• lunes, 20 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:19

 

 
 

SOCIEDAD

Una navarra en el epicentro de Beirut pide ayuda para la Cruz Roja en Líbano tras la explosión

Jasone García está informada de que “a consecuencia de la explosión, muchos edificios y recursos de la Cruz Roja Libanesa resultaron gravemente dañados, entre los que se encuentra su sede central”.

Imagen de los destrozo en Beirut tras la explosión ocurrida en el puerto. CRUZ ROJA
Imagen de los destrozo en Beirut tras la explosión ocurrida en el puerto. CRUZ ROJA

“Cruz Roja Libanesa está atendiendo sin descanso a las personas afectadas por la explosión en Beirut desde el primer momento, a pesar de haber sufrido también graves daños en sus equipos e instalaciones”, según señala la navarra Jasone García Amezqueta, delegada internacional de Cruz Roja en Líbano y, actualmente, en Navarra con previsión de volver a su destino.

La explosión en el puerto de Beirut (Líbano) del 4 de agosto ha dejado más de 6.500 personas heridas y más de 180 personas fallecidas. Seis hospitales y más de 20 clínicas han resultado dañadas según la Organización Mundial de la Salud. Se estima que 47.000 viviendas han sufrido daños, afectando a 170.000 residentes. La situación humanitaria en Líbano es crítica dado que el grave impacto de la emergencia por la explosión se produce en un contexto de profunda crisis económica y tasas crecientes de transmisión de la Covid-19.

Cruz Roja Libanesa ha estado asistiendo sin descanso a la población tras la explosión en el puerto de Beirut y ha atendido hasta el momento a más de 21.000 personas. “En la primera semana tras la explosión, los equipos de Cruz Roja Libanesa han atendido a más de 3.400 personas con atención sanitaria y transporte en ambulancias, distribuido más de 1.200 unidades de sangre y apoyado a más de 10.000 personas con la entrega de alimentos y kits de higiene”, según afirma Jasone García, en constante contacto con su equipo libanés.

ENVÍO DE AYUDA HUMANITARIA DE CRUZ ROJA ESPAÑOLA

Ante esta situación, Cruz Roja Española ha realizado un envío de ayuda humanitaria a Líbano, gracias a la activación del convenio de emergencias con AECID, que consiste en 96 cajas con material sanitario y medicamentos, como material desinfectante y equipos de protección individual (EPI) para dotar las Unidades Médicas Móviles y Centros de Salud de Cruz Roja Libanesa para atender las necesidades de la población más vulnerable.

DAÑOS DE LA CRUZ ROJA LIBANESA

“La Cruz Roja Libanesa es el principal proveedor de servicios de ambulancia y de transfusiones de sangre en el país, servicios que presta a la población de manera totalmente gratuita”, según conoce Jasone García. Además, a través de sus 36 Centros de atención primaria y de sus 9 Unidades Móviles asegura el acceso a atención sanitaria de una población que se encontraba muy empobrecida antes de la
explosión.

En contacto con el foco de la explosión, Jasone García está informada de que “a consecuencia de la explosión, muchos edificios y recursos de la Cruz Roja Libanesa resultaron gravemente dañados, entre los que se encuentra su sede central”. Igualmente ha conocido que “también sufrieron destrozos 3 de sus puestos sanitarios, el equipamiento de los mismos y material fungible sanitario como los equipos de protección personal, desinfectantes, cascos y chalecos de protección de las estaciones y ambulancias, así como varias unidades de su flota de vehículos (ambulancias y furgonetas, entre otros)”. Un área en la que, especialmente, Jasone García trabaja con la Cruz Roja Libanesa en su misión internacional.

Añade, además, que en dos de sus 13 Centros de transfusión de sangre se registran daños considerables en sus instalaciones y uno de ellos ha perdido el equipo de trabajo para la colecta, análisis y almacenaje de sangre. Ante este escenario que visiona antes de volver a Líbano, la delegada navarra anima a “apoyar a la Cruz Roja Libanesa”.

LLAMAMIENTO DE EMERGENCIA

Tras la explosión de Beirut, el llamamiento preliminar de emergencia de Cruz Roja a nivel internacional se ha estimado en 18,5 millones de euros para apoyar las labores de respuesta y recuperación de la población afectada, teniendo en cuenta el contexto por la pandemia de COVID-19, para una intervención en un plazo de 24 meses.

Este llamamiento prevé cinco ámbitos prioritarios de trabajo que, como asegura la delegada navarra Jasone García, son los ámbitos prioritarios: “proporcionar alojamiento de emergencia para más de 10.000 familias, apoyar la recuperación de los medios de vida y la cobertura de necesidades básicas como la entrega de artículos alimentarios y no alimentarios de emergencia, reforzar los servicios de salud y la atención primaria de salud a la población, facilitar el acceso a agua, saneamiento e higiene de las personas afectadas y asegurar la protección de las
personas más vulnerables”.

Estas van a ser las líneas de trabajo, de la Cruz Roja Libanesa, para la asistencia a las personas damnificadas por la explosión y apoyo para la recuperación de su capacidad plena a fin de seguir prestando, en el medio y largo plazo servicios que son esenciales para una población altamente vulnerable. “Y a las que, próximamente, espero incorporarme, según la capacidad de movilidad hacia el país”, añora Jasone García.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una navarra en el epicentro de Beirut pide ayuda para la Cruz Roja en Líbano tras la explosión