• domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 23:52

 

 
 

FÚTBOL SALA

España buscará su séptimo entorchado europeo frente a Rusia

La selección española de fútbol sala quiere poner la guinda a un Europeo brillante y tomarse la revancha del último campeonato.

2331265_w2
La selección española de fútbol sala celebra uno de sus goles.

La selección española de fútbol sala se enfrentará este sábado (21.00) en la final del Europeo de Belgrado ante Rusia, quinta final continental entre ambos conjuntos que han convertido sus duelos en auténticos clásicos.

Será una oportunidad para el conjunto de José Venancio López de tomarse la revancha de la última edición del torneo europeo, en el que Rusia destronó a la 'roja' al derrotarla en semifinales (4-3).

Para los rusos también se presenta la final como una ocasión para el desquite después de haber perdido tres títulos ante España, a la que solamente ganó en Granada en 1999 tras la tanda de penaltis.

España se presenta en la final como un premio al equipo, al trabajo de un bloque que llegó al Europeo con el problema añadido de sufrir sensibles bajas por problemas físicos, principalmente la de tres fijos como Sergio Lozano, Aicardo y Fernandao, este último iniciada la concentración. Incluso el capitán, Carlos Ortiz, no pudo estrenarse hasta los cuartos.

Como reconoció el seleccionador español, hace 22 días podían surgir dudas sobre el equipo, pero los jugadores han sabido solventar las dificultades y mostrar su calidad en los momentos complicados del torneo.

Superó a Hungría (5-2) y Ucrania (4-1) en la fase de grupos, y en cuarto se deshizo en un duelo ibérico de altos vuelos a la Portugal de Ricardinho, el mejor jugador del mundo (6-2), a todos con el bloque como referencia.

En semifinales, España ganó por 5-3, a la debutante Kazajistán, ante la que superó un tanto adverso inicial y la presión en los últimos minutos con la táctica del portero-jugador pese a que tenía sancionado al gran especialista, el meta Higuita.

Los hombres de José Venancio López mostraron personalidad para reaccionar con sus armas y, según el técnico, estuvieron "sensacionales" y creyeron siempre en la victoria.

Alex Yepes, máximo goleador de la selección española y segundo en la clasificación total del torneo, solo a un gol del portugués Ricardinho, lo tiene claro: "Queremos llevarnos la final". Su ambición es la de todo un equipo que está viviendo en mucho de los casos su primera experiencia en una gran competición pero que está demostrando su valía. "Somos una selección joven", señaló el jugador de ElPozo Murcia, quien destacó tras superar la semifinal que quieren "más", el título.

Rusia, por su parte, llega a su tercera final consecutiva tras acabar en semifinales con el sueño de la selección anfitriona, Serbia, a la que venció por 3-2 con un tanto en la prórroga de Romulo, cuando ya había sido expulsado una de las grandes figuras del equipo que dirige Sergei Skorovich, Eder Lima.

El camino de los rusos no ha sido tampoco nada cómodo, porque estuvo cerca de sucumbir ante Croacia y quedarse fuera de los cuartos, y luego pese al 6-2 Azerbaiyán le planteó numerosos problemas, aunque no tanto como Serbia.

La baja de Eder Lima se presenta como un factor muy importante a tener en cuenta, aunque Rusia ha demostrado que dispone de mimbres numerosos para ser un rival más que peligroso aspirante al cetro continental que no ostenta desde 1999.

Los jugadores españoles saben que no pueden fiarse de la ausencia del brasileño-ruso, porque "tienen muchos jugadores buenos", como admitió Raúl Campos, quien también aseguró que deberán de "estar muy preparados, muy concentrados" si quieren vencer.

Rusia presenta a otros tres jugadores de nacimiento brasileño, el zurdo creador Robinho, Rómulo y su portero Gustavo, y a internacionales 'locales' de primer nivel con los que Skorovich ha logrado formar un bloque muy sólido y potente.

Hace cuatro años, con el Arena de Zagreb como escenario, España ganó su último título continental ante Rusia por 3-1. Ahora será otro Arena, también en los Balcanes, pero en Belgrado. El mismo rival y el mismo objetivo, el trono europeo.

Previamente, Serbia y Kazajistán lucharán por el primer bronce de su historia tras cuajar un gran campeonato. 

Duelos históricos

Desde que hace dos años Robinho marcara en la prórroga de la semifinal de Amberes para acabar con la hegemonía continental de España, en el combinado dirigido por José Venancio sólo había un objetivo: recuperar esa corona europea. Pues bien, el sábado España tiene esa oportunidad, y enfrente tendrá al rival que le eliminó en Bélgica: la Rusia de Robinho.

No será una final nueva, ya que ambas selecciones se han medido en cuatro ocasiones en el encuentro decisivo del Europeo (1996, 1999, 2005 y 2012). De esas cuatro finales, España ganó tres y Rusia una (la de 1999). En total, Rusia ha estado en cinco finales, de las que ha perdido cuatro. España ha ganado seis de siete (más la que ganó antes de que el torneo fuera de la UEFA).

A priori, el de Belgrado era uno de los Europeos más complicados para España en los últimos años. Las bajas de jugadores como Sergio Lozano, Fernandao, Adri o Jesús Aicardo habían llevado las dudas a la hexacampeona, como el mismo Venancio reconoció. Pero una vez más, España ha demostrado que es capaz de competir en cualquier circunstancia y ante cualquier rival, y con un juego sólido y eficaz se ha metido en una nueva final. Ante las ausencias, jugadores como Alex o Mario Rivillos han dado un paso al frente, y España llega al encuentro del sábado con todos los jugadores disponibles y en plena forma.

No puede decir lo mismo la Rusia de Sergei Skorovich, que no podrá contar con Eder Lima, Bota de Oro adidas en 2014 y autor de cuatro goles en cuatro partidos en Belgrado. Además, la selección rusa se ha quedado este viernes recluida en el hotel debido a una enfermedad que afecta a buena parte de la plantilla. Aun así, seguro que Rusia no le pone las cosas sencillas a España.

José Venancio López, seleccionador español

Espero que mantengamos nuestro nivel y que mejoremos un poco lo que estamos haciendo. Nuestro objetivo es ir mejorando cada partido. Es la línea que hemos seguido en este torneo y el partido de la final tiene que ser nuestro mejor partido. El equipo está muy bien, muy mentalizado y con mucha confianza en lo que está haciendo. Sabemos que Rusia es un gran rival, ha llegado a la final porque es una de las mejores selecciones del mundo y va a ser una final muy difícil, pero muy bonito de jugar. Rusia tiene grandes jugadores que pueden suplir la baja de Eder Lima. Lima es un jugador importante en la finalización y es un recurso importante tener un pivot como él, pero cuentan con jugadores de mucho talento y no creo que bajen el nivel.

Rusia tuvo más problemas en cuartos de final ante Serbia, pero ha ofrecido un rendimiento muy regular. Rusia sabe manejar los tiempos del partido y sabe que el partido importante es el de mañana. Ha ido de menos a más en el torneo y seguro que mañana va a dar su mejor nivel.

Ha sido una grandísima concentración. El ambiente del grupo transmitía confianza, seguridad y una unión tremenda. Y eso es lo más importante. Cuando empezó la concentración, el día 20, aparecieron ciertas dudas. Pero los jugadores han estado muy motivados y muy concentrados. Los jugadores son conscientes de que la selección española y el equipo está por encima de todo, y muy conscientes de que el equipo siempre va a ser capaz de competir en cualquier competición, porque esa es la filosofía que venimos trabajando desde hace años. Se ha trabajado mucho, y debido a las circunstancias hemos tenido que bajar el nivel de los entrenamientos, porque teníamos que cuidar a los jugadores. Ha sido una concentración espectacular. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
España buscará su séptimo entorchado europeo frente a Rusia