cinco meses, vía Skype. “Como de costumbre, no dijo nada de su vida diaria: ni dónde estaba, ni qué hacía. Sólo respondía que estaba bien, y a veces hablaba de la yihad”, asegura Saïd. Con el tiempo, la relación con su hijo casi se había desvanecido. Asegura que su hijo “ya no era él, hablaba con otra persona distinta. Alguien a quien le habían lavado el cerebro. Ya no servía de nada intentar comunicarme con él..”.

"FRANCAMENTE, NO LO VIMOS VENIR"

Nada en la infancia del joven pudo indicar que algún día terminaría así. “Era un niño tranquilo, igual que su padre. Nació, creció y estudió en Francia”. En 2013, como su hermano Karim, partió a Siria, y comenzó a dejarse la barba desde la primavera de 2014. “Entonces comenzó también a rezar, igual que su padre, pero no imaginamos lo que sucedería a continuación… Francamente, no entendimos todo esto, no lo vimos venir”.

Al igual que otras familias de este grupo de diez jóvenes de Estrasburgo que partieron a Siria, Saïd Mohamed-Abbag sólo podía señalar lo ocurrido, sin poder hacer nada. “Él vivía con su madre, no conmigo. No pude hacer nada”. Pasado el tiempo, Foued era el único del grupo que quedaba en Siria, y su padre no podía dormir pensando que su hijo aparecería muerto cualquier día. “Cada día pensaba que me llamarían confirmando su muerte en un bombardeo o por cualquier otra razón. Hubiera preferido que muriese allá, y no aquí”.

En este punto de la entrevista, su voz comienza a temblar e intenta no llorar. “¿Qué ser humano puede hacer lo que él ha hecho?”, se pregunta en voz alta. “Si hubiera sabido que algún día haría una cosa como esta, lo hubiera matado antes”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El padre del tercer terrorista de la sala Bataclan: "Si lo hubiera sabido, lo habría matado antes"