FÚTBOL SALA

José Lucas Mena: "Con el comunicado se incitaba a la violencia hacia mi persona"

El entrenador del Aspil Vidal ofrece su versión de los hechos sucedidos con el encargado del material y el speaker de Palma futsal.

José Lucas Mena entrena al Aspil Vidal.
José Lucas Mena entrena al Aspil Vidal.  

Con el margen de tiempo suficiente para reflexionar sobre los hechos acontecidos en Palma el pasado viernes, el entrenador del Aspil Vidal Ribera Navarra Fs, José Lucas Mena ‘Pato’, se ve en la obligación de aclarar varios de los puntos que el Palma Futsal recogió en su comunicado oficial y los cuales no son reflejo de la realidad. El técnico alicantino lo hace a través de esta carta con la que quiere zanjar la polémica y, sobre todo, esclarecer ciertos aspectos.

“Tal y como recoge el comunicado del Palma, los incidentes comenzaron ya en el entrenamiento del viernes por la mañana cuando Pato mandó cerrar la puerta para que no entraran ciertos personajes, algo totalmente falso ya que Pato únicamente mandó cerrar la puerta, pero el encargado de material se quedó buena parte del entrenamiento colocando cinta para acotar ciertas zonas del pabellón pero nadie le echó.

Ya por la tarde el grupo llega a Son Moix a las 19.00 horas. Nos bajamos del autocar y vamos al vestuario a dejar las cosas. De ahí salgo a la pista y veo que hay partidos de niños y le pregunto a Juanito cuánto tiempo falta para que acaben de jugar y él me responde si ya tengo ganas de jugar. También hablo con Alberto, segundo entrenador del Palma Futsal de División de Honor juvenil, que me cuenta cómo le va y me dice que todavía quedaba medio y un partido más. En vistas de que todavía quedaba un rato me subo a la grada con mis jugadores, como así se muestra en una fotografía, y nos ponemos a charlar Joselito Fernández, Joselito (jugador del Palma) y yo.

Y ya de ahí nos marchamos todos a vestuario y es cuando me comentan que el encargado de material ha amenazado a Pedro: “a ver qué haces hoy que te rompo las piernas, hijo de puta”. Es entonces cuando yo hablo con la jefa de prensa del ASPIL-VIDAL y le pongo en conocimiento estos hechos para que hable con encargados del Palma y que no se vuelva a repetir este tipo de actuación.

Yo sigo haciendo como en cualquier otro partido. Charla técnica con jugadores en vestuario y salen a calentar. Yo salgo también a pista y baja mucha gente que estaba en la grada a saludarme. Nos retiramos tras el calentamiento y salimos a jugar. Durante el partido tan sólo hay que reprochar la actitud del speaker en una acción puntual en la que estábamos reclamando tarjeta para un jugador del Palma y él me desafía con la mirada, a lo que yo no respondo.

Tras el pitido final el preparador físico del ASPIL-VIDAL me dice que nos retiremos al vestuario y al pasar junto a la mesa del speaker yo le digo “así no” y él me dice borracho en repetidas ocasiones. Le digo que por qué me dice eso si no me conoce de nada y el delegado y un jugador me dicen que no merece la pena contestar y nos vamos.

Ya en el vestuario me cambio de ropa y la jefa de prensa del ASPIL-VIDAL viene a buscarme para ir a la pista a hacer un análisis del partido para los medios de comunicación. Es entonces cuando en el pasillo nos cruzamos con el encargado de material que se dirigía al almacén y le digo “así no, Gonzalo. No amenaces a mis jugadores”. Él alterado responde “vete a la mierda y deja de escribir en el foro, hijo de puta”. Yo le respondo: “qué hablas tú de foros, te estás equivocando”. Él seguía en sus trece y le digo: “te has vendido por 200 euros como has hecho con Paulinho”.

Fue entonces cuando dejó todo lo que estaba haciendo y subió por la rampa con el puño en alto dispuesto a propinarme un puñetazo. Poco a poco aparecen varios miembros de la seguridad privada y salimos del almacén al pasillo. Ahí sigue intentando alcanzarme pese a que había varias personas intentando que no llegara a alcanzarme. Finalmente, consiguen arrinconarle contra una puerta de debajo de las escaleras donde se queda con el puño en alto a pesar de ver que Pato ya subía por las escaleras buscando la puerta de salida junto con Toni, un miembro de seguridad.

Ya fuera del pabellón un jugador del Palma se acerca y me dice que esté tranquilo, que tengo razón. Poco a poco yo me voy tranquilizando y viene mi mujer y mi hijo a donde estamos, los cuales no sabían nada de lo que había ocurrido. En ese momento aparece el speaker que tenía el coche allí aparcado y se queda por nuestro lado lanzando miradas desafiantes, supongo, que para intentar provocarme, a lo que yo no respondo. Poco a poco van apareciendo los jugadores del ASPIL-VIDAL, nos montamos al autocar y regresamos al hotel. Gracias a Dios no estuve solo en ningún momento y tengo testigos, como mi jefa de prensa, que estuvo todo el rato junto a mí y sabe bien lo que ocurrió. Le estoy muy agradecido porque sé todo lo que sufrió al ver los desagradables incidentes del pasillo de vestuarios y con lágrimas en los ojos entró al pabellón a pedir explicaciones de por qué se permiten ciertas actitudes.

El partido del domingo llegamos con mucha tranquilidad, como el viernes, y repetimos actuaciones, solo que esta vez yo no salgo a la pista hasta el momento justo antes de comenzar el partido. Es entonces cuando algunas personas me silban desde la grada y en el vídeo de IB3 se ve cómo el encargado de material anima a la grada a que los silbidos sean mayores.

Llevo muchos años en el mundo del fútbol sala, tanto de jugador como de entrenador y lo vivido el pasado viernes no lo había sufrido nunca. Considero que el periodismo y el fútbol sala está por encima de un comunicado como el realizado por Palma con el que creo que se incitaba a la violencia hacia mi persona. Y cuando digo hacia mi persona me refiero no sólo a mí, si no a mis jugadores y en definitiva a mi club, porque al final yo pertenezco y represento a un club que está compuesto por muchas personas. Se falseó la información y se quiso poner a todas las personas en mi contra.

Yo quiero aclarar también que tengo muchos amigos en la isla y estoy muy agradecido a la gente de Mallorca, he estado nueve años en Mallorca y también tengo muchos amigos en el club con el conseguimos cosas muy importantes. Mi hijo es mallorquín y yo viví años muy bonitos allí. En el comunicado alegan que yo estoy obsesionado con el Palma Futsal por el conflicto judicial que tengo y eso es totalmente falso ya que hay una sentencia en firme, la cual no han recurrido. Es más, yo ya he conseguido que les ejecuten varias cosas con las que me están devolviendo parte de la deuda que tenían contraída conmigo, algo que quiero dejar muy claro y que todos sean sabedores.

Por todo ello quiero que quede claro, y el que me conoce lo sabe, que yo no tengo nada en contra del Palma Futsal, todo lo contrario, y yo solo he reclamado lo que es mío. Creo que podrán confundir a nuevos aficionados pero jamás a los que ya estaban cuando yo estuve nueve años como entrenador. Lamento profundamente que hechos así se produzcan y si hoy escribo esta carta, además de para poder explicar qué paso realmente, es para que intentar que no se vuelve a repetir en ningún pabellón.

Por último quiero agradecer todas las muestras de cariño y apoyo recibidas en todos estos días tanto a nivel deportivo como personal”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
José Lucas Mena: "Con el comunicado se incitaba a la violencia hacia mi persona"