FÚTBOL

Esnáider, raza y pasión para salvar al Getafe

Sustituye a Fran Escribá en el banquillo del Getafe para salvar al equipo madrileño del descenso a la Liga Adelante.

Juan Eduardo Esnaider. Efe
Juan Eduardo Esnaider. Efe  

El fichaje de Juan Esduardo Esnáider para sustituir a Fran Escribá en el banquillo del Getafe es la opción de la raza y de la pasión que ha elegido Ángel Torres para intentar salir de una situación crítica que no es desconocida para la entidad azulona.

La experiencia de Esnáider en el club madrileño ha pesado a la hora de conseguir un puesto complicado. Sentado en el banquillo del Getafe, Esnáider puede lograr tocar el cielo si agarra la salvación o puede convertirse en el preparador que estaba sentado en el banquillo el día que el Getafe descendió a Segunda División tras más de diez temporadas en Primera División.

Es una apuesta arriesgada para un entrenador con nula experiencia en Primera División como primer técnico de un equipo. Sin embargo, sus ganas y hambre de dar un salto en su carrera que no acaba de llegar han podido con el argentino, que, sin embargo, cuenta con un punto a favor: conoce perfectamente al Getafe y sus situaciones límite.

Su experiencia con el club del sur de Madrid se remonta al final de la temporada 2008/09, cuando, a falta de 5 jornadas para el final, el Getafe destituyó a Víctor Muñoz y llegó Míchel al banquillo. El exjugador del Real Madrid contó con Esnáider como segundo entrenador y, entre ambos, salvaron al club de Ángel Torres.

Los dos llegaron en la jornada 35 y se encontraron a un equipo que marchaba en la decimoséptima posición con 34 puntos. Después de enfrentarse al Mallorca, al Osasuna, al Deportivo, al Numancia y al Racing, el Getafe alcanzó los 42 puntos y una salvación agónica en el último partido.

Esnáider formó tándem con Míchel hasta el 13 de diciembre de 2010, cuando se marchó del Getafe para preparar su asalto a los banquillos como primer entrenador. Su compañero hasta ese día alabó el trabajo del argentino: "Los éxitos del Getafe son parte de él. Tiene madera para ser primer entrenador y lo hará muy bien allá donde vaya", dijo Míchel.

Esos éxitos del Getafe de los que habló Míchel son claros. En el curso 2009/10, ambos dirigieron al Getafe hasta la sexta posición, la más alta que jamás ha logrado el club. El Getafe volvió a pasearse por Europa en la 2010/11 y, ya sin Esnáider, volvió a sufrir para salvar la categoría.

La andadura posterior de Esnáider en los banquillos no ha lucido demasiado. Tras su paso por el Getafe, llegó en 2011 al Zaragoza justo a tiempo para salvar a su filial de bajar a Tercera División. Después, fichó por el Córdoba a menos de dos meses del final de la campaña 2012/13 de Segunda División y también salvó al equipo andaluz. Posteriormente, no renovó en junio porque el club eligió a Pablo Villa.

La trayectoria en los banquillos de Esnáider ha estado marcada en tres ocasiones diferentes por los apuros que ha tenido que superar con algún equipo. Es un experto en manejar situaciones complicadas y, la que tiene ahora entre manos lo es bastante. El Getafe es penúltimo un punto por debajo del descenso a falta de seis jornadas.

Tendrá que dirigir media docena de finales ante el Real Madrid, la Real Sociedad, el Valencia, el Deportivo, el Sporting y el Betis. Lo hará con la losa que llevan sus jugadores encima después de sumar dos puntos de los últimos 36 posibles con una racha de 12 encuentros consecutivos sin conocer la victoria.

Pero el carácter de Esnáider puede ser suficiente para impulsar al Getafe. Lo ha demostrado en un banquillo y también como jugador. No hay que olvidar que entre 1990 y 2005 jugó en Ferrocarril Oeste, Real Madrid, Zaragoza, Atlético, Espanyol, Juventus, Oporto, River Plate, Newell's, Ajaccio, Murcia y Cadete. En todos esos años, levantó 3 Copas del Rey, una Recopa de Europa, un Torneo Clausura y una Supercopa de España.

Todo lo consiguió a base de ganas, de no casarse nunca con nadie, de mantener intactas sus ideas, con carácter, con mucha raza y poniéndole pasión a cada pelota. Ahora, todo eso lo repite desde el banquillo junto a su compatriota Mauricio Elena, que será su segundo entrenador en su nueva etapa en el equipo madrileño. Entre ambos, intentarán algo que ahora mismo parece complicado: salvar al Getafe.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Esnáider, raza y pasión para salvar al Getafe